E-pasaportes: ¡inminente ridículo internacional!

0
11

(Aeronoticias) Gracias a la incomprensible falta de pericia del Superintendente Nacional de Migraciones, Boris Potozén, Perú, como Estado y actual gobierno, afronta la chance de protagonizar un ridículo abominable. El contrato que se pretende firmar con Gemalto de México, In Continu et Services (Francia), representada ésta por Segres Systec S.A. -relacionada a negocios millonarios en el montesinismo-, NO garantiza que la Nación tenga el pasaporte electrónico en diciembre.

Sólo a partir del segundo trimestre del 2016 estaría Gemalto-In Continu-Segres en capacidad de proveer a la ciudadanía el e-pasaportes. Entonces, la pregunta fluye natural: ¿para qué va a firmarse un contrato de buena pro, si no sirve en los plazos y exigencias que demanda la Comunidad Europea para eximir a los viajeros peruanos de la visa Schengen?

La extrañeza ante tanta lentitud en Perú fue manifestada por el parlamentario andino Alberto Adrianzén quien apuntó con precisión que en Colombia ya se cuenta con el documento biométrico y aquí nadie entiende porqué no es así. El legislador Elías Rodríguez, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, también se ha expedido en términos similares, de desazón y desconcierto ante la rémora que representa en este acápite Migraciones.

Desde el comienzo, el señor Potozén se empeñó en mostrar favoritismo o simpatía y ajeno a cualquier consejo o sugerencia parece que no entendió que es apenas un servidor público a quien la ciudadanía paga para que cumpla con eficiencia los encargos que se le dan. A tenor de los resultados, cuando las otras firmas participantes están requiriendo desde el expediente técnico completo y hasta impugnando a la ganadora de la buena pro, pareciera ser que el chasco es innegable.

¿Qué méritos tuvo OACI-ICAO para ser designada por convenio expreso con Migraciones, la líder de la licitación? Que se sepa ¡jamás! han tenido experiencia alguna en cualquier otra parte del mundo. Y que conste que las preguntas le fueron enderezadas de manera puntual y jamás contestadas. ¿No debiera, quien lleva la batuta, ser transparente para no ocasionar como ahora protestas indignadas y cuestionamientos que tendrán que resolverse algún día? El señor Potozén hizo cuanto le fue posible para que OACI-ICAO tuviera un rol preponderante.

Con falta de elegancia, cuando avisó Potozén al país de lo que él llamó con exageración «convocatoria mundial», mostró ante cámaras un pasaporte finlandés fabricado por Gemalto. Como fuera anunciado o dejado entrever, desde el comienzo, parecía que se insinuaba un gallo de tapada. ¿O no ha sido así?

La firma de un contrato de buena pro con empresas que NO garantizan al Estado peruano el pasaporte electrónico para diciembre, coloca al país frente a la disyuntiva de explorar otros caminos mejores o capaces de superar la circunstancia. Ciertamente, es imposible concebir que la orfandad de eficiencia de un funcionario ponga en riesgo la política internacional de Perú que logró un magnífico aliciente de entendimiento con la Comunidad  Europea con la eliminación de la visa Schengen. Pero, solo si se contaba con el pasaporte biométrico. Tal como están las cosas, eso está en veremos.

¿Cómo puede entenderse el servilismo silencioso de la prensa en general? Sólo han reproducido -y muchas veces con yerros insufribles- los boletines o informaciones suministrados por Migraciones y nunca se dieron el trabajo de leer las fundamentadas objeciones, denuncias que circulan libremente por las redes sociales y en los correos electrónicos de directores de diarios, radioemisoras y canales de televisión.

Es momento de entender que este asunto sí interesa al Estado y a sus ciudadanos y, por supuesto, también es hora de determinar las fallas administrativas para la sanción más severa posible a los responsables. Y si el asunto es aún mayor, cárcel para quienes hubieran incurrido en deslealtad antipatriótica.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here