Iberia apuesta por la Electronic Flight Bag

0
54

(Aeronoticias).- Dentro de seis meses Iberia espera que AESA certifique el que Iberia pueda usar la denominada Electronic Flight Bag (EFB) en sus aviones de la familia Airbus A320.

Después de casi un año de trabajo para integrar tabletas Ipad con los sistemas del avión y desarrollar el software preciso para que se pueda calcular y presentar toda la información que los pilotos puedan precisar, la última fase que ahora comienza deberá convencer a las autoridades aeronáuticas españolas de la seguridad del sistema.

Cada avión contará con dos tabletas, una para cada piloto, con las cuales, con el tiempo, se eliminarán unos 25 libros y manuales que se llevan a bordo, con un peso total de unos 50 kg, y el beneficio añadido del ahorro, por el menor peso a bordo, de unos 5 kg de combustible por cada dos hora de vuelo y, como consecuencia directa de esto, la no emisión de unos 15 kg de CO2 por en el mismo período.

Estas tabletas cuentan con toda la cartografía precisa para los vuelos, la cual puede ser seleccionada con unos pocos toques. Además incluye información adicional sobre cada punto o zona, como pueden ser frecuencias de radio o altitudes. También se puede seleccionar la información aeronáutica que se quiere aparezca en cada momento.

Además, a diferencia de otras Electronic Flight Bag empleadas por otras aerolíneas, también incluye toda la información de operaciones y performances de todos los aviones de la flota : distancias de despegue y aterrizaje, niveles de vuelo óptimos, potencia de los motores en cada fase, etcétera.

La base de datos incluida en el Ipad se estructura a partir de las matrículas de los aviones, que es lo primero que los pilotos deben seleccionar al entrar en el sistema. De esta forma se cargan todas las peculiaridades del mismo, e incluso se refleja cualquier incidencia técnica que pueda haber.

A partir de ese momento, cada piloto en su EFB entrará los parámetros del vuelo, comenzando por los del aeropuerto de salida, con aspectos como la pista a usar, QNH, estado de la pista, viento, etcétera.

El sistema entonces calculará las velocidades de despegue, la longitud de pista precisa para el despegue (y la pista que quedará para el caso de que se aborte el mismo), y potencia que se deberá aplicar a los motores. También avisará de cualquier incidencia o restricción que pueda haber, como por ejemplo si por las condiciones meteorológicas no se puede hacer el denominado despegué flexible con potencia reducida para un menor consumo y emisión sonora durante el mismo. Igualmente se realizarán los cálculos para la aproximación y aterrizaje.

Los cálculos realizados por cada piloto se comprobarán con el otro, y con los resultados que da el FMS del avión.

Como medida de seguridad, cada EFB se alimenta de una fuente eléctrica diferente del avión, y aunque estas reciben información de los sistemas del avión, no pueden enviar ningún tipo de dato a estos. Es decir la comunicación sólo puede realizarse en el sentido avión-EFB.

En una primera fase se mantendrán a bordo los manuales en papel, pero según se vaya demostrando la fiabilidad del nuevo sistema, estos irán siendo retirados paulatinamente.

Cada Electronic Flight Bag podrá ser actualizada en tierra por medio de una conexión wifi, aunque en vuelo, al menos de momento, se usarán en modo avión, es decir, con el sistema de transmisión de datos  desconectado.

Esta es una ventaja respecto a las denominadas EFB Clase 3, que son las que van integradas en el avión y muestran su información en una de las pantallas de presentación de la cabina de mandos. Estas, de momento, sólo pueden actualizarse por medio de disquetes, aunque los responsables de Iberia confían en que esto cambie pronto, por el simple hecho de que es un sistema que ya ha quedado más que anticuado.

 

Fuente: fly-news

Foto: fly-news


{jathumbnail off images=»images/stories/14/11/111114/a11.jpg,images/stories/14/11/111114/a11_1.jpg,images/stories/14/11/111114/a11_2.jpg»}

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here