ASESOR ONU CREE RESPONSABLES GOLPE HONDURAS ESTÁN FRENANDO EL PROGRESO SOCIAL

0
56
El economista asesor de la ONU Bernardo Kliksberg defendió hoy que los responsables del golpe de Estado en Honduras «están frenando el progreso social y democrático» del país, y reclamó una decidida apuesta por la protección social en América Latina para combatir los efectos negativos de la crisis. «Es un ejemplo de los dos modos que hay de afrontar un desastre social: Uno hacer cambios y otro defender un ‘statu quo’ tan regresivo como el de Honduras, una de las sociedades más desiguales del mundo», aseguró hoy a Efe el argentino a su paso por Nueva York.

El asesor principal de la dirección regional para América Latina y el Caribe del Programa de la ONU para el Desarrollo (PNUD) apuntó que «las cifras sociales de Honduras son de una desigualdad fenomenal», pues la «inmensa mayoría de la población no tiene agua potable ni acceso al sistema educativo». Manuel Zelaya, el presidente depuesto por el golpe de Estado -«un precedente funesto para la institucionalidad democrática en la región»- intentó «tibiamente» mejorar esas cifras y, según Kliksberg, se topó con «una oposición a cambios sociales mínimos característica de algunas de las élites más reaccionarias de América Latina en los últimos 30 ó 40 años».

ASESOR ONU CREE RESPONSABLES GOLPE HONDURAS ESTÁN FRENANDO EL PROGRESO SOCIAL

Por ello, el recientemente condecorado en España con la Orden al Mérito Civil 2009 se sumó al llamamiento internacional de una inmediata restitución de Zelaya en su puesto. «Costó tantos esfuerzos llegar a una América Latina democrática que sentar un precedente inverso sería nefasto», lamentó Kliksberg, quien advirtió que las previsiones sobre el impacto de la crisis en la región son «muy preocupantes».

Esta semana la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) dijeron que la región acumulará este año tres millones de desocupados más. En su opinión, los jóvenes serán los más afectados, ya que su tasa de desempleo «duplica» a la media y uno de cada cuatro está fuera del mercado laboral y del sistema educativo, algo que, «además de ser anti-ético, puede ser un enorme factor de riesgo en materia de delincuencia».

«Las mujeres también se están viendo fuertemente afectadas, porque se usa la crisis como pretexto para retroceder en muchas conquistas laborales», según el economista, que ha sido asesor de más de 30 gobiernos y defiende que los de Latinoamérica están a tiempo de evitar males mayores. «Los escenarios dependen en gran medida de lo que se haga para combatir las gigantescas desigualdades», explicó, de forma que «si no hay políticas contra-cíclicas enérgicas de defensa de los más vulnerables, la crisis puede tener un impacto muy intenso en estados con muchas desigualdades como los de América Latina».

A su juicio, es fundamental que se «aumenten con contundencia las políticas de protección social», porque «cada día que pasa sin responder al aumento de la pobreza (en el primer trimestre se perdió un millón de empleos en América Latina), se traduce en niños que simplemente no vivirán y madres que morirán». En cuanto a la clave para lograr financiación para ello, explicó que, como dice el título de su best seller «Primero la gente», realizado junto al Nobel de Economía Amartya Sen, «por pocos recursos que haya, siempre es una cuestión de prioridades».

En ese sentido destacó la fuerte apuesta sanitaria de Costa Rica, los avances tecnológicos de Uruguay, la protección social de los mayores en Chile y la reducción de la pobreza en Brasil.

«España ha sido en los últimos años un laboratorio de iniciativas sociales e igualdad de referencia para América Latina», apuntó Kliksberg, para quien «los indicadores en que España ha puesto sus esfuerzos son los que verdaderamente miden el desarrollo de un país, no sólo el PIB, así que puede estar más que satisfecha, porque avanza en el sentido correcto».

También abogó por hacer más progresivo el sistema fiscal de la región, reducir la «significativa» evasión fiscal, multiplicar la solidaridad de la sociedad civil, apoyar desde el sector público a las pymes y fomentar la responsabilidad social de las empresas, que «deben proteger el empleo ante todo y no acogerse al recurso fácil de apelar a la crisis para despedir masivamente».

«La falta de responsabilidad social de las empresas es una de las razones por las que el mundo entró en esta crisis infernal, así que ahora deben ejercerla», apuntó el economista, quien defendió que, por encima de todo, «es fundamental la democratización, porque cuanto más participe la sociedad civil, mayor será la posibilidad de cambios sociales».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here