Entrevista al Embajador de Marruecos en Argentina Fouad Yazourh

0
9

(Aeronoticias) Juan Cruz Castiñeiras, nuestro corresponsal en Argentina, entrevistó al Embajador de Marruecos en Argentina Fouad Yazourh.

¿Qué nos puede decir del gobierno del Rey Mohamed VI que goza de un gran respaldo popular?

El gobierno de S.M Mohamed VI lleva desde 1999 una serie de reformas que se han implementado en todos los niveles, a nivel político, a nivel de la sociedad, a nivel  económico y eso generó un mejor nivel de vida, afianzamiento democrático y del Estado de derecho.

Durante estos 15 años ha habido reformas que han abarcado casi la totalidad de la vida pública marroquí. Sobre eso se logró un afianzamiento del Estado de derecho en torno a los DDHH; Marruecos es el único país de nuestra región que reconoce la supremacía de las leyes internacionales sobre el derecho interno, eso significa que Marruecos se pone al nivel de los países democráticos del mundo.

Marruecos se reconcilió con su pasado reconociendo los abusos que se hubieron cometido y corrigiéndolos indemnizando a las víctimas. Así se subsanaron  errores pasados y se abrieron vías hacia el futuro donde hay garantías de no repetir estos abusos.

En Marruecos se respetan los DDHH, además la nueva Constitución reconoce otros derechos como los derechos culturales haciendo del Amazigh  una lengua co- oficial con el árabe eso significa que nosotros tenemos un pluralismo asumido y rico que nos destaca en la región.

¿Cómo es la relación de Marruecos tanto con el mundo árabe, al cual pertenece, y al mundo africano, al que pertenece geográficamente?

Marruecos pertenece a África y al mundo árabe, nos sentimos profundamente africanos no solo geográficamente sino y sobre todo culturalmente  y  a la vez parte del mundo árabe. Por eso, nuestra relación con los países hermanos de África es una relación estructural que aboga por la estabilidad de los pueblos. En África la presencia marroquí se consolida cada día más, de hecho los países más visitados por S.M Mohamed VI son los países de la región. Marruecos está presente en todas las áreas de actividad de los países africanos a nivel cultural, confesional y a nivel económico-empresarial y esto es crucial para el presente y futuro.

Con el mundo árabe tenemos una gran relación e interdependencia. Marruecos intenta por todos los medios lograr que se busquen soluciones a conflictos como los de Libia, que amenazan a toda la región. Somos conscientes que con la estabilidad democrática del mundo árabe se lograrán grandes cosas y habrá beneficios para toda la región.

Marruecos se encuentra al norte de África y muy cerca de Europa. ¿Cómo es su relación con el viejo continente?

Tenemos una relación muy buena. Hemos llegado a un nivel de relación que se llama el Estatuto Avanzado que acarrea una relación a nivel político, económico y de DDHH. Cuando Marruecos hizo las reformas fue para su propio desarrollo generando su propia dinámica  y para tener buenas relaciones equilibradas con todo el mundo. Europa es nuestro principal cliente y el principal proveedor. Tenemos una relación creciente con Francia, España, Italia, Alemania y los  grandes países de Europa pero anhelamos tener una relación más desarrollada. Además nuestros compatriotas que viven Europa le confieren a esta relación una dimensión humana y cultural. Tenemos respeto mutuo por cada país y eso nos hace estar bien posicionados tanto en nuestro continente africano, el mundo árabe y Europa

Durante los reinados de Hassan II y Mohamed VI uno de los principales retos fue el posicionamiento marroquí en América. ¿Cómo trabajaron en ese sentido?

Con el continente americano tenemos una relación privilegiada somos el único país del África y del mundo árabe hispanohablante. Hay una convergencia de los puntos de vista sobre los conflictos mundiales sobre cómo solucionarlos. Los gobiernos latinoamericanos abogan por la paz para solucionar los problemas, en esto, confluyen con Marruecos. Con ellos trabajamos en la ONU a favor de que acaben los conflictos para abrir la vía hacia la prosperidad y estabilidad de los países de nuestras regiones respectivas.

A nivel económico hay mucha posibilidad de inversión de un lado y del otro, también los brasileros y argentinos viajan mucho a Marruecos, lo que significa que el turismo latinoamericano ha visto un buen destino en nuestro país.

Marruecos tiene buena relación con sus vecinos africanos, con los países árabes, con Europa y con nuestro continente. ¿A qué piensa que se debe que hay un grupo separatista en el sur marroquí, Sahara, como lo es el frente POLISARIO que busca desestabilizar al reino?

Ese es un diferendo regional que tiene tientes geoestratégicos que se crearon durante la Guerra Fría. Con apoyo de un país vecino se creó este frente separatista que quiere crear un estado sin sustento histórico, jurídico o de otra índole. Apoyar este tipo de separatismo sería letal para la región más ahora con el terrorismo y el narcotráfico. Un estado fallido en esa parte de la región sería un grave peligro. Marruecos es consciente que el separatismo debe ser enfrentado con soluciones audaces.

En un principio y después de una guerra sufrida por Marruecos, se quiso organizar un referéndum en base de la identificación de los votantes lo cual, como estableció la ONU, era imposible ya que estamos hablando de una zona desértica donde la población no corresponde al territorio. De hecho, gran parte de los saharauis no viven en el territorio y gran parte de los que viven no son del Sahara. La ONU llamó a las partes a buscar una solución política y terminar con este conflicto. Precisamente Marruecos pensó que la solución debe  darse haciendo una concesión, que significaría una solución intermedia entre la independencia y  la integración pura.

Marruecos propuso entonces otorgarle a esta región una  autonomía conforme a los estándares internacionales disponiendo de un  gobierno, de una institución legislativa que podrá auto gestionarse a través de sus autoridades siempre bajo la soberanía de Marruecos.

Lo que significa que Marruecos quedará con la política exterior, la defensa y todo lo que es la soberanía nacional.

Nosotros somos un país de tradición centralista pero dimos este gran paso a fin de solucionar este conflicto y avanzar hacia la integración regional. Si la unión Europea luego de dos guerras mundiales pudo construir su unión como el Magreb que tiene mucho más en común, lengua, cultura, religión y pasado colonial no pueda unirse.

El problema existe porque Marruecos es el único país de la región que no ha sido colonizado por un solo colonizador sino que fuimos divididos en varias partes e, incluso, la independencia de Marruecos ha sido por partes. Eso dio la oportunidad a algunos malintencionados que intentaron  poner problemas a esa culminación del proceso de integridad territorial que hace de Marruecos un país estable y fuerte.

¿A qué se debe que hay intereses foráneos para desestabilizar a Marruecos en la región del Sahara y Sahel?

Marruecos tiene un litoral de casi 3000 km y ese litoral interesa a ciertos países vecinos que ambicionan tener una salida al Atlántico por ese territorio. Además hay un afán de un país vecino que piensa que si Marruecos es débil ellos serán  más fuertes, pero la realidad si ambos son fuertes se lograría una mejor integración regional que ahondara  en beneficios para todos los pueblos del Magreb.

Algunos ven en este conflicto una carrera para liderar la región. El separatismo es injustificable, dañino y peligroso para toda la región.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here