Condena de jefes de estado al golpe en Honduras

0
11
La presidencia pro témpore de Portugal a cargo de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno iberoamericanos que concluye hoy en Estoril condenó el golpe de Estado en Honduras y consideró que «hay que restituir al presidente constitucional Manuel Zelaya para el cargo que fue elegido, hasta cumplir su mandato».
En una declaración de cinco puntos que no fue objetada por ninguno de los países participantes del encuentro, expresó, además, el «firme compromiso con los principios democráticos de todos los presidentes iberoamericanos para prevenir intentos desestabilizadores a gobiernos legítimamente electos».
CONDENA DE JEFES DE ESTADO AL GOLPE EN HONDURAS

Y aunque, la cumbre de líderes de Iberoamérica llegaba el martes a sus horas finales sin que los jefes de Estado hayan podido acordar si reconocerán al presidente electo de Honduras, que ganó los comicios impulsados por un gobierno de facto, lo que deja a la región dividida. El borrador de la declaración final de la cumbre no menciona la situación de Honduras, pese a que fue el punto de debate desde el minuto cero del encuentro, lo que refleja una clara señal de que un acuerdo parece aún lejano.

Brasil lideró el grupo de países que buscó que la cumbre diera un abierto rechazo al proceso electoral en Honduras, que contó con el aval de Estados Unidos y que fue celebrado cinco meses después del golpe de Estado que derrocó al presidente Manuel Zelaya. El mandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, abandonó la cumbre antes de que terminara porque debe viajar a Ucrania.
Pero antes de abordar el avión contestó duramente al presidente de Costa Rica, Oscar Arias, quien había dicho que si la comunidad internacional aceptó las elecciones de Irán o Afganistán, América Latina debería aceptar las de Honduras. «No se puede comparar Honduras con Irán. Fue una persona que dio un golpe, ese golpe fue repudiado por todos los países del mundo, por la OEA y tenían condicionantes hechos por el propio presidente de Costa Rica, que era la vuelta del presidente Zelaya», dijo Lula a periodistas.

Por otro lado, a Alianza bolivariana para los pueblos de nuestra América (ALBA), integrada entre otros países por Venezuela, Ecuador, Bolivia, Cuba y Nicaragua, ratificó hoy su condena a los controvertidos comicios de Honduras, y lanzó críticas a lo que llamó «ofensiva neocolonial» de Estados Unidos. En un comunicado difundido en ocasión de la XIX Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estados y Gobiernos en Estoril, ALBA declaró que «el reconocimiento de unas elecciones organizadas por una dictadura, que hay sido desconocida por el pueblo hondureño y por la comunidad internacional» es un «duro golpe» hacia los «valores democráticos» en América Latina. «El golpe de Estado ha puesto de manifiesto el inicio de una ofensiva neocolonial, por parte del gobierno de Estados Unidos y las oligarquías nacionales latinoamericanas, destinada a recuperar espacios en la región ante el progresista e incontenible avance político de nuestros pueblos», prosiguió.

De ese modo, los países del ALBA «respaldan las gestiones que realiza el gobierno» del depuesto presidente Manuel Zelaya

Aeronoticias considera que las opiniones respecto a respaldar y/o sentenciar la realidad política actual en la que se encuentra inmersa Honduras, respecto a que no se pudo consensuar debidamente si se apoya o no por un lado la elección y por otro a Zelaya y su gobierno depuesto, en conclusión se tendría que acudir a un consenso general de los foros internacionales, la OEA, la ONU y todas las entidades que toman parte en conflictos internacionales, debido a que Honduras –y por ende su pueblo- son los más afectados ya que se encuentran inmersos en un contexto en el que Honduras se volvió una suerte de barco sin timón político a la deriva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here