Estado Islámico: rehén estadounidense murió tras ataque aéreo

0
19

(Aeronoticias).- Kayla Mueller, de 26 años, fue raptada por los yihadistas cuando realizaba trabajo humanitario entre Turquía y Siria.

El grupo radical Estado Islámico aseguró hoy que la rehén estadounidense de 26 años que permanecía bajo su custodia ha fallecido en un ataque aéreo de la Fuerza Aérea jordana, según informó Site Intelligence, organización de EE.UU. que vigila mensajes yihadistas.

La noticia fue distribuida hoy en la red social Twitter y asegura que el edificio en el que se encontraba la estadounidense, que era trabajadora humanitaria en la zona fronteriza entre Turquía y Siria, fue destruido en un bombardeo en la ciudad siria de Raqa, feudo del Estado Islámico.

En el mensaje, el Estado Islámico reveló el nombre de la cooperante, Kayla Jean Mueller, originaria del estado de Arizona, algo que el Gobierno estadounidense había intentando mantener en secreto mientras se negociaba discretamente su liberación.

«El fallido ataque aéreo jordano mató hoy a una rehén estadounidense. Los aviones de los cruzados criminales de la coalición bombardearon una zona en las afueras de la ciudad de Al Raqa hoy al mediodía, a la hora del rezo del viernes», explicó la cuenta de Twitter asociada con el Estado Islámico.

En los bombardeos, que duraron una hora, «la prisionera estadounidense murió por fuego de un misil lanzado contra el lugar, y ella es Kayla Jean Mueller», agrega.

Los radicales mostraron varias instantáneas de algunas de sus sedes atacadas en Al Raqa y el edificio destruido donde, según ellos, falleció la rehén.

Las fotografías van acompañadas de datos de contactos de la fallecida como su dirección en EE.UU., su correo electrónico y su número de teléfono.

Si se confirma esta información, Mueller será el cuarto ciudadano estadounidense que muere a manos del Estado Islámico. Desde el pasado agosto el Estado Islámico ha decapitado a los periodistas estadounidenses Jim Foley y Steven Sotloff, además de Peter Kassig.

Mueller, miembro de la ONG «Support to Life», trabajaba en la zona fronteriza entre Turquía y Siria, cuando fue secuestrada en agosto de 2013.

Pese a que diversos medios han vinculado a Mueller con la organización Médicos Sin Fronteras (MSF), un vocero de la ONG informó a El Comercio que la joven estadounidense «nunca fue empleada por MSF en Aleppo, Siria, ni en ningún otro sitio».

La familia de la joven cooperante había recibido pruebas del secuestro de Mueller y demandas por correo electrónico para que pagasen varios millones de dólares por su liberación.

La portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, dijo que el secretario de Estado, John Kerry, y su equipo «ponen todo el esfuerzo posible, de inteligencia y diplomáticos, para liberar a todos los estadounidenses secuestrados en el extranjero».

El FBI, el Departamento de Estado y las agencias de inteligencia estaban trabajando en la liberación de Mueller de manera discreta.

Jordania, que participa junto con Estados Unidos en la coalición internacional contra los yihadistas suníes del Estado Islámico, ha intensificado sus ataques aéreos contra posiciones de la milicia extremista tras confirmarse esta semana el asesinato del piloto jordano Muaz Kasasbeh a manos de los fundamentalistas.

 

Fuente: El Comercio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here