¿Dónde están los cuerpos? En Ecuador hay cadáveres perdidos y no hay paz para las familias en duelo

0
39

(Aeronoticias).- Cuando Flavio Ramos fue llevado al hospital, estaba sin aliento y perdía la conciencia. Entonces fue su hijo, Arturo, quien primero notó los cuerpos. Dos cadáveres yacían desatendidos en el piso de baldosas. A la mañana siguiente, el número de cadáveres en la habitación aumentó a tres. Flavio Ramos estaba muerto.

Más de un mes después, su familia aún no ha enterrado a Flavio Ramos. No podrían si lo intentaran. Porque poco después de su muerte, Arturo Ramos dice que las autoridades del hospital perdieron el cuerpo. “Necesitamos un lugar para decir ‘el domingo vamos a poner flores en la tumba de mi padre’”, dijo su desconsolado hijo. “No hay nada, no hay nada que puedas hacer”. Flavio Ramos, de 55 años, es otra víctima de covid-19 en Guayaquil, Ecuador, el sitio de uno de los peores brotes de coronavirus del mundo.

Su muerte y desaparición ilustran cómo el sistema de salud en la segunda ciudad más grande de Ecuador, aproximadamente del tamaño de Chicago, colapsó en cuestión de semanas después de que estallara el brote en marzo.

Cuerpos en hospitales

Guayaquil lamentablemente no estaba preparada para enfrentar el coronavirus.nEl mes pasado, la ciudad portuaria de casi tres millones de personas ganó notoriedad mundial cuando aparecieron videos que mostraban los cadáveres que quedaron en las calles de la ciudad después de que las morgues y las funerarias se abrumaran. Muchas familias tomaron la decisión de llevar a sus seres queridos al aire libre por miedo a la infección y porque los olores eran insoportables.

Tres médicos en Guayaquil, cada uno trabajando en diferentes hospitales, describieron escenarios similares durante los meses de marzo y abril para CNN: hospitales completamente abrumados por una pandemia que cayó rápidamente en un sistema de salud no preparado, sin dejar la oportunidad de ayudar realmente a las personas, y mucho menos proporcionar pacientes con niveles básicos de atención. Todos hablaron anónimamente con CNN por temor a perder sus empleos.

“La gente estaba aterrorizada y asustada”, dijo un médico sobre algunos de los peores días. “Las personas realmente enfermas venían al hospital, muriendo. Atendías a uno, hacías lo que podías hacer, luego esa persona muere, y pasas al siguiente, y esa persona muere, y así sucesivamente”.

“En un momento había docenas de cuerpos entre las habitaciones del hospital y la morgue que debían ser trasladados”, dijo el médico. “No quedaban bolsas para cadáveres”.

La tasa de mortalidad superó con creces la capacidad de las morgues de la ciudad y las funerarias. Un segundo médico le dijo a CNN que generalmente veía tres o cuatro cadáveres tirados en el piso cada día en el hospital. “No teníamos otro lugar para ponerlos”, dijo.

Fuente: CNN

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here