Drones: beneficios y recelos en torno a una tecnología revolucionaria

0
52

(Aeronoticias) Aparte de sus aplicaciones militares, los aviones no tripulados, o drones, han demostrado ser hábiles cineastas, pastores de ovejas, repartidores, guías turísticos, espías y analistas de suelos. Las múltiples aplicaciones de estos aparatos los convierten en la herramienta del futuro, hecho que despierta curiosidad pero también recelo a nivel mundial.

Si bien muchos todavía asocian a los drones con la industria militar, mientras más avanza la tecnología, más accesibles, pequeños y baratos terminan siendo estos dispositivos para el público general. Hoy en día, los consumidores pueden comprar su propio drone por incluso menos de 600 USD en Mercado Libre, y además, esta tecnología ha demostrado ser útil para diversos propósitos.

El hecho de que los drones cada vez sean más precisos y ligeros genera oportunidades para su uso en áreas urbanas. Se trata de aparatos que pueden ser programados para aprender de maniobras repetidas a través de cámaras y sensores, lo que permite afirmar que pronto podrían navegar de manera independiente a través de ciudades. Así, podríamos comenzar a ver drones sobrevolando las calles y siendo utilizados para todo orden de cosas, desde servicios de entrega hasta limpieza de ventanas.

La curiosidad por tales servicios se desencadenó luego de que Amazon revelase su plan de un sistema de entrega utilizándolos (ver recuadro). Desde entonces, esta tecnología se ha vuelto cada vez más prometedora. En diversas industrias se está comenzando a hacer uso de esta tecnología emergente y una creciente cantidad de drones lleva a cabo servicios a decenas de metros de altura.

¿Estamos ante una tecnología en expansión? Expertos coinciden en que sí, y en que nos paramos ante una tecnología que moverá cifras billonarias en los próximo años. En ese sentido, la mezcla de negocio y novedad plantea desafíos en lo relativo a seguridad del espacio aéreo, protección frente a posibles caídas de los aparatos, y respeto a la privacidad.

Las mil y una posibilidades

Específicamente, la consultora estadounidense Frost&Sullivan realizó un estudio en el que se calcula que en dos años, los drones civiles generarán un negocio de cerca de 2.500 millones de dólares a nivel mundial. ¿En qué se basa eso? En los posibles trabajos que este tipo de dispositivos pueden realizar y en la potencialidad que auguran en distintas áreas. A decir, un drone puede:

• Obtener nuevos planos de cámara. Diversas empresas se dedican a un nuevo estilo de fotografía y la toma de video, cosa que ya se hace en Uruguay.

• Incrementar la seguridad. Pueden ser utilizados como refuerzo en la vigilancia y el control de seguridad en los estados. De hecho, el Ministerio del Interior cuenta con dispositivos nombrados “colibríes” que apoyan el monitoreo policial.

• Ampliar las redes de Internet. A modo de ejemplo, en Estados Unidos, Facebook negocia la compra de drones con el objetivo de instalar Internet donde actualmente no llega.

• Cubrir diferentes usos agrícolas. En Asia, ya hace tiempo que se usan estos aparatos para esparcir pesticidas y fertilizantes en los campos de arroz. La agricultura de precisión y la monitorización de los campos es otra de las áreas de desarrollo en la que los drones se insertan con total efectividad, habiendo en Uruguay varias empresas que brindan el servicio.

• Estudiar fenómenos meteorológicos. La Universidad de Oklahoma está ultimando un proyecto para enviar drones en el epicentro de un tornado para predecir su trayectoria. Asimismo, la NASA los utiliza para mejorar las predicciones del clima global y con ello mitigar los riesgos ambientales.

• Detectar incendios. Estos aparatos permiten a los bomberos obtener más información sobre la evolución de los incendios para poder actuar mejor en su extinción. Su desplazamiento y la altura que pueden conseguir los vuelve una herramienta ideal.

• Ofrecer servicios de mensajería. Amazon está trabajando en ello, pero también algunas cadenas de comida rápida han hecho pruebas, como Domino’s Pizza o sushi Yo!, en el Reino Unido.

• Evitar trámites burocráticos. El gobierno de Emiratos Árabes trabaja en la entrega de documentos oficiales mediante drone, como las tarjetas de identidad o el carné de conducir, mediante el reconocimiento de huellas digitales.

• Limpiar espacios públicos. Sobrevolando las zonas indicadas y mediante el disparo de agua a presión, los drones pueden ser utilizados para la limpieza de las ciudades.

• Colaborar en la búsqueda de personas. El monitoreo aéreo permite cubrir grandes extensiones y también el acceso a zonas en las que el tránsito humano esté limitado.

Necesidad de regular

Salta a la vista que lo joven de la industria no quita la inquietud que tanto gobiernos como otros actores del mercado sienten. Los drones han generado amplias preocupaciones sobre privacidad y ante sus mil competencias, las autoridades estadounidenses publicaron el domingo una serie de recomendaciones para enmarcar el uso de los pequeños drones de uso civil, respondiendo así a años de vacío legislativo.

El Departamento de Transportes y la Agencia federal de la aviación civil (FAA) propusieron para los drones de menos de 25 kilos que los pilotos tengan una licencia, definiendo los vuelos por día y limitando la velocidad de los motores a 160 kilómetros por hora, a una altitud máxima de 152 metros para evitar las colisiones entre los aviones.

Estas recomendaciones, presentadas después de años, van a someterse a consulta pública en un período de 60 días antes de ser formalizadas, precisó el departamento de Transportes en un comunicado.

Durante los próximos cinco años, el cielo estadounidense deberá ser teatro de operaciones para unos 7.500 pequeños drones civiles.

La asociación estadounidense de drones civiles sostiene que el sector tiene potencial para generar 100.000 nuevos puestos de trabajo y 82.000 millones de dólares de ingresos en una década, sólo en Estados Unidos.

Esas cifras no abarcan les drones de uso recreativo ni los aparatos del ejército, regidos por otras leyes. “Tratamos de escribir reglas flexibles”, declaró el administrador de la FAA, Michael Huerta. “Queremos mantener el extraordinario nivel de seguridad de nuestro espacio aéreo sin someter a este sector emergente a reglas excesivas”.

Los pilotos de los drones deberán también tener una edad mínima de 17 años y realizar un examen cada diez años para obtener una autorización de vuelo de la FAA, indicó también el departamento de Transportes. Además del piloto autorizado, estos aparatos no podrán ser operados por otras personas, ni por pilotos en los aeropuertos.

En otro comunicado, la Casa Blanca apeló el domingo a aumentar la reglamentación para el uso de los drones, en aras de proteger la vida privada. La idea principal de la declaración presidencial es prohibir el uso de drones para colectar informaciones privadas o confidenciales porque atenta contra la primera enmienda de la constitución estadounidense.

La reglamentación de los drones debe ser revisada cada tres años para “asegurarse que las reglas evolucionan al mismo ritmo que los avances tecnológicos”, escribió la Casa Blanca. A finales de enero, el presidente Barack Obama habló sobre la importancia de crear una instancia reguladora de los drones civiles, al día siguiente de que una máquina piloteada a distancia chocara en los jardines de la Casa Blanca.

Controles en Uruguay

En la misma sintonía, en setiembre de 2014, la Dirección Nacional de Aviación Civil reglamentó cómo y dónde se pueden utilizar drones en el territorio uruguayo. La resolución firmada por el Brigadier General Antonio Alarcón señaló que “el avance de la tecnología ha dado lugar a la proliferación en el uso por parte de la población general” y que “teniendo en cuenta que el uso indiscriminado puede llegar a comprometer la seguridad de la actividad aeronáutica, se resolvió establecer un ordenamiento básico para esta actividad”.

La Dinacia, entonces, estableció tres tipos de drones: menores (de hasta 25 kilos), medianos (de entre 25 y 260 kilos) y Mayores (de más de 260 kilos).

En todos los casos, la resolución prohíbe el transporte de pasajeros, las operaciones internacionales, el vuelo en áreas prohibidas o restringidas, el vuelo sobre áreas pobladas o sobre concentraciones de personas y el vuelo en zonas de tráfico de aeropuertos y aeródromos.

En Uruguay, los dispositivos “menores” no requieren registro ni licencia, pero los medianos tienen que inscribirse ante la Dirección de Seguridad Operacional y recibirán un número que los identifique. Además, los “mayores” deberán tener licencia aeronáutica.

Asimismo, los drones que utilizados para actividades remuneradas deben contar con seguro de responsabilidad civil o seguro aeronáutico y obtener el Permiso de Operador de Dispositivo Aéreo Operado a Distancia.

EE.UU.: Los paquetes no

Las últimas propuestas del Departamento de Transportes y la Agencia federal de la aviación civil en Estados Unidos (FAA) están lejos de validar los proyectos de Amazon, Google y Facebook, que pretenden hacer entregas a domicilio por medio de drones. “No estamos considerando la posibilidad de regular las entregas de paquetes por medio de drones”, dijo este domingo el administrador de la FAA durante una conferencia telefónica.

Amazon amenazó recientemente con trasladar gran parte de sus investigaciones en la materia fuera del país en caso de no lograr rápidamente la autorización para realizar pruebas en exteriores.

El gigante del comercio en línea asegura ser capaz de hacer volar drones a más de 80 kms por hora trasladando paquetes de hasta 2,2 kilos. Su director y fundador Jeff Bezos estimó recientemente que el principal obstáculo en Estados Unidos para poder hacerlo no es tecnológico sino “reglamentario”.

“Drone-ambulancia” y “nano-drones” para combatir el colesterol

El uso de los drones no se aplica solamente a áreas de transporte o vigilancia, sino que se estudia su aplicación en medicina. En Holanda, un estudiante holandés diseño un drone que carga con material de emergencias y tiene lugar para un desfibrilador, con la función de tratar y diagnosticar paros cardiorrespiratorios.

Asimismo, científicos descubrieron nanopartículas que actúan como una especie de drone miniatura y que podrían eliminar las placas de colesterol acumulado en las arterias. Aún faltan experimentos por hacer, pero los médicos ya están entusiasmados por esta posible alternativa para combatir la arteriosesclerosis, una de las primeras causas de mortalidad en países desarrollados.

En este caso particular, los científicos utilizaron nano-medicamentos para transportar el tratamiento a los lugares donde se formaron las placas. Un grupo de ratones que tenían las arterias endurecidas por una aterosclerosis avanzada fueron sometidos durante cinco semanas a este innovador tratamiento con nano-drogas, mientras que otro grupo de roedores no fue tratado.

Entre los ratones que recibieron tratamiento, los daños en las arterias fueron reparados de forma significativa. Sin embargo, los científicos desconocen hasta qué punto sería eficaz este tratamiento en los humanos y los experimentos en este sentido podrían demorar años en comenzar.

Fuente:http://www.republica.com.uy/drones-beneficios-y-recelos-en-torno-una-tecnologia-revolucionaria/503263/

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here