Caso Camila: ministra pide endurecer penas para menores homicidas

0
35

(Aeronoticias).- Los hechos protagonizados por M. F. A. (15) han indignado al país. Pero ¿puede alguien tan joven entender lo que significa cometer un asesinato? ¿Es responsable de sus acciones? La ministra de la Mujer, Gloria Montenegro, piensa que sí. Ayer, en medio del debate sobre la responsabilidad que tendría el menor homicida, señaló que “tenemos que dar nuevas normas que se ajusten a la realidad”. Y explicó que hay proyectos de ley en el Congreso que contemplan nuevas sanciones para casos como este asesinato.

“Este es un caso grave que considero, bajo mi punto de vista, merece la máxima pena. Pero será el sistema de justicia quien tiene que hacer su rol”, anotó Montenegro. Y agregó que “yo creo que es tiempo de repensar, pero, sobre todo, como comunidad, ejercer un rol con mucha responsabilidad”.

¿Es otra víctima?

Apenas nació, M. F. A. fue abandonado por su padre. Aficionado a los videojuegos, a las calles y a la vida nocturna, apenas pudo terminar la primaria. Nació en el Callao el 2 de junio del 2004 y fue criado solo por su madre, Juana F. A. Ella era su referente y guía, pero la dinámica familiar tomó un giro cuando se mudaron a Independencia. “Él no quería estudiar. Terminó primaria y abandonó el colegio”, señaló su mamá a la policía.

El domingo último llevó con engaños a la pequeña M. C. V. H. (4) hasta una choza abandonada y ahí la violó y asesinó. Luego introdujo el cuerpo en un costal, subió a una mototaxi y se dirigió a un lugar solitario, en la parte alta del cerro La Mina, donde dejó el cadáver. Desde entonces estuvo huyendo de la policía. Al ver por televisión su imagen captada por una cámara de seguridad, trató de cambiar su apariencia para no ser reconocido, pero la noche del miércoles fue retenido.

Fue sorprendido en el Mercado de Frutas de La Victoria, donde trabajaba como estibador. El adolescente, según afirmó el ministro del Interior, Carlos Morán, reconoció el crimen de la pequeña. Por ello, será trasladado al Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Lima (ex-Maranguita). El fiscal Gerardo Iquira Pizarro Chávez explicó que cuando el adolescente esté internado pasará una entrevista para que se pueda formalizar la denuncia ante un juzgado.

Pero el caso creó un acalorado debate. Para algunos detectives de la Dirincri, M. F. A. sería un asesino. Pero otros argumentan que hay que tener en cuenta su difícil vida, con un hogar disfuncional, un padre ausente y un ambiente violento. Valery Romero, juez de Lima Norte, señala que, por el secuestro, violación y muerte, el adolescente recibiría una medida socioeducativa de internación por un plazo de 6 a 8 años.

La abogada Marlene Macedo señala que este no es un caso penal ordinario «en el que el autor del crimen recibe cadena perpetua. Esto es distinto». «La medida de internamiento puede ser de 6 a 8 años. Al cumplir la mayoría de edad pasaría a un penal con ciertas medidas de protección».

El dato

Madre. “Dudo que la madre de la niña sea sancionada por exposición de persona al peligro, porque no la dejó en la calle, sino en su casa. De alguna forma estaba protegida”, explica la abogada Marlene Macedo.

Decisión judicial

El Cuarto Juzgado de Familia de Lima Norte admitió el pedido de detención de la Fiscalía ante las evidencias contra el menor M. F. A. (15).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here