E-pasaportes: ¡quien siembra vientos, cosecha tempestades!

0
70

(Aeronoticias) Coincide la visita del presidente de Francia, Francois Hollande, al Perú, con la muy desairada posición de la Cancillería y gobierno: ¡carecemos de pasaporte electrónico porque no pudimos cumplir con la fecha exigida por la Comunidad Europea en diciembre del 2015! Sólo esa circunstancia, tal como la dejó entrever, el embajador Carlos Polo Castañeda, significaría que ni siquiera para marzo está segura la firma del convenio que nos exima de la visa Schengen.

El denominado proceso lo encargó la Superintendencia Nacional de Migraciones a OACI-ICAO, que nunca había liderado uno en todo el mundo y al costo de S/ 2’550,000 pagados por el pueblo peruano y para que el consorcio ganador, Gemalto-Imprimerie Nationale -Francia- NO CUMPLIERA con el pasaporte electrónico en diciembre 2015. ¿Es política de Estado eficiente sufragar yerros atroces?

Responsables hay, sin duda alguna. En primer término, el obcecado e inecuánime titular de la Superintendencia, Boris Potozén Bracco. Hasta hoy no le explica al pueblo peruano por causa de qué permitió la buena pro al consorcio Gemalto-Imprimerie Nationale, a sabiendas que NO iban a cumplir. El reclamó -testigos hay- que quien ganara tenía que hacerlo en ese lapso perentorio. Pero NO ha sido así.

Para salvar y no fracasar en el compromiso con la Comunidad Europea, el ministro del Interior, del cual depende la Superintedencia Nacional de Migraciones, José Luis Pérez Guadalupe, es otro de los directos responsables y estuvo comisionado por orden del presidente Humala para tomar contacto, vía el mandatario de Colombia, Juan Manuel Santos, con la firma capaz de hacer los e-pasaportes. ¿Por qué naufragaron las negociaciones?, ¿o había que encallar la nave a todo costo, aún a pesar del ridículo que pasó después el propio Humala en diciembre, en Bruselas, ante la Comunidad Europea?

Quien siembra vientos, señores Guadalupe y Potozén, cosecha tempestades.

Y hemos visto que en los últimos días el titular de Interior anuncia el pasaporte electrónico bajo el título engañoso en los acríticos medios de comunicación: Visa Schengen, cuando de lo que se trata es de un cínico control de daños para enunciar el precio, el más barato de Latinoamérica, dicen, y que se emitirá desde el 26 de los corrientes.

¿Por qué el ministro José Luis Pérez Guadalupe no explica que, según fuentes diplomáticas muy bien enteradas, no hay fecha para la firma de exención de la visa Schengen entre Perú y la Comunidad Europea? Su engolada voz, estudiada postura y ciencia infusa que provee todas las respuestas necesarias, hoy es inane y frívola.

Se ha prolongado la vigencia de los pasaportes mecánicos hasta el 2021 y surge vibrante la pregunta: ¿entonces, para qué se ha invertido 180 millones del erario nacional, es decir de dinero del pueblo, para que los e-pasaportes no tengan mayor diferencia en su uso que los documentos comunes? Si no hay seguridad de exención de visa Schengen, lo único que queda es pagar por aquella y viajar a Europa premunida de ésta.

Las dos circunstancias: precio bajo y emisión el 26, juntas o separadas, no logran ocultar que por ineficiencia del gobierno peruano, no tenemos la exención de la visa Schengen. Y si esto se confirmara, sería una tragedia por lamentar y que incorporar al largo túnel de dislates en que incurre la Cancillería del Perú bajo la dirección de Ana María Sánchez.

Y todo esto parte por la majadería de apelar a una organización internacional como OACI-ICAO para que se meta en menesteres que no conoce. El dicho ¿qué sabe el burro de alfajores?, encaja perfectamente. Y, para colmo de males, y tal como hemos enunciado, Migraciones estaría portándose de manera renuente ante el requerimiento de la Fiscalía Anti-corrupción para entregar la Propuesta Técnica del consorcio ganador, Gemalto-Imprimerie Nationale. Llegará el momento en que se podrá preguntar: ¿qué están escondiendo?

La nacionalización de las compras del Estado deviene en un tema de soberanía. Nótese que si no hay exención de visa Schengen, ya hay contratos con el monopólico grupo francés Gemalto-Imprimerie Nationale para el pasaporte electrónico y las partidas que juntas suman S/ 180 millones de soles. ¿De quién es ese dinero?: del pueblo.

¿Hay que permitir el mal uso del dinero del contribuyente? Me temo que la respuesta es categórica: ¡no!

Las inconductas, a pesar de los fuegos artificiales, tienen que ser juzgadas y el nuevo Congreso y gobierno, tienen a partir del 28 de julio del año corriente, una tarea de profilaxia indispensable.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here