El nuevo plan de vuelo de Avianca en manos de Adrián Neuhauser

0
34

El chileno Adrián Neuhauser es descrito por quienes lo conocen como un hombre al que no le asustan los desafíos.

En junio asumió como el nuevo Chief Financial Officer (CFO) de Avianca, la aerolínea colombiana que enfrentaba una delicada situación financiera.

Su misión era una carrera contra el tiempo: antes de fin de año debía dar sustentabilidad a la operación de la firma, que estaba con estrechez de caja y una deuda total de US$ 5.000 millones.
En sus manos se depositó una maraña financiera, que Neuhauser fue desenredando hilo por hilo hasta terminar con una caja de US$ 700 millones, lo que equivale al 15% de las venta anual.

Si en agosto se pensaba que la colombiana estaba quebrada, el chileno dio la sorpresa. Su ruta de vuelo a 2021 considera la firma de acuerdos comerciales que prometen hacerla despegar nuevamente.

A fines del primer trimestre Avianca fue notificada por las agencias que garantizan sus créditos que se encontraba al borde de incumplir sus contratos, por lo que no recibiría su certificación anual.

A juicio de las entidades financieras, una última maniobra del accionista mayoritario de la firma, Germán Efromovich de poner como garantía sus acciones para solicitar un préstamo a United en noviembre de 2018, fue la gota que rebasó el vaso.

Desde hacía tiempo que la aerolínea arrastraba una importante carga financiera, pero esa operación terminó por cortale las alas, ya que restringió su acceso al mercado. Entonces Avianca comenzó a comerse la caja y a ahogarse en sus deudas.

En este punto decidieron llamar a un experto y Adrián Neuhauser emergió como el candidato ideal para el salvataje.

En junio, la junta directiva de la firma decidió suspender los pagos a sus acreedores y proveedores para solucionar sus problemas.

Esto fue el inicio del trabajo de Neuhauser, quien negoció con más de 125 acreedores y proveedores para postergar pagos y reprogramar deudas, lo que permitió asegurar extensiones de líneas bancarias y cartas de crédito.

Según fuentes cercanas al proceso, el ejecutivo pasó casi un tercio de ese primer tiempo volando entre Chile -lugar de residencia-, Colombia, Brasil y Europa.

La maratónica rueda le pasó la cuenta a Neuhauser. A fines de octubre y principios de noviembre el ejecutivo fue operado dos veces de cálculos renales. Cercanos indicaron que incluso en su estancia en el hospital, el chileno jamás paró de negociar.

Así logró diferir el vencimiento del 88,1% del bono de Avianca por US $ 550 millones desde mayo 2020 a mayo 2023, restando menos de US$ 70 millones a ser pagados en los próximos seis meses.

Con lo anterior, logró que United Airlines y Kingsland Holdings le otorgaran un crédito por US$ 250 millones, consistente en préstamos convertibles a cuatro años con una tasa de interés del 3% anual en modalidad de pago en especie (PIK).

Adicionalmente, comprometió financiamiento de Citadel, uno de los administradores de fondos de inversión más importantes a nivel global, sumando un total de US$ 125 millones.

Próximos pasos

Durante el tiempo que Avianca estuvo ahogada en deudas perdió terreno, así lo reconoció Adrián Neuhauser a Diario FInanciero. Por esta razón la firma decidió reducir aviones y rutas, de modo de tener una oferta más competitiva.

El paso que sigue es desplegar una nueva estrategia para el segmento internacional. “Nuestro enfoque es generar un hub en Colombia que permita la conectividad de toda latinoamerica desde Bogotá hacia el resto del hemisferio norte”, dijo el ejecutivo.”Estamos en un proceso de reorganización importante donde ofreceremos más conexiones”, añadió.

La hoja de ruta considera anuncios de nuevos vuelos hacia Uruguay, el norte de América y Brasil, el mayor mercado sudamericano y donde Avianca se enfrentará a operadores como Latam. Aunque no han definido las frecuencias para el gigante local, la idea es entrar con fuerza.

Según Neuhauser en la región existe una forma “más racional” de competir, centrada en las low cost y sus mercados domésticos. “La competencia contra las low cost es por conectividad. Pueden hacer bien un Medellín-Bogotá, pero sus productos son malos cuando son hacia el extranjero. No hay operadores exitosos de bajo costo a larga distancia”, dice Neuhauser sobre las ventajas de la “nueva” Avianca y anticipa que comenzarán a tramitar sus Joint Bussines Agreement (JBA) con United y Copa a principios de 2020 en los mercados domésticos que requieran aprobación.

Fuente: La República.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here