E-pasaportes: Migraciones saca la vuelta a…………….Migraciones!

0
9

(Aeronoticias) Ante una demanda de amparo contra la modalidad llamada “de gobierno a gobierno” con que la Superintendencia Nacional de Migraciones pretendía llevar a cabo la licitación para el pasaporte electrónico, la respuesta judicial del Estado fue inequívoca y categórica: luego de 5 estudios de mercados se arribó a la conclusión que dicha fórmula no representaba ventaja alguna para el Estado peruano, por tanto el tema del documento biométrico debía enmarcarse en la Ley General de Contrataciones del Estado.

¿Qué hizo Migraciones?, lo que todo el país ha visto: se salió de su propia conclusión para obsequiar a OACI-ICAO con una responsabilidad para la cual carecía de experiencia e hizo sus ejercicios virginales en Perú.

Nunca respondió OACI-ICAO ¿dónde más habían liderado un proceso para pasaportes electrónicos? Y es que, comprobadamente, Perú era su conejillo de Indias y al precio de más de US$ 1 millón de dólares.

Entonces, ¿no es exacto afirmar que Migraciones le sacó la vuelta a……………. Migraciones?

Hay consideraciones que son importantes. En una licitación internacional, como las decenas que se han hecho en Perú y correctamente conducidas por instituciones nacionales, las empresas concursantes tienen la posibilidad de hacer observaciones, consultas, impugnaciones, es decir, ejercer el derecho que cautele, según su particular punto de vista, su participación.

¿Qué ocurrió con OACI-ICAO?. Recordemos tan solo un elemento: de las 800 preguntas que hicieron sobre la licitación y detalles, las firmas en liza, en cita especial en Montreal, ¡OACI-ICAO apenas si contestó algo más de 400 y sanseacabó!

No está demás decir que todo esto a cargo de OACI-ICAO y bajo la amable intercesión oficiosa del Superintendente Nacional de Migraciones, abogado Boris Potozén. Hay un tema que apunté varias veces y que presagiaba un clima parcializado o por lo menos extraño. Cuando Potozén anuncia la “convocatoria mundial”, muestra ante los medios de comunicación un pasaporte electrónico finlandés fabricado por Gemalto, firma francesa que a la postre, se alzó con la buena pro. ¿No parece una coincidencia de muy mal y comprometedor gusto?

El uso y abuso de las organizaciones internacionales cuando se trata de eludir controles, escrutinios y el marco jurídico que limita y equilibra cualquier licitación internacional, no es ajeno a municipalidades, instituciones y el gobierno, entonces transitan por este sendero tan polémico. Los estudios abogadiles elaboran biblias completas llenas de “razones” para justificar la elusión, sacada de vuelta, olímpica e indecente, a lo que debió haber sido la prevalencia de la Ley General de Contrataciones del Estado. El tema de pasaportes electrónicos NO ha sido así.

Pero la firma Gemalto en sociedad con Imprimerie Nationale y Segres Systec S.A. (esta última propiedad de Nicolás Kecskemethy, partícipe de múltiples negociados de armas durante la época de Vladimiro Montesinos), aún está “organizándose” y es previsible que no pueda cumplir en diciembre con la fabricación del pasaporte electrónico. Y eso plantea un problema diplomático. ¿Mantendrá la Comunidad Europea su oferta de eliminar la visa Schengen para los peruanos a partir del 1 de enero del 2016?

Colombia comenzó el proceso para el biométrico en diciembre del 2014 y este 3 de diciembre, ya empieza a regir esa exceptuación para los ciudadanos que deseen viajar a los países de la Comunidad. Las excusas del embajador francés en Perú, Fabrice Mauriés son insuficientes y apelan a la escasa memoria y sólo para justificar que no tendremos pasaporte electrónico.

¿De qué manera se salió Migraciones del marco de la Ley General de Contrataciones del Estado para saltársela a la garrocha y encargar a OACI-ICAO un proceso del que no conocían absolutamente nada? He allí una pregunta comprometedora. ¿Puede escaparse el Estado peruano así con tanta facilidad de sus propias respuestas judiciales?

Hay mucho pan por rebanar y las flagrantes imprecisiones del contrato de buena pro serán materia en breve de un análisis en defensa del interés público, norte y afán del que los periodistas no podemos abdicar jamás.


 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here