En España cerraron 41 líneas aéreas en los últimos 20 años

0
6
Aunque tanto Air Comet, en la actualidad, como Air Madrid, en 2006, han sido los protagonistas recientes de estos cierres por la trascendencia que han tenido al coincidir en unas fechas tan importantes como es la Navidad, lo cierto es que en los últimos 20 años, 41 líneas aéreas han cerrado en España, mientras que en Perú, el número se eleva a 50. Dentro de un contexto de crisis, otras líneas aéras se mantienen en España recurriendo a la reducción de trayectos, al uso de aviones de menor capacidad, o fusionándose, como es el caso reciente de Vueling y Clickair, pero eso no evita que vuelvan a anunciarse intentos de creación de aerolíneas, como los recientemente comunicados desde Galicia y el País Vasco.

Históricamente el primer cierre lo protagonizó Spantax, que tenía su sede en Palma de Mallorca y nació como una operadora de vuelos, pasando más tarde a los trayectos regulares, funcionando como tal entre 1959 y 1988. Otra compañía con sede en la capital balear fue Hispania, dedicada a vuelos chárter desde el archipiélago a diferentes destinos europeos, y que, fundada en 1982, dejó de operar en julio de 1989.

 En España cerraron 41 líneas aéreas en los últimos 20 años

La mayor explosión de la creación de compañías aéreas y cierres, se registran entre 1990 y 2000, cuando aparecen y desaparecen gran número de aerolíneas que nacen con carácter regional, y que como tales tienen una competitividad limitada. En 1991, la Dirección General de Aviación Civil decidió no renovar la licencia de vuelo de Canáfrica (Airsur), y en 1992, de Meridiana, compañía resultado de la fusión entre Universair y Línea Aérea Canarias.

Igual ocurrió con Euskal Air Not Jet, con sede en Vitoria, que tras una serie de problemas con la multinacional irlandesa Guinness Peat Aviation, que le alquilaba los aviones, echó el cierre el 13 de febrero de 1992. Entre 1994 y 1999, dejaron de operar otras nueve aerolíneas regionales, entre ellas Centennial (1996), Oasis Airlines (1996) y BCM (1998).

A ellas se unieron Prima Air (1996), que operaba en la cornisa cantábrica; Intermediación Aérea (1997), que volaba entre Gerona y Madrid, y Air Truck (1997), que enlazaba Mallorca con las capitales vascas y Santander y que estaba asociada con Líneas Aéreas de Navarra. La compañía Paknair cubría el trayecto entre Melilla y Málaga, pero tras sufrir un accidente en el que perdieron la vida 38 personas, dejó de operar en 1998.

Viva Air, filial de vuelos chárter de Iberia, cerró su actividad el 22 de octubre de 1998, lo mismo que Aviaco, que fue incorporada a la entonces aerolínea de bandera en 1999 y sus aviones pintados con los colores de ésta. Aunque estos cierres deberían de haber sido un ejemplo a considerar, la idea de que en España es muy fácil crear una compañía aérea cala en los empresarios, que mantienen en los primeros nueve años del siglo XXI ese concepto, y vuelven a aparecer y desaparecer aerolíneas.

Prima Air (Líneas Aéreas del Arco Atlántico), con sede en Santander y Galicia, es una de las primeras en caer, cerrando a principios de 2000; lo mismo que la vitoriana ERA, que Canarias Regional Air y Air Class.

En 2001 interrumpe sus vuelos Andalusair, que con sede en Málaga había intentado romper el monopolio de Binter Mediterráneo, y en 2003 dejan de operar Air Catalunya -que volaba entre Gerona y Madrid-, Air Almeria y South Atlántic. En 2005 cierra Regional Wings, que cubría trayectos entre las islas del archipiélago balear. También ese mismo año cierra sus operaciones la canaria Visig Operaciones, y en 2006, Air Madrid, compañía de vuelos transoceánicos de bajo precio a la que el Ministerio de Fomento retira la licencia por sus fallos en seguridad.

Un nuevo intento en el norte de España es el de Air Asturias, que apenas dura tres meses, entre noviembre de 2006 y enero de 2007. Más recientemente desaparecen la compañía de vuelos chárter Futura, con sede en Palma de Mallorca, y la regional leonesa Lagún Air, mientras que Spanair que pasa por momentos delicados, consigue al final un plan de viabilidad al ser adquirida a SAS por parte de un consorcio catalán.

A estas compañías hay que añadir las de carga que han dejado de operar en estos veinte años, entre las que figuran Canarias Cargo, Tadair, Euro Firts Cargo, Cargo Sur y Air Europa Express.

Aeronoticias recuerda que en el Perú, desparecieron Aerolíneas Peruanas, Aeroperu, Faucett, Americana de Aviación, Aerocontinente, Imperial, Expreso Aéreo, Wayra Perú, TANS, AeroCóndor, entre otras líneas aéreas, dentro de un contexto en el cual la inversión en aviación es sumamente riesgosa y hasta a veces peligrosa, lo que exige que los Estados entiendan a fin de que se aplique la doctrina del derecho aéreo internacional que nos enseña que los aviones están hechos para surcar en los cielos y no dormir en los hangares, hecho que a veces origina paralizaciones indebidas en los aeropuertos perjuicio a los pasajeros, demasiada burocracia, demasiados trámites, falta de simplificación administrativa, y otros factores que influyen en el desenvolvimiento de la industria aérea, además de la mala administración, prácticas comerciales deficientes y en general factores de mercado que inciden en los cierres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here