0
4
Tras su elección, el presidente electo, Barack Obama, se comprometió a involucrar a la Nación Estadounidense, en las conversaciones contra el cambio climático, y a mantener su plan de reducir drásticamente las emisiones para el 2020.

Con el rechazo al paquete de ayuda a las automotrices, y el inminente nombramiento de funcionares de mayor compromiso con la defensa del planeta, la nueva administración parece encaminada a ensuciarse las manos con el tema energía y cambio climático.

De una manera muy agresiva Obama, dio énfasis en sus giras de campaña al tema de la preservación del planeta, pero lo que cabe destacar, es que hace un par de días, las recién tomadas decisiones por el electo mandatario, sugieren que pese a la crisis económica, la nueva administración, tiene bastante preocupación respecto al tema.

Como primera medida, el desalojo del representante, John Dingell, como presidente del Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes. Este será reemplazado con Henry Waxman, y aunque ambos son demócratas, Dingell será reemplazado, porque ha demostrado tener fuertes lazos de amistad con altos mandatarios de la industria automotriz. Por su parte Waxman, gran defensor del medio ambiente representa la figura ideal en la fórmula que busca presentar Obama.

A este cambio, se le suma el rechazo al pedido de dinero solicitado por los Tres Grandes de la industria automotriz: Ford, General Motors y Chrysler, parece que el paradigma de los vehículos a gasolina se modificara.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here