Diez cosas que los pasajeros jamás deben hacer en un aeropuerto/avión

0
23

(Aeronoticias).- Cuando el pasajero está presto a tomar su vuelo, algunas recomendaciones para tener un vuelo placentero (acompañado de suerte) son siempre bienvenidas (llegar con horas de anticipación, tener todo el equipaje a la mano, y los boletos). Hay acciones, por el contrario, que se deben evitar a toda costa si tu plan no es terminar detenido, o que el público a tu alrededor te odie.

No te emborraches: Un pasajero fuera de control tras unas copas de vino puede ser la diferencia entre un vuelo realizado a tiempo o con escalas… si es que tal pasajero obliga a que se desvíen para dejar a la persona incómoda de turno.

No aceches en la puerta de embarque: No estorbes a otros pasajeros que intentan abordar su vuelo por la desesperación -comprensible- de tener que oír el número de tu vuelo.

No seas cómico: El humor de cada persona puede variar, y en situaciones como el transporte aéreo, nada que pueda ser interpretable como posible atentado debe ser dicho.

No uses ropas con mensajes que…: Puedan incitar a la violencia, al odio, a las armas, ofensivo, o lo que tenga interpretación proterrorista (?).

No te saltes la cola: Esas personas son odiosas. Respeta a los demás para que te respeten.

No charles con los trabajadores: Salvo lo necesario, durante el proceso de embarque evita ampliar el tiempo de espera para embarcarte en la aeronave. Una sonrisa, pese a todo, no ayudará.

No te duermas: Los asientos, si bien difícilmente serán cómodas camas, no los tengas para dormir si tu vuelo se realizará en unas cuantas horas. Sin billetera, o sin maletas, no habrá mucho que puedas hacer.

No pongas vídeos ruidosos en tu teléfono: O con tu laptop, o cualquier máquina que pueda generar sonido -incluyendo pitidos por tipear- a alto volumen.

No te desplumes en el aeropuerto: Las zonas libre de impuesto pueden ser engañosos para la adquisición de objetos potencialmente costosos. En cualquier caso, piensa exactamente qué vas a comprar y nada más.

No pierdas tu calma: Que las azafatas chinas tengan que aprender una variante del kung fu porque los usuarios del transporte aéreo local están «podridos» -o casi- de esperar llegar a su destino a tiempo, y que tengan que irse a las manos de la desesperación, dice mucho de los límites de resiliencia y otras características de la psiquis humana.

Con información de Perth Now.

{jathumbnail off images=»images/stories/13/08/270813/bush.jpg»}

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here