El efecto millenial en las empresas

0
14

(Aeronoticias) ¿Quién no ha escuchado hablar sobre los millenials? También conocidos como “generación Y”. Aquellos nacidos entre 1981 y 1993 durante el inicio de la digitalización. ¿Cómo ha influido su personalidad y actitud en las compañías? Cabe recalcar que para bien, ya que las empresas tienen que adaptarse a lo nuevo y positivo para poder crecer internamente.

Muchas compañías han tenido que modificar su mecanismo de trabajar y tratar a sus colaboradores. Antiguamente, los trabajadores tendían a considerar a su centro laboral como un espacio estático, es decir, existía la tendencia de que se queden de por vida en el mismo trabajo. Existía muy baja rotación de personal a diferencia de hoy en día. ¿Por qué? Porque priorizaban la estabilidad, los ingresos fijos y eran temerosos al cambio. Esto daba por sentado para las organizaciones de que su colaborador difícilmente se irá, por ende no siempre era bien valorado. Estaba mejor visto que una persona trabaje años para una empresa, que una persona que opte por su crecimiento personal y profesional en algunas otras que les ofrezcan mejores oportunidades. Por el contrario, los millenials son un grupo de jóvenes y jóvenes adultos que priorizan la motivación, la transparencia, los cambios positivos, la pasión por el trabajo que hacen, evalúan diversas posibilidades de dónde tienen oportunidades de crecimiento, no se sienten limitados por los horarios ni los protocolos y valoran mucho su tiempo libre y vida personal.

Como mencioné, las compañías se sentían seguras de sus trabajadores debido a la baja rotación del personal, sin embargo; ahora sabe que necesita motivarlos y mantenerlos felices a través de beneficios no necesariamente económicos, sino sobre todo mediante un clima laboral motivador y un espacio de crecimiento a través del impulso de su talento humano, de lo contrario sus colaboradores huirán a una mejor opción y se perderán de todas sus aptitudes y capacidades. Ese es un tema que nos han enseñado los millenials, y las empresas han tenido que comprender que hoy en día se aplica a todos los colaboradores en general, no importa de la generación que sean.

Por otro lado, respecto al rechazo hacia las reglas y temas rigurosos de los millennials, las organizaciones han tenido que comprender que si bien es cierto es importante que indudablemente exista un reglamento interno, políticas y protocolos a seguir para mantener un orden; hoy en día las estructuras laborales rígidas y estrictamente jerárquicas no funcionan como antes. Lo que sí funciona, es la comunicación horizontal, reforzar la identidad del trabajador con la empresa, el sentido de pertenencia;  el colaborador debe sentirse motivado y valorado para así lograr el engagement, logrando así retenerlo y hacerlo más productivo; lo demás cae por su propio peso. ¿Ven cómo la personalidad y actitudes de una generación novata nos pueden enseñar tanto para manejar el tema empresarial internamente? Pues es así, es un paso hacia adelante y es cuestión de adaptarse a los cambios positivos. Lo importante siempre es generar un win-win, a favor del desarrollo de las compañías y el personal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here