Japan Airlines recortará rutas y empleos para salir de su actual crisis

0
21
(Aeronoticias).- La compañía aérea japonesa Japan Airlines (JAL) presentó un plan de reestructuración ante el tribunal que supervisa su quiebra que incluye recortes de 45 rutas y de una tercera parte de su actual plantilla para minorizar los números rojos en marzo de 2011. El Tribunal de Tokio encargado de supervisar su bancarrota, que Japan Airlines solicitó el pasado 19 de enero, deberá aceptar el plan, algo que se espera que ocurra en noviembre.
 
El objetivo es que los acreedores perdonen a la que era la mayor aerolínea de Asia 521.500 millones de yenes  en deudas, una cuarta parte de todas sus obligaciones de 2,32 billones de yenes. La agencia estatal encargada de reflotar empresas en riesgo y responsable de gestionar el proceso de bancarrota de Japan Airlines, conocida como ETIC, invertirá 350.000 millones de yenes en la compañía.
 
 

 

 
 
Estas medidas, junto con el recorte de 16,000 empleos, un tercio de su plantilla, la eliminación de 45 rutas deficitarias domésticas e internacionales y la jubilación de un centenar de aeronaves deberían llevar a Japan Airlines a recuperarse de las pérdidas desde finales de marzo de 2011, cuando termina el actual año fiscal. Además, Japan Airlines creará una aerolínea de bajo coste, un tipo de negocio cada vez más extendido en el mundo pero con escasa presencia en Japón, aunque aún no ha especificado cómo se ejecutará ese plan.
 
Asimismo, se espera que Japan Airlines pueda volver a cotizar en la Bolsa de Tokio, que abandonó en febrero, a partir de final de 2012, cuando sus nuevos gestores confían en que la empresa sea viable y cerca de finalizar su periodo de rehabilitación a tres años. El presidente de la nueva JAL, Kazuo Inamori, dijo hoy que piensa dejar su puesto en febrero de 2012 antes de que finalice el período de tres años del proceso de rehabilitación.
 
El 19 de enero de este año la primera aerolínea de Japón (privatizada en 1987) protagonizó la mayor bancarrota no financiera de Japón, abandonó la Bolsa de Tokio en febrero y pasó a control de una agencia paraestatal. La aerolínea sucumbió a sus inmensas deudas debido a que el Gobierno y los acreedores se negaron a continuar financiándola, después de que hubiese estado operando con un modelo de negocio privado rutas deficitarias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here