IATA AVIATION DAY PERU 2015: Discurso de Peter Cerda, vicepresidente Regional de la IATA

0
6

(Aeronoticias) El día de ayer miércoles 17 de junio de 2015 se dio inicio al «IATA AVIATION DAY PERU 2015» en el Hotel Hilton de Miraflores, en donde Peter Cerda, Vicepresidente Regional Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), ofreció una conferencia de prensa.

HE AQUI LA CONFERENCIA:

Buenos días,

Es un placer para mí estar en Perú, uno de los países más prometedores de la aviación latinoamericana.

Quiero darles las gracias por destinar parte del tiempo de sus apretadas agendas para unirse a nosotros en esta conferencia de prensa de la IATA.

Antes de responder a sus preguntas, me gustaría compartir algunas reflexiones sobre el estado de la aviación tanto a nivel mundial como en la región de Latinoamérica y el Caribe.

Según nuestro pronóstico más reciente, se espera que las aerolíneas obtengan 29.000 millones de dólares de beneficio neto en 2015, una cifra que representa una clara mejora respecto a los últimos años. Sin embargo, a pesar de este mejor comportamiento, los márgenes de la industria siguen siendo muy estrechos.

Una ganancia de 29.000 millones de dólares en una industria que genera unos ingresos de 727.000 millones de dólares equivale a un margen de beneficio medio neto de tan sólo un 4%, el equivalente a 8,27 dólares por pasajero respecto a una tarifa media de ida y vuelta de 429 dólares.

En Latinoamérica y el Caribe, se espera que las aerolíneas ganen 600 millones de dólares en 2015, frente a un beneficio neto mínimo en 2014. Aunque la tendencia mejora, la región va detrás de otras partes del mundo. Las aerolíneas aquí ganarán este año sólo  2,27 dólares por pasajero, menos del 1% de la tarifa media de ida y vuelta.

No cabe duda de que el descenso de los precios del petróleo es un estímulo bienvenido tanto para nuestras aerolíneas como para nuestros pasajeros, que se beneficiarán de una reducción de tarifas en 2015. De hecho, en términos reales el precio medio del billete de avión ha bajado un 64% en los últimos 20 años.

Sin embargo, este descenso no siempre tiene un efecto inmediato en la cuenta de resultados de los transportistas. Muchas aerolíneas contratan seguros de cobertura para protegerse de las fluctuaciones de los precios del petróleo, pero si los precios bajan, las aerolíneas deben seguir pagando los elevados costos de estos contratos hasta su vencimiento.

Además, el petróleo se compra en dólares, y el fortalecimiento del dólar respecto a muchas divisas en Latinoamérica y el Caribe supone una clara desventaja para las aerolíneas de la región.

No obstante, hay razones para ser optimistas sobre el futuro de Perú y el resto de la región. La aviación ha sido siempre un negocio duro y competitivo, pero impulsado por visionarios y entusiastas. La conectividad que ofrece la aviación es crucial para la expansión económica. Y las aerolíneas locales están bien posicionadas para llevar a cabo esta tarea.

Pero si queremos que la industria satisfaga la creciente demanda de conectividad, los gobiernos de la región deben, también, sumarse al esfuerzo. Así, la aviación seguirá impulsando el desarrollo económico y social, la creación de empleo y los vínculos económicos tanto en la región como en el resto del mundo.

Quisiera destacar aquí dos áreas fundamentales donde el papel de los gobiernos ―incluido el gobierno peruano― es clave. Me estoy refiriendo a la aplicación inteligente de políticas impositivas y a la creación de infraestructuras más competitivas y más eficientes.

Impuestos y tasas

Es un hecho que los gobiernos de algunas partes del mundo, como Panamá y Chile en Latinoamérica, o Singapur y Dubái, plenamente conscientes del valor de la aviación como catalizador económico, favorecen su desarrollo para impulsar sus economías.

Sin embargo, en otras regiones, como Europa o América del Norte, los gobiernos ven en la aviación poco más que una fuente de ingresos. Estos gobiernos gravan a pasajeros y compañías aéreas con elevadas tasas e impuestos cuyo destino nada tiene que ver con iniciativas relacionadas con la aviación.

Desafortunadamente, esto sucede, también, en algunos países de esta región.

En toda la región hay una clara tendencia a aumentar la carga impositiva a líneas aéreas y pasajeros. Hay unos 47 tipos diferentes de impuestos y tasas en Centro y Sudamérica, y 34 más en el Caribe, con el propósito de fomentar el turismo, pero producen exactamente el efecto contrario: los impuestos perjudican el turismo y la economía de los estados que los imponen, un verdadero obstáculo que impide que la aviación impulse el desarrollo económico y el empleo en la región.

Por desgracia, en Perú vemos también ejemplos de este planteamiento erróneo. La imposición del IVA a las tarifas de tráfico aéreo es algo que rompe con el estándar global sobre estos servicios. Además, pagar por servicios que no han efectuados en Perú, tanto aerolíneas residentes como no residentes, simplemente carece de sentido. Este tipo de prácticas encarece la actividad de las aerolíneas que operan en el país y hace que el destino sea menos competitivo que otros en la región.

Infraestructura

Sin embargo, el aeropuerto internacional de Lima Jorge Chávez es quizás la pieza clave del futuro de la aviación peruana. Este aeropuerto recibe el 99% del tráfico aéreo internacional que visita Perú, atiende el 91% de los vuelos nacionales y es, además, un centro de conexión. Perú tiene todo a su favor para convertirse en uno de los principales hubs de la región. Sin embargo, su principal aeropuerto está casi al límite de su capacidad y no podrá absorber un crecimiento anual del tráfico aéreo entre un 6 y 8% que se espera hasta el 2020. Esta situación se traduce directamente en una pérdida de crecimiento económico, y coloca a Perú en clara desventaja frente a otros hubs de la región que ya han puesto en marcha la inversión necesaria para garantizar una conectividad aérea robusta que los sitúe en primera línea de juego.

No obstante, Perú parece haber empezado a tomar medidas ya. Su propuesta de incrementar su capacidad operativa hasta 35 movimientos por hora, así como su proyecto de ampliación del aeropuerto, que contempla la construcción de un nuevo terminal y una segunda pista, son buenas noticias. Sin embargo, esta importante mejora infraestructuaria no estará lista hasta dentro de cinco años, por lo que es fundamental que las autoridades peruanas aseguren la entrega en plazo de los terrenos pendientes destinados a la ampliación del aeropuerto. Y será necesario maximizar de forma eficiente la infraestructura aeroportuaria actual con el fin de absorber el mayor tráfico posible, y siempre tratando de evitar que los pasajeros sufran los inconvenientes de un aeropuerto congestionado.

La ampliación del aeródromo también requiere involucrar a las aerolíneas en el planeamiento y construcción. Sólo así se puede garantizar que el futuro aeropuerto sea eficiente y con unos costes razonables tanto para las aerolíneas como los pasajeros, dos factores claves en el éxito de Perú como futuro hub regional.

No obstante, estoy convencido que con esta cooperación y la aplicación de estándares globales se conseguirá una infraestructura competitiva y eficiente.  IATA y las aerolíneas quieren apoyar con su experiencia este proceso de expansión y ser parte del proceso que convertirá al Jorge Chávez en un verdadero hub regional.

Como industria, hemos recorrido un largo camino desde el primer vuelo comercial, hace algo más de 100 años. La aviación constituye el mejor sistema de transporte y el más seguro conocido hasta hoy. Este logro se basa en la cooperación y en estándares globales. Detrás de cada avión que despega existe un enorme equipo de personas, muchas de las cuales ni siquiera trabajan en una compañía aérea:  desde el agente de viajes que vende el billete de avión, hasta el proveedor que reposta el avión y el controlador aéreo que organiza el tráfico aéreo. Sin ellos y sin estándares globales, la aviación simplemente no sería posible.

Perú tiene el potencial para llegar a ser una historia de éxito dentro de la aviación. El país cuenta con todos los elementos necesarios para un desarrollo eficaz del sector. Y si el gobierno coopera con los demás socios y cumple las mejores prácticas de la industria, estamos seguros de que el país estará bien posicionado para beneficiarse durante muchos años del gran potencial que ofrece la aviación.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here