Estas son las aerolíneas consideradas entre las más peligrosas del mundo, según Airline Ratings

0
28

(Aeronoticias).- Los parámetros analizados son -además de tener la autorización de volar en espacio aéreo de la Unión Europea y de los EE.UU.- estar certificada por la IOSA (Operational Safety Audit), una garantía reconocida internacionalmente; haber tenido o no accidentes con víctimas mortales en los últimos 10 años, y si el país de origen cumple con los parámetros de seguridad de la OACI (la Organización de Aviación Civil Internacional).

Según el listado actual publicado en la página web de Airlines Ratings, de todas ellas, algunas no superaron las dos estrellas.

Nepal Airlines (Nepal)
La compañía, con sede en Katmandú, es la más peligrosa de cuantas ha analizado Airline Ratings. Y es que Nepal Airlines, que fue fundada en 1958, sólo consigue una de las siete estrellas en juego. Aunque en los últimos años ha experimentado una importante mejora por lo que a seguridad se refiere, cuenta con un historial negro: nueve accidentes fatales en los últimos ocho años, el último de los cuales, en 2014, tuvo como resultado 18 muertes. Tiene prohibido volar en Europa.

AirAsia Thailand (Tailandia)
A diferencia de la anterior, AirAsia Thailand, cuenta con la autorización de la Unión Europea (pero no de los Estados Unidos). Creada en 2004, fruto de la colaboración de la low cost AirAsia y la tailandesa Asia Aviation, cuenta con dos estrellas. Sus destinos internacionales se ciñen a aeropuertos de la zona.

Ariana Afghan Airlines (Afganistán)
Conocida también como Ariana, la aerolínea nacional de Afganistán dispone únicamente de siete aparatos y opera 11 destinos. Tiene su base en el aeródromo de Kabul y, a pesar se su escasa flota, ha registrado diversos accidentes con víctimas mortales. Desde 2006 tiene prohibido volar a la Unión Europea.

Blue Wing Airlines (Surinam)
Blue Wing Airlines es una aerolínea de bandera de Surinam creada hace sólo 17 años, que tampoco puede operar en espacio aéreo europeo. Su corta historia está repleta de incidentes, uno de los más graves fue el registrado en 2008, con el resultado de 17 pasajeros y dos tripulantes muertos.

Iraqi Airways (Irak)
La compañía iraquí, también vetada en la Unión Europea, es una de las más antiguas de Oriente Medio, ya que fue fundada en 1945. Con sede en Bagdad, cuenta con una flota de 32 aeronaves y vuela a 15 destinos. En 74 años ha acumulado numerosos incidentes de seguridad, la mayoría relacionados con la inestabilidad política de la zona.

Kam Air (Afganistán)
Kam Air, una compañía con base en Kabul, la capital de Afganistán, emprendió el vuelo en 2003. A pesar de que en su día había tenido conexión con los aeropuertos de Viena y Gatwick, en la actualidad, ni Europa ni los Estados Unidos admiten sus aviones en su espacio aéreo, tras un accidente fatal y amenazas terroristas.

Nok Air (Tailandia)
Otra aerolínea tailandesa figura con dos estrellas en el listado de Airline Ratings, a pesar de no contar con el veto de la Unión Europea -pero sí del estadounidense- ni de tener en su historia ningún accidente con víctimas mortales. Se trata de Nok Air, una low cost, con base en el aeródromo de Bangkok, que no dispone de la certificación de la IOSA ni cumple con los parámetros de la Organización de Aviación Civil Internacional.

PNG Air (Papúa Nueva Guinea)
Diversos incidentes y accidentes han convertido a esta compañía de Papúa Nueva Guinea como una de las más peligrosas del mundo. Como en el caso de Nok Air, no cuenta con las certificaciones de los organismos internacionales del sector y tiene como principal azote un accidente aéreo de 2011 que acabó con la vida de 28 personas.

US-Bangla Airlines (Bangladesh)
US-Bangla Airlines, con sede en Dacca, la capital de Bangladesh, inició sus operaciones en 2014. En la actualidad dispone de 10 aparatos y vuela a 16 destinos, ocho de ellos internacionales. En 2018, uno de sus aviones se estrelló al aterrizar en el aeropuerto internacional de Tribhuvan, con un resultado de 52 víctimas mortales de las 71 personas que viajaban a bordo.

Fuente: La Vanguardia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here