Bolivia se cansó de esperar a Chile

0
36
(Aeronoticias).- Una desilusionada e ingenua Bolivia dejó de creer que Chile acataría los 13 puntos de una agenda que contemplaba su  probable salida al mar, a  pesar que estaba llena de ambigüedades, y finalmente optó por formalizar su más que centenario reclamo por la vía judicial y ante el más alto organismo para estos casos : el Tribunal Internacional de La Haya.
Así lo planteó ayer su mandatario Evo Morales, en el Día del Mar y al píe del héroe Eduardo Avaroa, inmolado en la guerra con Chile,  en un histórico discurso que inmediatamente causó escozor y escándalo en Santiago, donde el  presidente, Sebastián Piñera, no vaciló en calificar como “ inadmisible” dicho planteamiento,, además de significar un “ obstáculo” para el dialogo que en este tema vienen sosteniendo ambos países desde hace más de un siglo  sin ponerse de acuerdo.
 
 Bolivia se cansó de esperar a Chile
Morales para alcanzar su objetivo en La Haya necesita antes que su país ratifique el llamado Pacto de Bogotá para la solución pacífica de controversias suscrito en 1948 por varios países, entre estos el Perú, por eso instó a sus congresistas que lo suscriban hoy mismo proclamando que “ ha llegado el momento para recibir un fallo justo y certero .Ahora es factible”, decretando enseguida la creación de la Dirección de Reivindicaciones Marítimas.
Mientras tanto en Palacio de la Moneda se aferran al Tratado de 1904 con Bolivia afirmando que tal documento declara que no existen problemas fronterizos  con su vecino y es inviolable, a lo que Evo Morales sostuvo ayer que dicho tratado “ no se cumple ni  se ha cumplido por Chile” hasta la fecha.
Varios analistas han opinado que la cerrazón chilena, alimentado, por un  nacionalismo obsoleto para negarle a Bolivia una salida al mar en una época de globalización mundial, puede acarrearle un aislamiento en la región, calificando incluso como una página vergonzosa en la historia de Chile la secuela que trajo la Guerra del Pacífico donde este país enclaustró a Bolivia, arrebatándole todo su litoral de 400 kilómetros y un territorio de más de 120 mil kilómetros cuadrados, incluyendo las minas de cobre de Chuquicamata, una de las más ricas del mundo.
Otros observadores chilenos no se detienen en considerar a Bolivia ( un país pobre y débil) como una amenaza,  escribiendo que ya es tiempo que Piñera muestre los dientes y hasta extrañando a Pinochet, recordando a uno de sus  ex cancilleres  que proclamaba que los derechos de Chile nacen de la victoria, en tanto que Evo Morales dijo ayer que los derechos nacen de la hermandad entre los pueblos, terminando por afirmar que Bolivia “ es un país pequeño, pero digno. Por ahora somos un país sin mar, pero volveremos al mar con soberanía”, vaticinó ayer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here