DONDE LAS ARENAS HABLAN DE HERENCIA Y BIODIVERSIDAD: NORTE CHICO DE LIMA

0
6
Para empezar mencionando las cualidades de Lima Centro caracterizada de antaño como “el corazón de las Capitales”, tenemos que destacar que su  poder originario se lo otorgó Pizarro porque  el 18  de  enero de 1535 eligió la orilla (allá entonces  fructífera) del Rímac, en el  centro geográfico del litoral, para instalar su  palacio convencido  que  con el tiempo, el lugar se convertiría en la máxima referencia política-administrativa-económica de Estado. Sin embargo, el conquistador ignoraba que en estas tierras, 15 siglos antes de su  arribo, ya  vivía un  pueblo con conciencia de  Estado.

La capital está bañada por  una  decena de ríos caprichosos, con el  Río Rímac al frente. Se  hacen notar las  cualidades de  la  Reserva Nacional de Lachay, las Flores de Huarochirí, las Minas de Casapalca en  San  Mateo y  la  de Yauricocha.

DONDE LAS ARENAS HABLAN DE HERENCIA Y BIODIVERSIDAD: NORTE CHICO DE LIMA

Y que  anoten los surfistas: en Pico Alto (Punta Hermosa) se forman olas corribles que  ocasionalmente  alcanzan hasta 8 metros de altura.

En  lo  referente al Norte Chico, es  de  destacada referencia turística su pintoresco Castillo  de Chancay, construido entre 1924 y 1934, y que  actualmente funciona como  Centro  de  Recreación contando con  restaurante, piscina y museo de época. Se  encuentra  además, el mítico templo Khrisna que  es  una  pequeña  ciudad de contexto hinduista que  cuenta  con alojamiento al viajero. Y por supuesto, la Ciudadela de Caral: descubrimiento arqueológico más importante de los últimos años.

El recorrido comienza en  el km. 63  de  la  Panamericana  Norte, pasando Pasamayo. Y no se puede dejar  pasar  la  oportunidad de  apreciar la  ciudadela de  Rúpac, más  conocida como  el  “ el Machu Picchu Limeño” que  sorprenderá con  sus  construcciones  de  piedra y  pinturas  rupestres en  medio  de  un  paisaje  muy  estimulante. Está ubicado en  el poblado Huallopampa (que pertenece a Huaral). Si  bien  el  camino  es  largo, también  es propicio apreciar hermosas  cascadas e  incluso cóndores  que  sobrevuelan el  cielo. Durante el  invierno no  se  puede  perder  la  oportunidad  de visitar  las  Lomas  de  Lachay que  reverdecen  cuando  las flores  brotan; y  entonces los  zorros y  venados encuentran un  hábitat  ideal al  lado  de  los  campistas  que van  en  busca  de  aire  puro.

Siguiendo en búsqueda de un pequeño espacio paradisiaco, más al norte en el km. 175, la Albufera del Medio Mundo, laguna de agua dulce separada del  Mar por una pared de  arena.  Sitio ideal para el viajero que ansía escabullirse del bullicio de la ciudad.  La comunidad ofrece búngalows, comida y zona de  campamento. Muy  cerca, están la  plaza  Las  Viñas y  la  Isla  del Amor, reino  de  garzas y diversas especies  acuáticas.

El final  del  trayecto  nos  dirige ineludiblemente  a  la  Ciudad  de  Caral:  construcción  arquitectónica de  poder económico, político  y  religioso que  se  desarrolló en  esta  región con  una  antigüedad que se  remonta al  año 2,500 a.C, a la  par que  las  civilizaciones  de Mesopotámia, India y  Egipto.

De  hecho  sobran  razones  para  vivir  una  experiencia histórica al  admirar  sus pirámides y  así  conocer  más  sobre nuestro  pasado.

Memorables  Balnearios:

Al dejar  la  ciudad por  el  norte el  primer  punto  en  observación es  el  distinguido  balneario  de  Ancón, con sus  casonas  y  hermosas  playas. Al cruzar Pasamayo, en Huaral, Guacho y  Barranca están  las Playas: Centinela, ideal  para correr tabla; Caleta Vidal, lugar  sosegado con  aguas  transparentes; Bermejo, perfecta para  los  campamentos  y Quita  Calzón para los recorridos de aventura por sus cavernas y boquerones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here