Aeronoticias.com.pe

21112017

Back Noticias Tecnologia Tecnologia La cama de lujo diseñada a partir de un motor de avión que cuesta 20.000 dólares

La cama de lujo diseñada a partir de un motor de avión que cuesta 20.000 dólares

  • PDF
Compartir

(Aeronoticias) Los aviones Boeing 747, también conocidos popularmente como Jumbo Jet, son famosos por su enorme tamaño. Estos aviones son aún más conocidos por tratarse del transporte militar utilizado en la guerra de Corea.

Ahora, las grandes fortunas pueden dormir en parte de uno de ellos. Aunque suene extraño, una empresa especializada en aunar el mundo del motor y el arte, ha creado una cama realizada con la carcasa de un motor de estos reconocidos aviones.

La cama, que tiene obviamente tamaño King, sólo está al alcance de unos pocos ya que su precio es de 20.000 dólares (18.000 euros).

MotoArt Jumbo 747 sleeper

Los clientes más VIP podrán ahora instalar en su casa la MotoArt Jumbo 747 sleeper, el nombre que la empresa creadora ha dado a esta cama de lujo.

Entre los detalles del diseño destaca el marco de aluminio que rodea la cama en forma de circunferencia que se ilumina completamente con luces LED, cumpliendo así las fantasías de los multimillonarios más aventureros.

Otros productos fabricados con materiales del Boeing 747

Esta cama única y sofisticada ha despertado el interés de muchas fortunas del mundo. Ese es el motivo de que la empresa Motoart haya decidido fabricar también con otros artículos de lujo diseñados con materiales del Boeing 747, el avión más famoso del mundo.

Así, los clientes que puedan permitirse este tipo de caprichos, pueden adquirir también otro tipo de mobiliario que convertirá su hogar en un lugar irrepetible e inigualable del que presumir entre familiares y amigos.

Dentro de la oferta de Motoart en productos de lujo para el hogar destacan librerías en las que se han utilizado timones del avión, escritorios fabricados con material de las alas, o bancos y estanterías elaboradas a partir de su fuselaje.

Por: María Sempere – El Economista

 

Compartir