¿De qué me perdí cuando dicen tener ‘pruebas’ de que el presidente de Siria mató a sus ciudadanos?

0
22

(Aeronoticias).- En una increíble homofonía mediática, las opiniones e informaciones de los medios de comunicación a nivel mundial se encuentran a favor de intervenir Siria para sacar al «malvado» de turno, Bashar al-Assad, acusado de bombardear una zona local, en el que miles de personas murieron a manos de un agente químico.

Pero de acusado no pasa, hasta ahora.

Tras la difusión de las fotografías en la que ciudadanos sirios resultaron muertos -niños apilados, sobre todo- por los ataques químicos, Estados Unidos y aliados poco a poco abandonaron la retórica del «podría ser» por el «es». Hasta ahora, lo mucho que tienen es un informe que muy pocos tienen acceso directo en el que elevaría la posibilidad, pero que de ella no sale tal cual, y que -como señala la CBS- virtualmente todo el mundo ignora.

Incluso si Siria fuera culpable de tal atrocidad, la autoridad para que Estados Unidos se convierta de facto en la policía del mundo, desdice las proclamas de Martin Luther King, el cual Obama -dice- admira. Sus «juegos» en Medio Oriente ya ha deslegitimado toda intervención nacida del «podría».

(Por cierto: La difusión de datos que comprometen al ejército norteamericano, al menos si recordamos el asesinato de los periodistas de Reuters, sólo origina la furia de la potencia estadounidense ¡Viva la libertad de expresión a la EEUU!)

Recuerdo la intervención de Afganistán en el siglo pasado. Recuerdo por lo leído. En ese entonces Estados Unidos entrenó a brazos armados para combatir la influencia comunista de la exURSS. Dime si no fue buen alumno Osama bin Laden, que hasta hace poco EEUU liquidó. ¿Se repite el mismo capítulo si recordamos que al-Assad lucha contra facciones del Islam más recalcitrante?

El hecho es que, tras la actuación del ejército y de los rebeldes, ninguno de los dos posee la necesaria legitimidad para construir una nueva Siria. En la ceguera presidencial y lo feral de los rebeldes, se han olvidado del pueblo sirio, entre fuegos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here