Holanda quiere acabar con la maldición del subcampeonato en Brasil 2014

0
67

(Aeronoticias).- Hay quienes aseguran que en la historia hay hechos que cada tanto tienden a repetirse. Si eso fuera cierto, Holanda debería llegar a la final del Mundial de Brasil-2014… y perderla.

La pequeña nación de los molinos de viento y los tulipanes era desconocida en el fútbol internacional hasta la década de 1970, cuando comenzó una revolución en los campos de juego conocida como el ‘fútbol total’.

Holanda inició su revolución en el fútbol de Europa con el Ajax de Amsterdam, que ganó tres veces seguidas la Copa Europea de Clubes (hoy Liga de Campeones de Europa), entre 1971 y 1973.

De la mano del DT holandés Marinus Jacobus ‘Rinus’ Michels, y con jugadores como el fenomenal Johan Cruyff, Johan Neeskens, Wim Van Hanegem, Ruud Krol y Robbie Rensenbrink, Holanda dio cátedra de fútbol en el Mundial de Alemania Federal-1974.

En la entonces Alemania Federal, la ‘Naranja Mecánica’ le dio soberanas palizas a algunas potencias como Uruguay, que la sufrió en su debut (2-0) y prácticamente no pudo pasar la mitad del campo, Argentina, al que goleó 4-0, y Brasil, el campeón mundial, que perdió 2-0.

Ya en la final y luego de ponerse en ventaja con un gol de penal de Neeskens al minuto de juego en el Estadio Olímpico de Múnich, el local logró dar vuelta el marcador y con goles de Paul Breitner, también de penal, y el ‘Bombardero’ Gerd Müller conquistó su segundo título mundial.

Cuatro años más tarde, en Argentina-1978, con Rinus Michels al mando pero ya sin Johan Cruyff ni el talentoso volante Van Henegem, Holanda volvió a llegar a la final del Mundial, esta vez para perderla ante la Argentina del ‘Matador’ Mario Kempes, que en el estadio Monumental de Buenos Aires le ganó por 3-1 en el alargue.

Era la época de los mellizos Van Der Herkoff, Johnny Repp y Rensenbrink, que en ese torneo marcó el gol mil de los mundiales de tiro penal.

Resurrección

La década de 1980 fue aciaga para la Naranja, que no logró clasificar para los Mundiales de España-1982 y México-1986.

Pero a fines de esa década una nueva generación de grandes futbolistas se estaba gestando: aquella que lideraban Marco Van Basten, Ruud Gullit y Frank Rijkaard.

Con los goles de Van Basten y Gullit y de vuelta con Rinus Michels al mando, Holanda por fin pudo conseguir el título que su fútbol se merecía, en Alemania Federal, que organizó la Eurocopa de 1988.

En Hamburgo, en semifinales del torneo Holanda se tomó revancha con la ‘Mannschaft’ y la eliminó de su Eurocopa (2-1) y días después ganó el título continental al vencer a la Unión Soviética por 2-0 con goles de Gullit y del genial Marco Van Basten.

Rinus Michels por fin logró en 1988 su gran título con Holanda.

En la década de 1990 Holanda disputó los tres mundiales que se llevaron a cabo, pero no logró llegar a la final, aunque en Francia-1998 estuvo cerca pero fue vencido por Brasil en semifinales en definición por penales y acabó cuarta.

En Italia-1990 llegó hasta octavos de final, donde cayó 2-1 ante Alemania Federal, que se encaminaba hacia la conquista de su tercer y último título mundial.

Cuatro años más tarde, perdió en cuartos de final por 3-2 con Brasil y después siguieron de largo para obtener su cuarto título mundial.

En Sudáfrica volvió la Naranja

Sudáfrica-2010 marcó la vuelta al primer plano de Holanda. En terrritorio sudafricano el equipo dirigido por Bert Van Marwijk, que tenía a figuras como Robin Van Persie, Arjen Robben y Wesley Sneijder, volvió a llegar a la final de un Mundial, que acabó cediendo ante España en la prórroga 1-0, con el gol de Andrés Iniesta a los 116 minutos.

Luego de eliminar en cuartos de final al Brasil del DT Dunga de atrás por 2-1 y a Uruguay por 3-2 en semifinales, Holanda llegó a la final disputada en el estadio Soccer City de Johannesburgo.

Pese a que España fue un merecido campeón en Sudáfrica, Holanda tuvo en los pies de Arjen Robben la gran ocasión de cambiar la historia, aunque el hoy delantero del Bayern Munich falló cuando se encontró cara a cara con Iker Casillas.

Cuatro años más tarde, en Brasil-2014, Holanda ya está en cuartos de final, donde enfrentará a la sensación Costa Rica el próximo sábado, tras eliminar el domingo a México por 2-1 en un partido en el que la suerte estuvo de su lado y logró darlo vuelta con goles a los 88 y 90+4 minutos.

Ahora espera que esa suerte esté de su lado en el resto del Mundial y si llega a la final poder demostrar que la historia puede ser reescrita.

 

Fuente: Andina

Foto: Andina

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here