BOEING 737 DE AEROFLOT CAE EN RUSIA Y DEJA 88 MUERTOS

0
5

 

Un Boeing 737 de la serie 500 de la compañía rusa Aeroflot se estrelló ayer de madrugada cuando se disponía a aterrizar en el aeropuerto de la ciudad rusa de Perm, situada en las estribaciones de los montes Urales.

Todas las personas que viajaban a bordo, 82 pasajeros y 6 miembros de la tripulación, perecieron en el accidente.
La nave cubría la ruta Moscú-Perm y de acuerdo a las primeras estimaciones, la causa del siniestro fue una avería en uno de los motores. Testigos presenciales sostienen haber visto la aeronave en llamas antes de caer.

 

 

La turbina derecha se incendió

 

Según el responsable del comité de investigación de la Fiscalía General rusa, Alexánder Bastrikin, «la turbina derecha se incendió» cuando la altura de vuelo era aún considerable.

Un canal de televisión ruso ofreció fragmentos de una conversación telefónica de uno de los controladores aéreos del aeropuerto de Perm, asegurando que en el interior del avión sucedieron cosas extrañas.

 
En lugar de descender, ganó altura

Según la televisión rusa, cuando el Boeing debería haber iniciado la maniobra de descenso previa al aterrizaje, empezó de repente a tomar altura.

La persona entrevistada afirmó que después se perdió momentáneamente el contacto con los pilotos, se oyó un grito y, segundos después, una explosión.

El resplandor del incendió de los restos del avión siniestrado, de acuerdo con el testimonio, era perfectamente visible desde la torre de control.

El hecho de que el aparato explotó a gran altura se confirma por la gran diseminación de los restos del fuselaje, que quedaron esparcidos a través de cuatro kilómetros. Los cadáveres estaban también completamente despedazados.

Oleg Popov, jefe del servicio de Protección Civil local en Rusia, declaró que la identificación de los cuerpos «va a ser muy laboriosa, no se va a poder efectuar por examen visual».

Entre las 88 personas que se encontraban a bordo del avión, había 7 menores y 21 extranjeros, de ellos ningún español.

Además de rusos, en la aeronave viajaban azerbaiyanos, ucranianos, un italiano, un turco, un francés, un estadounidense, un letón, un alemán y un sueco.

Uno de los pasajeros era el general Tróshev, ex comandante en jefe de las tropas rusas en Chechenia. Desempeñaba ahora tareas de consejero en el Kremlin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here