EL CDC RECONOCE QUE LA ESCASEZ DE VACUNAS CONTRA LA GRIPE A/H1N1 ES FRUSTRANTE

0
6

El insuficiente suministro de vacunas contra la gripe A en una situación de emergencia nacional ha sumido a los hospitales del país en una «situación frustrante», reconoció hoy una portavoz del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC). La directora de la división de Enfermedades Respiratorias del CDC, Anne Schuchat, trató de responder hoy a la alarma que ha causado entre gran parte de la población la declaración que firmó el viernes el presidente Barack Obama, en la que calificaba la gripe A de «emergencia nacional».

El contraste entre esa inquietud y las demoras en la provisión del suministro de vacunas ha provocado una «situación frustrante» que sólo puede solucionarse «con paciencia», según reconoció la portavoz del CDC en declaraciones a la cadena CNN. Las previsiones más optimistas del CDC al inicio de la campaña de vacunación, a principios de octubre, estimaban que los hospitales y clínicas del país tendrían disponibles para estas fechas alrededor de 120 millones de dosis. Sin embargo, el número real de dosis distribuidas hasta ahora no supera los 16 millones, según los datos oficiales del CDC. Según Schuchat, el problema está en que las vacunas se producen «en proporción a la prontitud con la que se detecta el virus, y a la cantidad de anticuerpos» de la que los laboratorios disponen para elaborar la respuesta.

EL CDC RECONOCE QUE LA ESCASEZ DE VACUNAS CONTRA LA GRIPE A/H1N1 ES FRUSTRANTE

 

«No nos han llegado muestras suficientes del virus para responder a tiempo a la cantidad de vacunas que se necesitan», reconoció Schuchat, quien aseguró que el gobierno seguirá distribuyendo «cada dosis que tenga con la mayor rapidez posible». Sin embargo, las autoridades sanitarias no tienen claro por cuánto tiempo continuará la ola de contagios del virus, y eso significa, según Schuchat, que «quizá no sea demasiado tarde» para quienes no tengan acceso a la vacuna hasta dentro de unos meses.

«Puede que haya otro brote después del 1 de enero de 2010. Lo importante es que la gente vaya dando pasos para protegerse», aseguró. Schuchat respaldó así las palabras de la secretaria de Salud y Servicios Humanos de EEUU, Kathleen Sebelius, quien afirmó hoy que la vacuna «se distribuye tan rápido como se produce». «Si hubiésemos identificado el virus un poco antes, podríamos haber empezado la producción antes», dijo Sebelius en una entrevista con la cadena ABC de televisión.

«Pero debemos recordar que no se identificó el virus hasta fin de abril, y aquí estamos a fin de octubre y ya tenemos una vacuna que funciona», agregó. Cuatro de las cinco compañías que producen la vacuna operan fuera de Estados Unidos, y Sebelius dijo que el gobierno de Barack Obama está haciendo inversiones para incrementar la capacidad de producción de las vacunas dentro del país.

El objetivo actual del Gobierno es tener alrededor de 50 millones de vacunas contra la gripe disponibles a mediados de noviembre, y 150 millones en diciembre. Según la Casa Blanca, la firma de la declaración de «emergencia nacional» pretende proporcionar a médicos y hospitales una mayor libertad de actuación en caso de que la pandemia provoque una situación crítica.

En ese caso, la declaración permitiría a Sebelius eliminar temporalmente ciertos requisitos federales para que los centros sanitarios del país implementaran operaciones de emergencia frente a la gripe A. La funcionaria podría, por ejemplo, dar luz verde a instalaciones hospitalarias provisionales en colegios o centros comunitarios, o levantar tiendas para el tratamiento de pacientes a una distancia del hospital superior a la permitida por las leyes federales.

La gripe A ha provocado ya más de 1.000 muertes en Estados Unidos, entre ellas más de 100 niños, según el CDC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here