Eternizada: Una desecada flor

0
8

Al abrir el viejo libro, como si una vetusta energía conservada por el tiempo se accionara,

surge de entre las hojas la esbelta figura de una desecada flor que aún mantiene la frescura de sus colores.

Con orgulloso encanto muestra su tez marchita de acabados rasgos de una trémula vitalidad .

Parece proyectarse en una trama de tiempo atrapado, teniendo el supremo cuidado de no perturbar

los artesanos matices de su natural presencia.

La turgente estampa de otrora,

seguro aliento de quien acaparara

en virtual encierro su esbelta figura,

se exhuma con prodigioso brío,

buscando la luz como fiel testigo

de arrogante belleza eternizada.

Eternizada: Una desecada flor

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here