Gobierno de Chile no paralizó a LAN ni siquiera con el accidente aéreo en el que murieron 87 personas

0
17

(Aeronoticias) El Gobierno de Chile a diferencia de lo que acaba de hacer la DGAC del Perú en la paralización de Peruvian Airlines, no paralizó a la línea aérea LAN ni siquiera un minuto luego del trágico accidente de aviación en el que murieron 87 personas  el sábado 6 de febrero de 1965, en el aeropuerto Los Cerrillos, el vuelo internacional 107 programado en un avión Douglas DC-6B (uno de los seis que tenía Lan Airlines), matrícula CC-CCG 45513/ serie Nº 104 (año de construcción: 1958) fue abordado por 51 chilenos y 29 extranjeros de diferentes nacionalidades: argentinos, peruanos, uruguayos, italianos, una estadounidense, checos, soviéticos y alemanes, en total 80 pasajeros y 7 tripulantes de la entonces institución de carácter estatal.

 

En Chile las autoridades de Aeronáutica Civil, conocen el convenio de Chicago de 1944 los anexos técnicos, y tienen funcionarios públicos competentes.
Recordamos el accidente de LAN de 1965 que por supuesto no origino la suspensión de sus operaciones.

La tripulación de vuelo del LAN estaba compuesta por Manuel Bustamante Astete como comandante, el copiloto era Patricio Rojas Vender, el ingeniero de vuelo era Dalmiro Jaramillo y el radio operador José Ramirez. Formaban la tripulación de cabina los sobrecargos Myriam Concha, Marcos Hassard y Sonia Yebra.
El comandante Astete tenía unas 11.000 horas de vuelo y había cruzado Los Andes en 128 ocasiones, de ellas 24 veces como piloto.

El vuelo 107 estaba programado para volar a Buenos Aires y a Montevideo.

El avión despegó aproximadamente a las 8:06 de la mañana. El piloto decidió en vez de tomar la ruta hacia Curicó y enlazar la ruta aérea establecida por El Planchón, escaló altura directamente sobre Santiago y se introdujo por el costado sur del Cajón del Maipo (esta ruta se utiliza actualmente).

El avión estaba en perfecto estado operativo y podía alcanzar un techo operativo de 7.600 m, sin embargo al parecer no alcanzó suficiente altura de seguridad (7.500 m) para trasponer los primeros cordones de la Cordillera de Los Andes donde las alturas son en promedio 5.500 de msnm. Antes del accidente, a las 8:22, el piloto reportó mal tiempo sobre la ruta y solicitó cambio de ruta hacía Cerro Amarillo, lo que fue autorizado.

Testigos oculares ubicados en Lo Valdés, sector El Morado y Las Melosas vieron al aparato intentando infructuosamente ganar altura para luego presenciar su choque y posterior explosión contra el risco que une el cerro Catedral con el cerro Corona, frente a la cara este del cerro Vega cerca del Volcán San José, en el sector Cajón Lo Valdés y a una altura aproximada de 3800 metros, aproximadamente entre las 8:36 y 8:38. Un testigo ocular señaló lo siguiente:

– “Miren, miren, el avión se metió a la cordillera y voló por aquí, por los Queltehues. Allí lo vieron pasar. Después siguió paralelo, por arriba de esta cordillera, al lado sur del Cajón del río Volcán”…..[….] “Aquí están los Baños de Morales al norte del río y acá al sur está el cerro Retumbadero chico. Este cerrito tiene, como dice en el mapa, 3.850 metros de alto. El avión pasó por encima, ¿y ven? Aquí está la quebrada de Lo Valdés y el cerro que sigue es el Catedral que es más bajo ya que tiene solamente 3.450 metros, y allí… a metros de la cumbre se estrelló el avión, cuatrocientos metros más chico que el Retumbadero….[..].

Las 87 personas perecieron en el accidente en forma instantánea, tanto el aparato como los pasajeros se desintegraron al golpear los farellones. Los restos quedaron dispersos en un área relativamente pequeña como un macabro osario y aún son visibles hoy en día.

Se ignoran las causas que motivaron al piloto a tomar una ruta no autorizada siendo catalogado su comportamiento por la comisión investigadora del accidente, como un caso grave de indisciplina y error del piloto. LAN y la Comisión habló de indisciplina y error del piloto, mas nunca publicó ni se investigaron los reportes de fallas anteriores que el Comandante informó en su debida oportunidad. Una semana antes, en un vuelo nacional al norte y comandando el mismo Douglas DC-6B, este profesional reportó fallas en el avión y, contraviniendo órdenes de la torre de control, retornó tres veces al aeropuerto Los Cerrillos por las fallas que presentó para que revisaran su avión.
Fue el peor accidente aéreo ocurrido en Chile hasta la fecha.

accidente de lan 1965

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here