El terrible dolor de muelas

0
120

(Aeronoticias).- La mayoría de los dolores de muela se originan por las bacterias y putrefacción que han penetrado el tejido central. La inflamación ejerce presión y ocasiona el dolor. Enfermedades de las encías, problemas en los tejidos, fracturas de dientes y hasta infecciones de sinusitis o problemas cardíacos pueden producir ataques intermitentes o un dolor punzante.

Nuestra primera recomendación y la más importante: Haga una cita urgente con su odontólogo y acuda sin falta.

Sin embargo la prevención sigue siendo nuestra mejor aliada al practicar una rutina diaria de cepillarse y limpiarse los dientes y de acudir al odontólogo dos veces por año en condiciones normales.

Aún así, si el dolor le sorprende en un momento inoportuno, le ofrecemos algunas recomendaciones que puede hacer para sobrellevarlo mientras espera el momento de la consulta.

Enjuáguese con agua y sal. El agua caliente o fría pueden agravar la situación de la raíz, pero hacer buches de agua tibia con sal  mitigará parte del dolor.

El hielo puede utilizarse pero no directamente al diente. Use una bolsa envuelta con una toalla y colóquela en el rostro sobre la zona adolorida. El Dr. Melzack de la Universidad McGill de Montreal, Canadá  desarrolló un método curioso pero efectivo. Frote un pedazo de hielo en la zona en “V” que está entre el dedo pulgar e índice durante 5 o 7 minutos hasta que se adormezca. Este tratamiento envía impulsos por las mismas vías por las que viaja el dolor de muelas. De esta manera se obstruye el camino a los mensajes de dolor y los contrarresta.

Respire profundamente y evite el tabaco ya que éste está asociado con un sinnúmero de problemas orales y dentales. Además el tabaco estimula la producción de adrenalina lo que hace más sensible al dolor y la nicotina bloquea la producción de endorfinas.

CUANDO FALTA PESO

Sin duda alguna muchas personas quisieran tener menos peso pero la falta del mismo puede ser igual de desfavorable para su apariencia y su salud. Pero antes que decida subir unos kilos más asegúrese de que realmente ese aumento le hará bien.

No todos los que piensan que tiene que aumentar de peso lo necesitan de verdad.

Si se siente con energía, duerme bien y despierta sintiéndose de maravilla, si tiene fuerza física suficiente, entonces, su peso no es problema. Usted es sólo una persona naturalmente delgada. Si ocurre lo contrario entonces puede que necesite aumentar algo de peso.

Lo más recomendable es desarrollar músculo y no grasa, y para esto, es necesario un programa de pesas. No busque atiborrarse de alimentos chatarra. La calidad es más que la cantidad.

Una cosa es que tenga constitución delgada por naturaleza y desee subir de peso y otra que pierda peso repentinamente.

Cuando se pierde peso sin desearlo puede ser que algo esté mal. Puede ser un síntoma que necesita ser atendido por un médico. En el caso de los ancianos la pérdida de peso es natural porque se pierde tejido muscular. Estar por debajo de su peso puede debilitar su sistema inmune.

CUANDO MOLESTA LA TORTÍCOLIS

Quizás para recordarnos que nuestra vida está cargada de estrés o quizás por dormir con la ventana abierta. Está asociado al estrés, pues tensa los músculos del cuello y la persona se levanta una mañana enviando mensajes de queja al sistema nervioso.

Enróllese una toalla seca alrededor del cuello asegurándola por delante y por detrás para tener un soporte sobre el cual apoyar la cabeza y limitar los movimientos del cuello. Aplique compresas calientes o una almohadilla térmica. Una ducha caliente alivia la tensión y aplique un suave masaje a su cuello.

Duerma boca arriba. Trate de dormir sobre su espalda con una almohada en al curvatura de la espina dorsal.

Evite las corrientes de aire al dormir o al conducir. Fortalezca su cuello con ejercicios de flexibilidad y fuerza. Nunca haga ejercicios si el dolor es intenso y no permita que le tuerzan el cuello. Si no mejora después de 48 horas y va acompañada de jaqueca, somnolencia, confusión o fiebre acuda inmediatamente al médico.

LACTANCIA MATERNA Y OBESIDAD FUTURA

Aunque existen diferentes estudios y conclusiones, la mayoría de investigaciones clínicas han observado que la obesidad se asocia con mayor frecuencia con los niños alimentados con fórmulas que en los lactados naturalmente. Aún no está claro que la obesidad de la primera infancia tenga una influencia clara sobre la de la adolescencia o del individuo adulto, pero la posibilidad de ello es una razón suficiente para evitar la sobrealimentación de los bebés. Es difícil que un niño que sigue la lactancia materna esté sobrealimentado.

Se opina que la exposición precoz a la leche de vaca así como a otros antígenos alimentarios es una causa relacionada con síntomas alérgicos de la segunda infancia y de la adolescencia.  Cuando se halla una historia familiar importante de alergias los médicos suelen recomendar la lactancia materna.

El terrible dolor de muelas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here