IATA asume compromiso de disminuir emisiones de gases inverandero

0
23
La Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) expresó su voluntad de disminuir a la mitad sus emisiones de gases de efecto invernadero en 2050, durante la cumbre de Cambio Climático, en Copenhague. Tras once jornadas de deliberaciones, los países procurarán nuevos compromisos.

Esa asociación se comprometería a optimizar en un 1,5% por año el uso del combustible para 2020 y a estabilizar las emisiones de dióxido de carbono para 2010, «Vinimos a Copenhague con el compromiso de un drástico recorte a la mitad de las emisiones para 2050 (lo cual) muestra claramente el interés de la industria del transporte aéreo para un enfoque al cambio climático», dijo Giovanni Bisignani, director general de la Asociación.

Tras once jornadas de deliberaciones, los países procurarán nuevos compromisos para reducir gases de efecto invernadero de modo que el aumento de la temperatura del planeta no supere los 2 grados, como propone el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC).

El IPCC recomienda que los países desarrollados reduzcan entre el 25 y 40% de las emisiones para 2020, en base al nivel de referencia de 1990, utilizado para el Protocolo de Kyoto, que rige hasta 2012.

El físico y meteorólogo argentino Osvaldo Canziani, copresidente del Panel Intergubernamental de Cambio Climático que ganó el Nobel de la Paz 2007, afirmó que la Cumbre reúne a países del norte que, tras lograr comodidad, no quieren hacer nada, y países en desarrollo, que no quieren pagar por errores ambientales que no cometieron.

El gesto de la estadounidense Agencia de Protección Ambiental (EPA) de calificar los gases de efecto invernadero como nocivos para la «salud pública y el bienestar del pueblo” norteamericano, fue celebrado en esta segunda jornada de la Cumbre climática.

«Es algo extraordinariamente destacable», declaró ayer el responsable de Naciones Unidas para asuntos del cambio climático, Yvo de Boer, según la agencia alemana DPA. La posición de la EPA -cuya directora, Lisa Jackson, fue designada por el presidente Barack Obama- deja cómodo al mandatario de Estados Unidos (EEUU) para asistir a la Cumbre y busca presionar al Senado para que apruebe una ley de cambio climático.

La EPA sostuvo que los contaminantes como el dióxido de carbono, resultante de combustibles fósiles, deben ser regulados por la Ley de Aire Puro. El 2009 pasará a «la historia como el año en el que el gobierno de Estados Unidos comenzó a afrontar el desafío de la contaminación por gases del efecto invernadero», dijo Jackson en conferencia de prensa.

De Boer enfatizó que con la medida «la Casa Blanca puede tomar decisiones por sí misma para regular las emisiones de gases nocivos para el medio ambiente, incluso si no cuenta con una mayoría en el Senado”.

El presidente demócrata Bill Clinton firmó el Protocolo de Kyoto, pero nunca logró la aprobación del Senado de su país, y ahora EE.UU planteó una reducción de esos gases del 17% hasta 2020 en relación a 2005 -desde cuando rige el protocolo- lo que equivale a un 4% respecto a 1990. Las áreas protegidas, que conservan el 15% de la reserva global de carbono, ofrecen una solución al impacto del cambio climático, sostienen la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza, el Programa de ONU de Desarrollo, Wildlife Conservation Society, el Banco Mundial y la organización ambientalista Wildlife World Found.

En el libro «Soluciones Naturales: áreas protegidas”, las organizaciones fundamentan cómo estas reservas «contribuyen significativamente a reducir los impactos del cambio climático”, dijo hoy Lord Nicholas Stern, quien prologa el informe. El 15% del carbono en el planeta -312 gigatoneladas- está contenido en diversas áreas protegidas.

En Canadá, más de 4 mil millones de toneladas de carbono son secuestradas (retenidas) en 39 parques nacionales, que se estima valen entre 39 y 87 mil millones de dólares en créditos de carbono. En la Amazonia brasileña, se espera que las tierras protegidas prevengan para 2050 la deforestación de 670.000 kilómetros cuadrados de bosques, que representan 8 mil millones de toneladas de emisiones de carbono no emitidas.

Las áreas protegidas son amortiguadores naturales contra los impactos climáticos, proveen espacio para que las crecidas de agua se dispersen, estabilizan el suelo contra el desprendimiento de tierra y bloquean los aumentos de tormentas. El informe dice que los pantanos costeros en Estados Unidos proveen 23,2 mil millones de dólares al año en protección contra las inundaciones y los huracanes.

Treinta y tres de las 100 ciudades más grandes del mundo toman su agua de cuencas forestales dentro de las áreas protegidas.

Aeronoticias considera que el gremio que representa a la mayoría de las aerolíneas del mundo, en este caso la IATA, ha formulado un compromiso serio  frente a la sociedad internacional, lo que merece una evaluación aeropolítica por parte del los gobiernos para entender la importancia que tiene el transporte aéreo como sector estratégico dentro de la política general de los Estados, a fin de priorizar aquellas políticas que eliminen tasas e impuestos confiscatorios y sobrecostos administrativos que afectan el desarrollo de la industria mundial, es por ello que de aquí al 2050 se tendrá que profundizar la colaboración entre los Estados y la IATA para alcanzar estos objetivos comunes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here