Interpol cuestiona los controles de seguridad del avión de Malaysia Airlines desaparecido

0
70

(Aeronoticias).- Los pasaportes robados con los que embarcaron dos pasajeros estaban en su base de datos, pero la aerolínea no los contrastó.

En medio del misterio que rodea al vuelo de las aerolíneas de Malasia MH 370, desaparecido desde la madrugada del sábado, cobra fuerza la hipótesis de que sufriera un atentado terrorista durante su trayecto entre Kuala Lumpur y Pekín con 239 personas a bordo. Sin descartar otras posibilidades, como que el avión se desintegrara en el aire por un repentino fallo mecánico, así lo sospechan las autoridades malasias tras descubrir que a bordo viajaban dos pasajeros con pasaportes robados. [Fotogalería: la espectacular búsqueda del avión desaparecido]

En principio, el ministro de Transportes de Malasia, Hishammuddin Hussein, señaló este domingo que cuatro sospechosos estaban siendo investigados con la ayuda del FBI. «Tengo los cuatro nombres conmigo y se los hemos dado a nuestros servicios de inteligencia, que han pedido asistencia a las agencias internacionales», explicó Hussein en una rueda de prensa, según informa la agencia Reuters. Pero, añadiendo más confusión a la historia, rectificó luego sus declaraciones ante la BBC matizando que eran solo dos sospechosos. «Tenemos las grabaciones con cámaras de seguridad de esos pasajeros desde la facturación hasta la puerta de embarque», explicó, por su parte, a Bloomberg el director de Aviación Civil, Azharuddin Abdul Rahman.

Para empezar, uno de los pasajeros volaba con el pasaporte del italiano Luigi Maraldi, de 37 años. Su familia debió pensar lo peor cuando vio su nombre en la lista de pasajeros del avión malasio desaparecido. Pero Luigi Maraldi, de 37 años, no iba en dicho vuelo; estaba de vacaciones en Phuket, uno de los principales destinos turísticos de Tailandia. Según explicó ayer tras ser requerido por la Policía, perdió su pasaporte en julio al dejarlo en depósito para alquilar una moto en la popular zona de Patong Beach. Como la dependienta de la tienda se lo había entregado a otro hombre, denunció su pérdida a la Policía y, con un documento temporal, regresó a Italia. Desde el 1 de marzo, Maraldi estaba de nuevo en Phuket.

Por su parte, el austriaco Christian Kozel, de 30 años, también denunció la sustracción de su pasaporte durante unas vacaciones en Tailandia hace dos años. Aunque la suplantación de identidades mediante pasaportes robados también puede ser utilizada por redes de narcotráfico o de inmigración ilegal, los expertos en terrorismo consideran extraño que dos personas con documentos falsos coincidan en un mismo vuelo si no están compinchadas.

Un fallo en la seguridad

A tenor de la BBC, ambos impostores compraron juntos sus billetes, que tenían como destinos finales Francfort y Copenhague tras hacer escalas en Pekín y Ámsterdam. Una extraña coincidencia que ha hecho saltar todas las alarmas. Tras confirmar que ambos pasaportes figuraban en su base de datos de documentos robados, Interpol aclaró que no fueron contrastados por las aerolíneas de Malasia durante la facturación de los pasajeros. «Aún es pronto para especular sobre la posible relación entre los pasaportes robados y el avión desaparecido, pero está claro que es muy preocupante que un pasajero pueda abordar un vuelo internacional utilizando un pasaporte robado incluido en las bases de datos de Interpol», criticó el secretario general del organismo, Ronald K. Noble, en un comunicado oficial. Recomendando un refuerzo de la seguridad aérea, Interpol alertó de que «el año pasado, los pasajeros pudieron embarcar en aviones más de mil millones de veces sin que sus pasaportes fueran corroborados en esta base de datos», ya que «pocos países miembros utilizan este sistema de búsqueda».

Malaysia Airlines declina su responsabilidad por haber permitido el embarque de dos pasajeros con sendos pasaportes robados, uno de Italia y otro de Austria. «Sólo necesitamos estar seguros de que, si vemos un pasaporte, no parezca que haya sido falsificado y tenga un visado en regla. Comprobamos que tenga ese visado y, si lo tiene y todo lo demás es legal, dejamos que el pasajero suba al avión», se justificó el vicepresidente de la compañía en Pekín, Hugh Dunleavy, quien aseguró que «para conseguir un visado chino, hay que enviar el pasaporte a las autoridades, que son las que lo validan». Sin embargo, desde el año pasado no hace falta visado para un tránsito de 72 horas en China con un pasaporte de la Unión Europea. Según la agencia Reuters, los dos impostores con los pasaportes falsos compraron juntos los billetes en Pattaya, meca del turismo sexual en Tailandia.

Aunque las autoridades insisten en que todavía es pronto para hacer tales conjeturas, una bomba explicaría la repentina desaparición del avión en los radares cuando volaba a 10.000 metros de altitud, pero habría dejado restos en decenas de kilómetros a la redonda. Lo más lógico es, por tanto, que el avión se precipitara al mar y se hundiera. Pero, en ese caso, el piloto habría tenido tiempo de comunicarse con la torre de control, a menos que hubiera fallado la radio o que la hubiera apagado, por voluntad propia o forzado por alguien.

¿Conexión con el terrorismo islámico?

Casualidad o no, 153 de los 227 pasajeros eran de China, donde una decena de hombres armados con cuchillos y machetes, presuntos terroristas islámicos de la región de Xinjiang, mataron hace dos fines de semana a 29 personas en una estación de trenes. Un salvaje atentado que conmocionó a todo el mundo y, especialmente, a países musulmanes como Malasia. Según el Wall Street Journal, un grupo hasta ahora desconocido aseguró que la desaparición del aparato era un acto político contra los gobiernos de China y Malasia relacionado con dicho ataque en la estación de Kunming, pero no se atribuyó su responsabilidad.

De forma también sorprendente, el avión pudo haberse girado en pleno vuelo sin avisar a la torre de control, como es preceptivo. Tal y como indican los radares militares y civiles, «hay una posibilidad de que el aparato se volviera», manifestó el jefe de las Reales Fuerzas Aéreas de Malasia, el general Rodzali Duad.

Por ese motivo, las autoridades han ampliado la búsqueda desde el último lugar donde el avión estableció contacto, en aguas al sur de Vietnam, al extremo opuesto de la Península Malaya, en el Estrecho de Malaca. A última hora del domingo, aviones del Servicio de Guardacostas vietnamita divisaron restos que podrían pertenecer al avión desaparecido a unos 80 kilómetros de la isla de Tho Chu, donde el Golfo de Tailandia confluye con el Mar de China Meridional. Esa es la zona que 22 aviones y 40 barcos han estado peinando durante los dos últimos días porque allí fue donde se cortó la comunicación con el avión perdido de Malaysia Airlines. En una nota oficial, el Ministerio de Información difundió una fotografía de fragmentos de lo que podría ser una puerta interior y del ala, pero no pudo recogerlos ni verificar si pertenecían al avión porque estaba anocheciendo. Habrá que esperar a este lunes para continuar el rastreo y confirmar si son restos del misterioso vuelo MH 370.

 

Fuente: www.abc.es

Foto: www.abc.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here