¿Qué opina la Iglesia Católica acerca de la Teología de la Liberación actualmente?

0
24

(Aeronoticias).- En primer lugar, arguyo que la Teología de la Liberación es una forma de interpretar las Sagradas Escrituras a través del sentir de los más pobres y los más necesitados de nuestro mundo actual.

Se podría considerar que dicha Teología tiene raíces verdaderamente humanísticas, puesto que permanece en el intento de luchar por la igualdad de clases sociales en las comunidades cristianas (católicas). Cabe resaltar que resulta realmente difícil definir esta Teología debido a sus grandes complejos y variados puntos de vista tanto a nivel de inferencia como deductivo.

Sin embargo, ello no escapa de las manos del Magisterio de la Iglesia, a fin de ordenar los innumerables tipos de pensamientos que en muchos de los casos a pesar de haber tenido una buena iniciativa en su mera expresión, al final no logra ser la vía correcta para alcanzar la plenitud en la forma de vida y la moral cristiana. Además de atentar de manera directa e indirecta contra la Sagrada Tradición Apostólica en su más pasiva expresión de «igualdad», que buscan por medio del Evangelio.

Se entiende por la Teología de la Liberación (de acuerdo a la perspectivas del teólogo peruano, Gustavo Gutierrez) como una mezcla de marxismo, teología y otras ideologías políticas con el cristianismo.

En ese sentido me atribuyo a reflexionar las palabras del vaticanista Sandro Magister en donde expresaba que “el peligro que la Iglesia se reduzca a una ONG es una señal de alarma que el papa Francisco lanza repetidamente”.

Asimismo, la voz de otro teólogo muy importante, Clodovis Boff, advirtió en 2008 que “el error ‘fatal’” de esta corriente “es colocar al pobre como ‘primer principio operativo de la teología’, sustituyendo a Dios y a Jesucristo”.

Pues bien, habría que recordar también, la importante labor que ejecutó nuestro beato Juan Pablo II al mostrar luego de interesantes estudios a dicha teología la posición del Magisterio de la Iglesia a través de documentos que fueron posteriormente publicados.

– Libertatis Nuntius  Instrucciones sobre Algunos Aspectos de la Teología de Liberación -1984

El primer documento da a conocer la permanencia de la Santa Sede a la Teología de la Liberación según lo expuesto por Gutiérrez y otros de la misma línea, especialmente en lo referente a la aceptación del análisis de los elementos de clase Marxista.

-Libertatis Conscientia  Instrucción sobre Libertad Cristiana y Liberación -1986.

El segundo documento reconoce la importancia que guarda el valor de la solidaridad con los más necesitados bajo las bases de una ortodoxia social que enfatiza nuestra mera fe judeo-cristiana.

En ese sentido y bajo dichas premisas creo que nos interesaría la real posición de nuestro actual y querido Papa Francisco.

Hace algún tiempo atrás se oyó las palabras del Santo Padre refiriéndose así: ‘Sueño con una Iglesia pobre y para los pobres’.

Al parecer, muchos asumieron esto como la total investidura de la teología de la liberación”, debo decir que aquella percepción estuvo algo alejado de la realidad.

Pues Francisco ha mostrado su total desacuerdo en presentar a la Iglesia como una Institución obligada a velar por los problemas económicos del mundo, él mismo refirió a dejar de pensar en convertir a la Iglesia en alguna ONG o algo por el estilo. Hay muchas formas de ayudar y combatir la maldad o la indiferencia pero paso a paso y sobre todo con la fe puesta en nuestro Salvador.

Mis queridos amigos, debemos cuidar de no caer en la Ortopraxis (teología secular) pues ello solo nos daña y desmiembra. Pensar antes de actuar y actuar pensando en los demás sin deformar lo que realmente se ha venido enseñando mediante el Evangelio.

Hay muchísimas cosas que se muestran bastante hermosas, interesantes, apasionantes y sobretodo equitativas pero que tras un profundo análisis solo muestra otros aspectos que se alejan de un Cristo de amor y tolerancia y nos muestran de una u otra forma a un Cristo «revolucionario» (ideologías).

Finalmente, me tomo la «libertad» de hacer una justa crítica a la Teología de la Liberación, pues defino que  la Teología plenamente sustentada no es sólo ética sino también dogmatismo, un dogmatismo que esté acorde con lo que definieron los Padres de la Iglesia tanto de Oriente como de Occidente para salvaguardar la Tradición Apostólica hasta el Fin del Mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here