CONCRETADA PRIVATIZACION DE ALITALIA

0
19
El ahora presidente de Alitalia, Roberto Colaninno, famoso porque en 1999, al frente del grupo Olivetti, lanzó una Oferta Pública de Adquisición (OPA) por 60 mil millones de euros sobre Telecom-Italia, compañía que presidió hasta 2001.

Colaninno suscribió este viernes el contrato de compra de la principal aerolínea italiana, en una operación con valor global de UE₤51 mil millones de euros (unos mil 500 millones de dólares), de los cuales 427 millones de euros (más de 600 millones de dólares) se pagaron al contado.

Luego de dos años, de difíciles negociaciones, Alitalia quedó bajo el control de CAI Colaninno, este último viernes suscribió el contrato de compra, en una operación con valor global de UE₤51 mil millones de Euros, con el retiro de varios oferentes y el riesgo inminente de quiebra, Alitalia fue finalmente privatizada  y quedó bajo control de la Compañía Aérea Italia (CAI), un consorcio de empresarios italianos. Constituida en agosto pasado a iniciativa del primer ministro Silvio Berlusconi, justamente con el propósito de hacerse del control de la aerolínea y tras el fracaso de un primer proceso de venta, la CAI está integrada por 16 accionistas.

El presidente de la CAI, al lado del administrador delegado y socio, Rocco Sabelli, confirmó que el "despegue" de la nueva Alitalia está previsto para el próximo 12 de enero y que iniciará con 670 vuelos diarios y cuatro mil 700 semanales. Colaninno y Sabelli anunciaron que antes de que finalice 2008 se tomará la decisión sobre quién será el socio extranjero de Alitalia, que controlará entre el 20% y 25% de su accionariado.

Entre los favoritos figuran el grupo franco-holandés Air France-KLM y la aerolínea alemana Lufthansa. Se prevé que el saneamiento financiero de Alitalia, con deudas estimadas en mil UE₤300 millones de euros (más de mil 600 millones de dólares), quede concluido en 2011, para ese año se prevé alcanzar la "paridad operativa", y que a finales de 2013 la facturación alcance los cuatro mil UE₤800 millones de euros (unos siete mil millones de dólares), con una capitalización de al menos mil millones de euros.

La nueva compañía apunta a alcanzar en 2009 una cuota de 56% del mercado italiano, contra el actual 30 por ciento, pero Sabelli aseguró que no habrá aumentos de precios ni reducción de la oferta.

El plan de la CAI se basa en la fusión con la otra aerolínea nacional, la Air One, para crear una nueva compañía aérea con 12 mil 500 trabajadores, frente a los casi 20 mil de la vieja Alitalia. Pero el proceso para la privatización de la empresa, de la que el gobierno poseía 49.9% de sus acciones, estuvo en varias ocasiones a punto de naufragar. La última ocurrió el 18 de septiembre pasado, cuando la CAI retiró su oferta ante la oposición de los sindicatos y en medio de paros y protestas que causaron caos en los principales aeropuertos de Italia. La negociación fue retomada en octubre, mes en que los dos mil 500 pilotos de Alitalia aceptaron suscribir el acuerdo.

Este viernes, dos sindicatos de asistentes de vuelo también se rindieron y firmaron con la CAI, mientras sólo tres centrales gremiales menores mantienen la línea "dura". El proceso de privatización de la aerolínea arrancó en diciembre de 2006, bajo el gobierno de Romano Prodi, pero fracasó en julio de 2007, cuando el rechazo de los sindicatos y del entonces líder de la oposición, Silvio Berlusconi, llevó a que los oferentes, entre ellos Air France-KLM, se retiraran. Berlusconi, quien durante la campaña electoral prometió "vender bien" a Alitalia, finalmente convenció a varios empresarios a constituirse en la CAI y presentar su oferta de compra.  El éxito de la operación ha soslayado el drama de quienes perderán su empleo.

Se publicaron en medios de prensa que al menos dos azafatas se habrían suicidado por ese motivo, mientras que decenas de empleados de la compañía han recibido la carta en la que se les anuncia estar bajo el régimen de subsidio por desempleo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here