GOBIERNO ARGENTINO: AHORA SOLO FALTA HOMOLOGAR LOS AVIONES DE EMBRAER

0
47
El gobierno argentino se aseguró que el Banco Nacional de Desarrollo Social y Empresario (BNDES) del Brasil financie la compra de aviones por hasta 700 millones de dólares a Embraer.

 

Ahora sólo falta que puedan volar en la Argentina. Un detalle que parece no tuvieron en cuenta en los ministerios de Defensa e Infraestructura al analizar la compra de unos 20 aviones a Embraer es que esos aparatos no están homologados para volar en la Argentina.

Por eso las flotas privadas no lo tienen incorporadas. De esta forma, para que los aviones de Embraer que va a sumar Aerolíneas Argentinas y Austral Líneas Aéreas se deberán realizar ante la recién lanzada Administración Nacional de la Aviación Civil (ANC) la homologación de los modelos que incorporarán.

Según fuentes del mercado, el costo de los trámites para cada tipo de nave ronda los 300.000 dólares que pagarán fondos públicos de Aerolíneas Argentinas y Austral Líneas Aéreas y aprovecharán las empresas privadas sumando aparatos que ya tienen en carpeta y forma parte de sus bussines plan desde hace años (como en los casos de Sol Líneas Aéreas, MacAir Jet y los proyectos Aero Iguazú y Leal Líneas Aéreas).

Desde Embraer festejan el proceso de homologación que deberán realizar las aerolíneas expropiadas al Grupo Marsans, porque le habilitará la venta de nuevos aparatos en la Argentina y, con suerte, en mercados relacionados como Uruguay y Chile.  El desembarco pleno de Embraer en la Argentina puede ser una mala noticia para Saab y Bombardier.

Sin embargo, la diferencia que pueden hacer los brasileños es con los planes de financiación, ahora, casi tan convenientes como los realizados por sus competidores de rango.  En este rubro fue clave el reclamo de Inacio Lula da Silva para que las empresas del Brasil compren aviones de Embraer para evitar despidos y suspensiones y la posterior negativa de TAM Airlines y Gol Línhas Aéreas por tener sus flotas cubiertas por Airbus y Boeing, respectivamente.

A eso hay que sumarle que las pequeñas y medianas empresas aéreas del Brasil están pasando por problemas financieros o de reestructuración de operaciones. En el fondo, fue Azul Linhas Aéreas en sus primeros pasos la que puso a Embaer a competir en rango alto y que promete competitividad en el futuro dentro del mercado aerocomercial brasileño.

Hay que recordar que Embraer vio reducir sus ganancias 63,8 por ciento en 2008 con sólo 191,4 millones de dólares, en comparación con el año anterior, debido a la caída de los pedidos desde el extranjero y el impacto negativo en el negocio de derivados financieros.

Tan profunda es la crisis de la empresa que, en el último trimestre de 2008, Embraer registró pérdidas por 18 millones de dólares contra beneficio de 178 millones de dólares obtenido en el mismo período de 2007.   En 2008, Embraer cerró con pedidos por 20.900 millones de dólares, lo que representó una merma de 3,2% en relación al trimestre anterior, reflejando así el impacto de la crisis económica mundial iniciada en setiembre de 2008.

La fuerte caída de las ventas por la crisis fue el argumento que utilizó la empresa para explicar el despido de cerca de 4.300 trabajadores, el 20 por ciento de su plantilla, el pasado febrero, lo que generó el enojo de Inacio Lula da Silva.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here