El jefe de la MINUSTAH pide el envío urgente de carpas a Haití

0
8
(Aeronoticias).-El jefe de la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH), Edmond Mulet, pidió este jueves a la comunidad internacional el envío urgente de carpas a Haití para cobijar a los damnificados por el sismo ante la llegada de las lluvias. «Lo que más nos preocupa ahora es el tema del cobijo, del techo, ahora que llega la estación de lluvia, y el tema de la sanidad», apuntó Mulet, que subrayó «la necesidad de trabajar todos juntos, los estados miembros de la Unión Europea y otros, la Comisión Europea, para trasladar a Haití a la mayor brevedad posible estos cobijos».
En Haití hay más de un millón de personas sin techo tras el sismo del 12 de enero, que dejó al menos 217.000 muertos. «Necesitamos letrinas, necesitamos tiendas de campaña, necesitamos hojas de plástico para que la gente se pueda cubrir»; «las lluvias ya están llegando, no creo que vayamos a poder proteger a todas estas personas en el tiempo necesario», reconoció Mulet.
El jefe de la MINUSTAH hizo un «llamamiento a la Comisión Europea para que tenga presente que la fase de ayuda humanitaria va a ser necesaria durante mucho tiempo» en Haití debido a la magnitud del sismo y a que éste afectó a una zona altamente poblada. Mulet hizo estas declaraciones en una rueda de prensa tras una reunión con los ministros de Cooperación de los 27 países de la Unión Europea (UE) en La Granja (Segovia), a la que también asistió el administrador de la Agencia de Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID), Rajiv Shah.
Asimismo, llamó a «cambiar la forma de trabajar en Haití». «En los últimos 10 años la comunidad internacional no hemos ayudado a fortalecer el Estado» haitiano, «hay poco de lo que podamos estar orgullosos», lamentó, y recordó que en el país no existe ni un registro civil ni de propiedad, por ejemplo. Ante la conferencia de donantes que tendrá lugar en marzo en Nueva York para programar la fase de reconstrucción del país, consideró necesaria la «distribución geográfica y temática» de la ayuda entre la comunidad internacional.
Por su parte, la comisaria europea de Cooperación, Kristalina Georgieva, señaló que «la financiación no es un problema» en Haití, debido a la gran cantidad de ayuda aportada por países y particulares, sino que «el problema es la capacidad de absorción del país» de esas donaciones.
Una lluvia tropical afectó este jueves a gran parte de los 1,2 millones de habitantes de la capital haitiana que viven en refugios precarios, donde esperan con impaciencia las carpas prometidas por la comunidad internacional tras el sismo de enero.
Una escuela abierta por una organización israelí en un inmenso campo instalado en un terreno de golf de Puerto Príncipe quedó inservible a raíz de la fuerte lluvia. El suelo del establecimiento, instalado en varias grandes carpas, se cubrió de barro. Los trabajadores humanitarios realizaban reparaciones para reforzar las estructuras dañadas y reabrir la escuela lo antes posible.
En Haití, la temporada de lluvias, que precede la de los huracanes en junio, suele empezar hacia el mes de abril, pero este año fuertes chaparrones ya caen en Puerto Príncipe, generando inquietud entre los socorristas.
El antecesor de Mulet, el tunecino Hedi Annabi, falleció en el sismo del 12 de enero que dejó 217.000 muertos y 1,2 millones de sin techo en Haití.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here