Candidato al Decanato del CAL renuncia a cobrar dieta de 5 mil soles

0
20

(Aeronoticias).- El candidato de la Esperanza al Decanato del Ilustre Colegio de Abogados de Lima, Julián Palacín Fernández, manifestó que, de llegar al Decanato, renuncia a cobrar dieta alguna, y su trabajo será totalmente ad honorem. Para ello manifestó que cobrará un sol por mes y que el cheque de 5 mil soles que le corresponda será publicado en la vitrina del CAL como una expresión de la nueva etapa de orden y austeridad que se impondría en su gestión.

Con los recursos que no se utilizarán de esta dieta, se creará un fondo de solidaridad para ayudar, con medicinas genéricas, a los abogados que más la necesiten.

Llegar al Colegio de Abogados de Lima es el honor más grande que puede tener un abogado en su vida profesional y ello, dijo Julián Palacín Fernández, exige estar profundamente comprometido con la esencia de los deberes profesionales que nos impone la abogacía como la defensa de los pobres, que impone al abogado defender gratuitamente a este sector cuando éstos se lo soliciten como cuando recaigan en nombramiento de oficio. Reformularé -dijo- la orientación de la abogacía peruana para que se cumpla con los deberes sagrados de los más pobres ya que no cumplir con este deber desvirtúa la esencia misma de la abogacía. Y dictaremos un diplomado en derechos humanos, proponiendo al PNUD que en cada comisaría de Lima haya un abogado defensor de la ciudadanía.

Por último, agregó que se principal preocupación será el futuro de los abogados jóvenes, las oportunidades laborales y las remuneraciones dignas ya que el profesional que no tiene trabajo sufre el impacto de una marginación injusta y asimétrica que debemos corregir. Quiero que todo mi gremio tenga las mejores posibilidades de desarrollarse profesionalmente y, de esta forma, hacer que la felicidad y el bienestar llegue a sus familias. Hoy tenemos una masa laboral de la juventud en la abogacía que superan los 30 mil profesionales jóvenes menores de 35 años. En 6 años, la juventud superará los 100 mil. Tenemos que trabajar para ellos. Y un buen marco de referencia será que su decano, es decir, quien aspire a liderar la abogacía peruana, lo hará ad honorem, cobrando el simbólico monto de un sol por mes como señal de austeridad, de compromiso y amor a un gremio  que está llamado a desempeñar un rol gravitante en las grandes leyes que necesita el país para los cambios estructurales a fin de que la justicia social de la mano del derecho llegue a todos los sectores.

{loadposition relacionados}

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here