GRAN BRETA

0
34
Las alteraciones impiden saber si los parlamentarios modificaron la denominación de una segunda propiedad, un aspecto central de las revelaciones publicadas desde el pasado 8 de mayo por el periódico Daily Telegraph, que utilizó una versión filtrada de esa lista.  Los detalles no censurados obtenidos por el Telegraph llevaron a semanas de revelaciones, que salpicaron a toda la clase política de Gran Bretaña, provocaron varias renuncias, incluidas de varios ministros, e hicieron trastabillar al gobierno de Gordon Brown en las elecciones europeas y locales inglesas del pasado 4 de junio.

Las autoridades del Parlamento británico publicaron hoy en Internet la lista de gastos de legisladores referidas a los últimos cuatro años fiscales, aunque con algunas alteraciones claves. En el listado fueron “tapadas” direcciones y datos personales por razones de seguridad y privacidad.
El miércoles, la ministra del Tesoro, Kitty Ussher, se convirtió en una nueva funcionaria del gobierno que debe renunciar a su puesto por estar involucrada en el escándalo de gastos parlamentarios.
Ussher abandonó su cargo tras acusaciones acerca de que cambió la denominación de una segunda propiedad, para evitar pagar el impuesto a las ganancias. La ministra dijo que actuó "dentro de la ley" y agregó que decidió dimitir para evitarle más vergüenza al gobierno.
Según se sostiene, si la lista publicada hoy hubiera sido la conocida por la población, en lugar de los datos filtrados, entonces parlamentarios como Ussher habrían mantenido su cargo.
En el listado dado a conocer este jueves por las autoridades del Parlamento, no aparecen datos claves de legisladores que el periódico acusó por malversación de fondos, entre ellos la ex ministra Hazel Blears, el diputado conservador Andrew MacKay, la laborista Margaret Moran o el opositor Peter Viggers, quien había cobrado unos 2.700 dólares por una extravagante isla para patos en su lago de su segunda propiedad.

Aeronoticias
considera que no se debe “tapar ni maquillar” resultados, porque se incurriría en una falsa honestidad, mermando más en la confianza que el pueblo ha puesto sobre sus parlamentarios, es necesaria una investigación a fondo respecto a este enmarañado suceso que ha teñido de negro la confianza del pueblo británico hacia su gobierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here