AENA investiga la maniobra que casi provoca el choque de los aviones en El Prat

0
48

(Aeronoticias).- AENA ha abierto una investigación sobre la maniobra que efectuó el pasado sábado un avión ruso para abortar el aterrizaje en el Aeropuerto de Barcelona, ya que el piloto decidió levantar el vuelo a última hora porque había otra aeronave rodando por la zona para ir a despegar.

 

Según ha informado este lunes Aena en un comunicado, este episodio ha sido notificado a la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) para su análisis y correspondiente investigación, para confirmar la existencia del incidente y determinar sus causas.

 

Al divulgarse las imágenes de la maniobra, que fueron captadas por un videoaficionado, un portavoz de AENA consultado por EFE aseguró anoche que no hubo riesgo en ningún momento y que los dos aviones estaban donde tenían que estar.

Los hechos ocurrieron el sábado por la mañana, cuando un avión de la aerolínea rusa Atuar tuvo que realizar la maniobra «motor y al aire» ante la presencia en la zona de pistas de una aeronave de la compañía Aerolíneas Argentinas

Procedimiento habitual

Según el comunicado de Aena, la maniobra «Motor y al aire» es un procedimiento estándar, que cuenta con todas las garantías de seguridad y para la que los pilotos están entrenados.

En concreto, esta maniobra consiste en que cuando la aeronave va a tomar tierra y no puede por diferentes causas, el piloto decide levantar el vuelo de nuevo y aterrizar pocos minutos después.

Por su parte, Jesús Pedraz, vocal de comunicación de la Asociación de Controladores de Tráfico Aéreo (APROCTA), ha indicado que la operación de «motor y al aire» comporta un «riesgo cero», ya que los pilotos están formados para acometerla, y que siempre es mejor actuar así para minimizar cualquier posible riesgo en el aterrizaje.

Pedraz, que es controlador aéreo de aproximación en el Aeropuerto de Barcelona, ha advertido que las imágenes del vídeo en el que se ve la maniobra pueden resultar engañosas, ya que lo más probable es que el avión ruso pudiera haber aterrizado sin problemas.

No obstante, ha insistido que «ante la duda, lo primero es la segurida», por lo que ha defendido que el avión levantara el vuelo para minimizar riesgos, en una maniobra, la de «motor y al aire», que es muy frecuente en los aeropuertos.

Según Jesús Pedraz, la investigación abierta por AENA sobre este episodio debería servir para analizar si se pudo cometer algún error.

 

Fuente: Abc

Foto: Abc

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here