HUBO ACUERDO EN LA MAYORÍA DE LOS PUNTOS MENOS EN LA RESTITUCIÓN DE ZELAYA

0
4
En el inicio del diálogo de ayer, el coordinador del Frente Nacional contra el Golpe de Estado, Juan Barahona, renunció a participar de esa mesa de negociación, en discrepancia con la renuncia a convocar a una Asamblea Constituyente.  La cuarta ronda de conversaciones terminó ayer con acuerdo en 90 por ciento de los puntos propuestos en el Acuerdo de San José, aunque hubo discrepancia en el punto crucial: la restitución en el poder del presidente Manuel Zelaya. Hoy habría una nueva reunión para volver a tratar la cuestión.  El restablecimiento de las conversaciones entre los zelayistas y el entrono de Micheletti permitió alcanzar la mayoría de los puntos propuestos en el Acuerdo de San José.

Sin embargo, no se pudo avanzar en el punto crucial: el de restituir en el poder al presidente Manuel Zelaya. Mañana al mediodía (hora de la Argentina) se retomarían las conversaciones. En el inicio del diálogo el coordinador del Frente Nacional contra el Golpe de Estado, Juan Barahona, renunció a participar de esa mesa de negociación, en discrepancia con la renuncia a convocar a una Asamblea Constituyente. «No estamos de acuerdo, aunque vamos a respetar la decisión de la renuncia (de Manuel Zelaya) a la Constituyente, pero el Frente de Resistencia continuará. Aún si Zelaya vuelve al poder no vamos a renunciar a la Constituyente», afirmó el sindicalista citado por Prensa Latina y Telesur.

HUBO ACUERDO EN LA MAYORÍA DE LOS PUNTOS MENOS EN LA RESTITUCIÓN DE ZELAYA

Barahona anunció que el motivo de su salida fue su desacuerdo con el quinto tema (de los 12 puestos en la mesa de diálogo) que trata sobre la renuncia a la intención de reformar la Constitución hondureña que había emprendido el presidente Zelaya antes de su salida del poder, pero que aceptó no reintentar en el Acuerdo de San José, promovido por su par costarricense Oscar Arias.  Este martes, Barahona dijo a Télam en declaraciones telefónicas desde Tegucigalpa, que descree que pueda alcanzarse un acuerdo en las negociaciones que se retoman hasta el jueves (plazo impuesto por Zelaya para dar por concluido el diálogo), lo que determinará, dijo, el «fracaso» de la idea de restitución institucional del presidente.

«En la mesa, por parte de los golpistas, no se ve ninguna decisión política que permita llegar a un acuerdo. No creemos que ahí vaya a haber un acuerdo; no es la voluntad ni el interés de ellos», aseveró.  El reemplazante de Barahona en la mesa de diálogo será el abogado Roldi Rivera, de quien Barahona dijo que «tiene nuestro apoyo y confianza», y también de la Coordinación del Frente de Resistencia.

En opinión de Zelaya, las elecciones pueden prestarse para un fraude si prosigue «una tiranía con represión»; además los resultados en las urnas serán desconocidos por la comunidad internacional, en ese caso. «Si llegamos a las elecciones sin un arreglo, lo que pasará es que se va profundizar la crisis, será un gobierno débil, espurio», consideró el jefe de Estado en declaraciones al Canal 11 de televisión local.  Agregó que quienes perpetraron el golpe de Estado que lo derrocó deben ser llevados ante la justicia internacional por el gobierno que sea electo en caso de no ser restituido en el poder.

«Se debe entregar a la Corte Penal (Internacional), tanto a los militares» como a los civiles que planificaron el golpe y «esa será la condición que se pondrá después de las elecciones, si no me restituyen antes», afirmó al mencionar por primera vez la posibilidad de no ser restituido en el cargo. Numerosos sectores de la sociedad civil agrupados en el Frente Nacional de Resistencia contra el golpe de Estado indicaron que, de mantenerse las actuales condiciones, desconocerán el resultado de los próximos comicios, que no se adelantarán, como se había propuesto en el Acuerdo de San José, según acordaron ambas partes.

A los ojos de la canciller Patria Rodas, la situación hondureña se agrava cada día en medio del actual proceso de diálogo, abierto por la gestión mediadora de la Organización de Estados Americanos (OEA), organismo que este miércoles realizará una reunión ordinaria para evaluar el informe de la marcha de las negociaciones.

 
Aeronoticias considera, por otra parte, el candidato presidencial liberal, Elvin Santos, ex vicepresidente de Zelaya que avaló el golpe de Estado, rechazó ayer los llamados a «boicotear» las elecciones que han hecho dirigentes de la resistencia en caso de no ser restituído Zelaya en la presidencia de Honduras. Según Santos, citado por el diario afín al gobierno de facto El Heraldo, «los liberales no van a aceptar que otro partido (en alusión al más conservador Partido Nacional) gane las elecciones porque un grupo (que rechaza el golpe y pertenece a su mismo Partido Liberal) se resiste a aceptar la realidad en Honduras». Más confiado en su triunfo, el candidato del Partido Nacional, Porfirio Lobo, insistió, citado por el mismo periódico, que la solución a la crisis política «son las elecciones del 29 de noviembre».

Lobo manifestó que los grupos que se oponen a las elecciones «deberían entender que solo tenemos dos rutas: o nos vamos por la ruta de la democracia, que son las elecciones, o se van por la ruta de las armas».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here