Aterrizaje de emergencia de un avi

0
9

Con problemas auditivos fueron internados en un hospital 16 pasajeros levemente después de que un avión de Ryanair realizase un aterrizaje de emergencia en Francia tras una despresurización de la cabina, informó hoy la compañía aérea irlandesa de bajo costo.

El aparato cubría la ruta entre Bristol (sur de Gran Bretaña) y el aeropuerto de Girona y tuvo que aterrizar en Limoges (suroeste de Francia) "como medida de precaución", precisó la compañía, que añadió que los pasajeros hospitalizados padecieron problemas auditivos.

Problema de despresurización

"Ryanair confirma que el vuelo FR9336 de Bristol a Barcelone-Girona el lunes por la noche fue víctima de un problema de despresurización que provocó el despliegue de las máscaras de oxígeno", indicó una portavoz de la compañía a la agencia de noticias AFP.

"Por medidas de precaución, el capitán cambió la ruta hacia el aeropuerto de Limoges cerca de las 23H30 locales… La totalidad de los 168 pasajeros desembarcaron tras el aterrizaje. Dieciséis pasajeros, han sido hospitalizados, por su petición, lamentándose de problemas auditivos", añadió.

En un primer momento los bomberos franceses habían indicado que 26 pasajeros heridos habían sido hospitalizados.

En el aparato viajaban 168 pasajeros y siete miembros de la tripulación.Según la policía francesa, el Boeing 737 sufrió una caída de 8.000 metros en cinco minutos.

En un primer examen del aparato no se detectaron problemas importantes.

Se respetaron medidas de seguridad

El director general de Ryanair, Michael O'Leary, aseguró en la radio BBC 4 que se habían respetado las medidas de seguridad.

"Todo el mundo a bordo, pasajeros y personal, tuvo que ponerse las máscaras de oxígeno y el aparato tuvo que descender hasta una altura de 8.000 pies (2.438 metros) y dirigirse al aeropuerto más cercano", declaró sin pronunciarse sobre el origen del incidente.

El director aseguró que todas las máscaras de oxígeno funcionaban perfectamente, contradiciendo el testimonio de un pasajero que aseguró que algunas máscaras no se llenaban de oxígeno.

"La gente creía que se iba a morir, fue terrorífico", testimonió un pasajero, el explorador polar Pen Hadow. "De pronto ha habido una bajada de temperatura y una corriente de aire frío. Parecía que alguien hubiera abierto la puerta… Las máscaras de oxígeno se abrieron… La mía no se llenaba de oxígeno, y la de mi hijo tampoco", añadió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here