Discurso de Despedida de Juan Eduardo Herrán Gómez de la Torre

0
12

(Aeronoticias) José Ricardo Gutiérrez Rivas da un discurso de despedida de Juan Eduardo Herrán Gómez de la Torre.

Estimada familia y amigos del Capitán FAP (r) Juan Eduardo Herrán Gómez de la Torre:

Agradezco mucho el alto honor que me ha dado la familia Herrán para decir unas breves palabras.

Estamos reunidos para darle el último adiós a nuestro amigo Eduardo, quien el día de ayer partió de ésta breve vida terrenal para despegar y volar por todo lo alto como siempre quiso.

Con Eduardo conocido también como “el sapito Herrán” nos conocimos y nos hicimos muy buenos amigos desde los primeros días que ingresamos a la Escuela de Oficiales de la Fuerza Aérea en la Base Aérea de Las Palmas el 5 de Marzo del año 1970. La FAP nos enseñó a querer y servir a nuestra patria.

En esos años maravillosos de nuestra juventud  en que conocimos a éste nuevo amigo proveniente de la ciudad Imperial del Cusco, él se destacó por sus grandes cualidades como piloto y como amigo. Pasamos por muchas aventuras y experiencias que nos ayudó a forjarnos y madurar en la vida aprovechándola  haciendo el bien para los que nos rodean. Por eso estamos muy agradecidos con la Fuerza Aérea porque nos enseñó a valorar y a servir a nuestro país.

Eduardo era muy alegre y lleno de vida. Siempre nos alegraba el día hasta en los momentos difíciles con sus bromas y su simpática manera de ser.

Fue muy inteligente y aplicado en los estudios y también un gran atleta, y cultivaba de la mejor manera la esgrima en la modalidad de florete y se le admiraba cuando practicaba la gimnasia acrobática en tierra y seguramente eso le facilitó a que luego con el tiempo pudo hacer los vuelos de formación acrobática en aviones de caza como nadie lo hizo.

Recuerdo como si fuera ayer, cuando acompañado por su guitarra y sus grandes dotes artísticas gozábamos con él y con otros amigos cantando libremente a capela aprovechando la excelente acústica que había bajo las escaleras del edificio donde vivía en San Felipe.

Eduardo tuvo una excelente familia muy fáciles de admirar y de querer, que me hicieron sentir siempre como parte de la familia.

Sus cualidades musicales le abrieron las puertas para integrar la Banda de los Cadetes FAP que se llamaba “Operación Bondad”, que alegraron a miles de fanáticos dentro y fuera de la Fuerza Aérea en orfanatos, hospitales, y en asilos de Lima y diferentes regiones a nivel nacional. Sobre todo cuando nos quedábamos en permanencia en la Escuela algunos o muchos fines de semana.

Desde que se inició su instrucción de vuelos como un joven piloto, se sentía muy feliz, como pez en el agua y aprendía todo muy rápido y llegó a un punto que hasta se daba el lujo de escoger a sus pilotos instructores para que le enseñen algo más de lo que ya sabía, superando todo tipo de pruebas con mucha facilidad. Fue considerado por los pilotos que volamos con él y lo conocimos de cerca como un gran piloto de caza.

Luego de unos años más tarde, sintió un llamado muy fuerte de nuestros ancestros que lo hizo cambiar de rumbo fuera de la Fuerza Aérea del Perú.

En éste nuevo rumbo en su vida como piloto civil, le tocó fumigar unos campos de cultivo por el Norte del país (Piura), cuando de pronto mientras volaba rasante al suelo, una repentina ráfaga fuerte de viento, indujo a su avión chocar con una palmera elevada produciéndose un accidente con un gran incendio en medio de los sembríos. Todos los que lo vieron corrieron a socorrerlo y pensaron lo peor.

Fue realmente un milagro que se produjo pues Eduardo salió golpeado pero con vida, asimismo tenía muchas quemaduras que le comprometieron gran parte del cuerpo y sus brazos. Después de consultar con los médicos peruanos que lo atendieron le sugirieron que era mejor amputarle uno de sus brazos porque había perdido un gran porcentaje de masa muscular.

Para que tengan una idea de lo tenaz y valiente que era Edy. Él no quiso dejarse vencer por las circunstancias tan negativas que se le presentaban y se puso a estudiar a fondo sobre sus posibilidades de salvar su brazo.

Se puso en contacto hasta con los científicos de la NASA en los EEUU y le informaron sobre un nuevo tipo de alimentación especial que ya usaban los astronautas para mejorar su masa muscular en el espacio.  Él empezó a usar ésta nuevo tipo de complemento alimenticio y después de pasar un tiempo y ejercitarse con ardua fisioterapia, empezó a notarse una mejora creciente de regeneración de su tejido muscular que había perdido.

En un tiempo después, los médicos de Perú no lo podían creer, pues no solo recuperó el brazo sino que pudo volver a volar y tocar guitarra sin ninguna restricción.

Eduardo, desde cuando llego a Nazca estuvo colaborando con los trabajos de la Dra. Maria Reich Newman complementando con sus vuelos y fotografía aérea.

Edy, era una persona muy noble, me acuerdo que en una de sus tantas actividades por la pampa, pudo rescatar a un pichón abandonado de Cóndor a quien le puso el nombre  “Pepe”, lo cuidó como si fuera de su propia familia y poco a poco le enseñó a acompañarlo a volar libremente en formación junto a su avión ultraligero por las líneas y otros lugares aledaños. Los turistas cuando llegaban le tomaban fotos y “Pepe” como si supiera su rol protagónico abría esplendorosamente sus alas como si posara para las fotos. “Pepe” es toda una personalidad muy querida entre los que lo conocieron.

Ahora según se me ha informado, este pobre animal se encuentra en una jaula del zoológico de Ica y conociendo bien a Eduardo seguramente que quisiera que lo traigan de vuelta a Nazca para que lo cuiden lo mejor posible y se le pueda admirar hasta el final de sus días.

Viendo que la zona de las Líneas de Nazca requería mayores esfuerzos de cuidado, fundó y fue Director del Instituto de Investigaciones Aero Arqueológicas y también mediante sus aportes con sus amplios conocimientos de turismo obtenidos en la zona, ayudó a impulsar exitosamente como Gerente de Operaciones el desarrollo varias empresas de aviación conectándolas e impulsándolas positivamente con el turismo de la zona.

Asimismo, su gran preocupación por el vacío de nuestras autoridades para proteger el valioso legado de nuestros antepasados, con sus propios esfuerzos creó la Empresa “Ojos del Cóndor”, realizando muchos vuelos libre de pago en sus aviones ultraligeros teniendo como pasajeros muy importantes a los humildes pobladores de la zona, con la única intención de que tengan la agradable sensación del vuelo y aprendan a apreciar y valorar a las Líneas de Nazca como el “Patrimonio de la Humanidad” así como a todas las riquezas arqueológicas que tenemos en nuestro país y que los peruanos tenemos la gran responsabilidad y obligación de cuidar; sobre todo las autoridades responsables.

Todas las veces que nos encontrábamos y  teníamos algún tiempo para conversar, tenía tantas historias con un cierto grado de misticismo que realmente me hacía ver que nunca dejaba de sorprenderme. Yo le decía que era como el “Indiana Jones” peruano y que debía de hacer un libro.

En una oportunidad, que yo me encontraba en la Escuela de Aviación Civil del Perú (EDACI) como edecán acompañando al Presidente Alberto Fujimori, lo pude ver entre todo el gentío que nos acompañaba tratando inútilmente de acercarse y lo ayude a que se acercara.

En pocas palabras me contó sobre su esfuerzo para la elaboración de un Dosier completo de fotos sobre las Líneas de Nazca y sobre las coordinaciones con la UNESCO para que viaje a presentar una presentación en París y se requería de la firma del presidente para éste fin. Por ese motivo, le robé unos minutos al presidente y pude explicarle que solamente se requería su firma en la carta  de presentación para la UNESCO con el sustento del caso, procediendo inmediatamente a firmarla sin ninguna duda después de ver las fotos del Dosier.

Según las noticias, el local de la UNESCO en París estuvo lleno totalmente para su presentación, después de lo cual originó que las Líneas de Nazca fueran declaradas hasta éste momento como patrimonio cultural de la Humanidad. Patrimonio que debemos de cuidar todos los peruanos.

Eduardo, muchas veces experimentó la falta de comprensión de algunas personas que no compartían con su visión de cuidar las Líneas de Nazca; el problema es que  muchas personas tienen sus conciencias aletargadas obrando mal sin preocuparse en lo más mínimo por el daño que realmente hacen.

Varias veces en sus patrullas aéreas pudo detectar y tuvo que denunciar a éstas personas inescrupulosas que las ponían en riesgo con su accionar egoísta y antipatriota, pero nunca se amilanó, enfrentando de manera heroica todos los diferentes obstáculos que se le presentaron.

Así como Dra. María Reich Newman y otros buenos peruanos que cuidan las Líneas, Eduardo también ha dejado un legado muy importante con su trabajo. El cual va a ayudar a que el mundo entero pueda ver por medio de sus fotos y apuntes sus descubrimientos y obra, y ojalá que algún día puedan ser realmente descifradas y seguramente tendrán un significativo aporte para toda la humanidad.

Conociéndolo bien como lo conocimos, estoy seguro que ustedes también estarán de acuerdo que al Capitán FAP (r) Juan Eduardo Herrán Gómez de la Torre puede ser considerado “héroe de la cultura peruana”. Cómo que lo fue…

Le pido a nuestro Dios Todopoderoso  que lo tenga en su gloria y que también ilumine a otros peruanos para que reactiven sus conciencias, empleen sus talentos y mejores esfuerzos para lograr hacer el bien en todos los campos en que nos dediquemos en nuestro Perú.

Eduardo, ha sido un gran privilegio ser tu amigo y camarada de armas, recibe un fuerte abrazo proyectado hasta el cielo infinito y divino donde ahora te encuentras. Tenlo por seguro que estaremos cuidando de tu querida familia mientras podamos y estarás siempre en nuestros corazones.

Gracias por todo Edy, te pasaste como siempre!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here