Chinchero otra vez…?

0
212
Bajo este mismo título la revista  Aeropuerto (vocero oficial de la Unión de Periodistas de Aviación (UPA) publicó en su edición N° 44 de Mayo-Junio de 2001 un artículo sobre el polémico proyecto de construir un nuevo aeropuerto para el Cusco en la localidad de Chinchero   que ahora reproducimos a continuación y que tal vez sirva para dar más luces en el tema :
 
El Director Ejecutivo de la Promoción de la Inversión Privada (COPRI), Alberto Pasco-Font, anunció el 22 de Marzo (2001) que próximamente se entregará en concesión el nuevo aeropuerto para el Cusco que estará situado en Chinchero, provincia de Urubamba, el cual se construirá en 6 años y a un costo de 200 a 300 millones de dólares.
 

Chinchero otra vez...?

Pasco-Font parece desconocer que en Chinchero no es posible construir ningún aeropuerto como se concluyó hace ya nada menos que 20 años. Veamos por qué no.
 
Los estudios que realizó por entonces por el llamado PLAN COPESCO  fueron rechazados por razones técnicas que lo hicieron inviable, como inseguridad en las operaciones aéreas; que el área de Chinchero es inapropiada y que  estaba reñida con las normas y métodos recomendados por la Organización  de la Aviación Civil Internacional (OACI), adema´s de no ser rentable.
 
Revisemos la historia. Al comenzar la década del 81, el gobierno milita promulgó ( 7 de Mayo de 1980) el decreto-ley 23028 declarando de necesidad y utilidad pública el aeropuerto de Chinchero en el Cusco, sin que previamente exista un estudio técnico que lo respalde. Posteriormente (Agosto 1981) el Perú obtuvo un préstamo del Banco Internacional para la Reconstrucción y Fomento (BIRF) para financiar parte del Proyecto Chinchero, correspondiéndole a la Corporación Peruana de Aeropuertos y Aviación Civil (CORPAC) ser la prestataria y la suscriptora  con aval de la Corporación Financiera de Desarrollo (COFIDE).Este préstamo tenía que ser canalizado por CORPAC al Plan COPESCO y la UNESCO convocó al correspondiente concurso internacional que se adjudicó el Consorcio Airways Enginnering Corporation- Novoa Ingenieros (CAN 05-07-82).
 
Los estudios realizados por el mencionado consorcio en las etapas cero, uno y dos fueron desaprobados por la Dirección General de Transporte Aéreo (DGTA) (29 de Diciembre de 1982).El informe que presentó el consultor tampoco fue aprobado ni por COPESCO ni por la CORPAC, calificándolo como deleznable, vago y sin sustento técnico. Vale recordar también que la inversión inicial para estos estudios fue estimada en 2 millones 400 mil dólares, pero se llegó a gastar la friolera de aproximadamente 3 millones y medio de esa moneda, en esa época  .Todo esto, dinero de la nación, fue un gasto inútil.
 
En fin, la historia del proyecto Chinchero está plagada de sospechosas y turbias irregularidades, en las que intervinieron, para tratar de esclarecerlas, diversas autoridades, desde ministros, parlamentarios, la Contraloría General de la República y hasta la Policía de Investigaciones del Perú (PIP) de entonces. El carrusel incluyó también a la OACI, cuyo experto (William Cooper) fue contratado por CORPAC en 18 mil dólares para realizar estudios sobre espacio aéreo y posteriormente denunciado por incumplimiento y agregados dolosos en dos páginas N° 20, “ambos distintos en su recomendación “, lo que obligó a una burlada e indignada CORPAC  a dirigirse al Director General de la OACI en Lima, a la sazón  Edgar Pol (15 de Febrero de 1988) para que lo ubiquen y responda por su trabajo profesional.
 
Hoy , casi 20 años después, como en la novela de Dumas, recordamos que según COPESCO y el Consorcio CAN, la conclusión y el equipamiento del aeropuerto internacional de Chinchero había sido calculado en aproximadamente cien millones de dólares (Agosto de 1984), cuando en realidad era más de quinientos millones de dólares .Una barbaridad de dinero en cualquier época.
 
Sólo quedaba mejorar el Aeropuerto Internacional “Alejandro Velasco Astete”, como desde entonces coincidieron no sólo la DGTA y CORPAC, sino también los pilotos de nuestras aerolíneas comerciales.
 
Justamente CORPAC acaba de modernizar este importante terminal aéreo, invirtiendo 165 mil soles en escaleras mecánicas y otros  280 mil soles para completar sus mejoras, convirtiéndolo – a decir de CORPAc- “en uno de los mejores de América del Sur”.
 
Por qué pues se pretende repetir la historia, con los mismos costos millonarios y con los mismos resultados estériles y negativos…?
 
Para mayor información recomendamos leer el libro “Autopsia de un error”, escrita en 1989 por el Coronel FAP (r) Alberto Thorndike, a la sazón miembro del directorio de la CORPAC, aunque más bien ya no se trataría de una autopsia si no de una necropsia, luego de la exhumación correspondiente. No les parece…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here