CONDECORAN A PILOTO CHINO POR ATERRIZAR CON

0
21

Identificado como Li Feng, el piloto de 38 años de edad de las fuerzas aéreas chinas con  una experiencia de más de 2.000 horas de vuelo, tuvo  que hacer, el 7 de marzo, frente a un problema mecánico en el motor de su avión J-10. Mientras estaba realizando un entrenamiento táctico con el avión a unos 4.500  metros de altura sobre el nivel del mar. 

 

Feng, que logró hacer  un aterrizaje seguro después de que fallara un motor del avión caza  J-10 que pilotaba, recibió recientemente una Mención de Primera  Clase al Mérito Militar y una medalla de oro al Piloto Meritorio. Con la asistencia del centro de mando de una base aérea cercana,  Feng intentó todos los medios posibles para regresar a la base. Sin  embargo, el avión perdió toda su potencia a una altura de 1.160  metros, aunque estaba a sólo seis kilómetros de la pista de  aterrizaje de la base. 

"La cabina del piloto empezó a llenarse de humo, quizás generado  por el motor, y se filtró al sistema de control ambiental", dijo el  teniente coronel Li durante una entrevista la semana pasada. 

"Todas las lecturas de los instrumentos a bordo desaparecieron,  empezaron a encenderse luces rojas y la radio se apagó", acotó. Y de acuerdo con las reglas de la Fuerza Aérea, los pilotos de  aviones caza pueden eyectarse si el motor de su aeronave pierde  potencia por debajo de los 2.000 metros y no puede ser recuperada.  

Antes de que Li perdiera contacto con la torre de control, el  comandante de la base aérea le pidió que saliera eyectado del avión, pero Feng demostrando su valía insistió en hacer otro intento. 

"Sabía cuál era el límite -para abandonar el avión- y estaba  listo para la eyección, pero decidí no darme por vencido a menos que  el avión caza estuviera completamente fuera de control". Y luego de 106 segundos, Li hizo planear a la aeronave sin motor  hacia un aterrizaje seguro.

En la ceremonia de entrega del premio, celebrada el jueves en la ciudad meridional de Guangzhou, Li, subjefe de un regimiento de la  Fuerza Aérea del Comando Militar de Guangzhou, recibió la medalla de  manos de Yang Dongming, subcomandante de la Fuerza Aérea del  Ejército Popular de Liberación (EPL) de China.

Además, Li y las otras personas que estuvieron involucradas de  alguna manera en la maniobra compartirán un premio de 200.000 yuanes  (29.411 dólares) por su valor y técnica para evitar que la aeronave,  valuada en 200 millones de yuanes, se destruyera.  

Las personas encargadas de la torre de control cuando ocurrió el  incidente también fueron premiadas con una Mención de Segunda Clase  al Mérito Militar. 

Los aviones J-10 pertenecen a la tercera generación de cazas con un motor único fabricados por la Corporación de Industria de Aviación de China, el mayor fabricante estatal de aviones del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here