La conquista del aire: diez hitos que marcaron la historia de la aviación

El anhelo humano de llegar a volar está presente en la historia de la humanidad desde hace siglos. Desde la leyenda de Ícaro y Dédalo hasta los intentos con globos aerostáticos, los experimentos con planeadores, las hazañas de los famosos hermanos Wright, pioneros de la aviación. A partir de entonces, las mejoras y los logros se han ido sucediendo hasta ayudar a desarrollar la aviación hasta tal y como la conocemos en la actualidad

0
336

(Aeronoticias): Otto Lilienthal se convirtió en la primera persona de la historia en realizar vuelos bien planeados, repetidos y exitosos con planeadores. Dijo que «Inventar un aeroplano no es nada, construir uno ya es algo, y volar, … ¡lo es todo!». ​Periódicos y revistas publicaron fotografías de sus vuelos internacionalmente e influyeron favorablemente en la opinión pública y científica sobre la posibilidad de que una máquina voladora pudiera ser una realidad plausible, después de un tiempo de fantasía ociosa y poco desarrollo científico.

Otto Lilienthal: se convirtió en la primera persona de la historia en realizar vuelos bien planeados, repetidos y exitosos con planeadores

Entre los primos intentos del hombre para volar se utilizaron los globos, sin embargo estos tenían un gran inconveniente: no podían ser controlados y el viento los llevaba donde quería. La solución llegó en 1852 cuando el ingeniero francés Henri Giffard inventó el dirigible, una máquina más ligera que el aire y que a diferencia de los globos sí podía ser controlada a través de timones y motores. El primer vuelo controlado de un dirigible se llevó acabo el 24 de septiembre de ese mismo año.
Años más tarde y a medida que la aviación iba avanzando, durante el siglo XX los dirigibles fueron capaces de de transportar mucha más carga y pasajeros que los aviones. Muchos de estos avances fueron gracias al militar alemán Ferdinand von Zeppelin y su dirigible Zeppelin, el LZ1, el 2 de julio de 1900.

Vuelo del primer dirigible Zeppelin, el LZ1, el 2 de julio de 1900

Los hermanos Wright: el primer avión en volar con éxito.
​A las 10:30 aproximadamente de un frío 17 de diciembre de 1903, Orville Wright voló el Flyer durante 12 segundos sobre 120 pies del suelo. Este vuelo a las afueras de Kitty Hawk en Carolina del Norte se convirtió en el primer vuelo de un avión tripulado, controlado y más pesado que el aire que completó con éxito despegar y mantenerse en el aire por sus propios medios. Los protagonistas fueron Wilbur y Orville Wright que observando a los pájaros se preguntaban por qué el hombre no iba a poder hacer lo mismo. Tras recopilar información, realizar diferentes diseños, estudios y experimentos llegaron a construir el Flyer, una máquina voladora a motor.

Los hermanos Wright: el primer avión en volar con éxito

John William Alcock y Arthur Whitten Brown realizaron la primera travesía atlántica sin escalas.
​En abril de 1913, el periódico Daily Mail de Londres ofrecía un premio de 10.000 libras al «aviador que cruce en primer luga el Atlántico en un aeroplano volando desde algún punto de Estados Unidos, Canadá o Terranova hasta algún punto de Gran Bretaña o Irlanda en un máximo de 72 horas consecutivas». Sin embargo, esta hazaña tuvo que esperar hasta que la Gran Guerra finalizase.
​Los británicos Alcock y Brown partieron desde Nueva Escocia (Canadá) hasta Clifden (Irlanda) en un vuelo que recorrió 3.138 km, y duró aproximadamente 12 horas. Al aterrizar fueron recibidos como héroes.

Avión Vickers en el que John William Alcock y Arthur Whitten Brown realizaron la primera travesía atlántica sin escalas

Autogiro, aeronave inventada por el español Juan de la Cierva.
​en los años 20 el ingeniero español Juan de la Cierva y Codorníu comenzó a desarrollar una aeronave de ala rotativa que puede ser considerada un híbrido entre un avión y un helicóptero, y que recibió el nombre de autogiro.​ De la Cierva realizó su primer vuelo en un autogiro en 1923, recorriendo 200 metros, y un año después en otra prueba logró alcanzar los 100 km/h. El español siguió evolucionando su aparato en Inglaterra y Estados Unidos con apoyo de inversores particulares, y llegó a tener gran éxito con sus modelos en los primeros años 30. Por la relevancia de su invento la Federación Aeronáutica Internacional, le concedió la Gran Medalla de Oro, en 1932. Su trabajo estuvo centrado exclusivamente en adaptar su invento, a las demandas de sus clientes, diseñando nuevos autogiros.

Autogiro, aeronave inventada por el español Juan de la Cierva

Plus Ultra: el hidroavión que realizó el primer vuelo entre España y Argentina.
​Finalizada la Gran Guerra, una de las características de la aviación española fue la continua lucha internacional por la conquista de récords y la realización de grandes vuelos. Sin duda, una de las hazañas más gloriosas que consiguió la aviación militar española fue la del Plus Ultra. La tripulación estaba formada por el comandante Ramón Franco, hermano de Francisco Franco; Julio Ruiz de Alda, capitán de artillería; el teniente Juan Manuel Durán y el cabo mecánico Pablo Rada. El 10 de febrero de 1926 amerizaba en aguas del Río de la Plata, en el puerto de Buenos Aires tras realizar la proeza de unir en un vuelo trasatlántico la ciudad de Palos de la Frontera (Huelva) con la capital argentina.

Plus Ultra: el hidroavión que realizó el primer vuelo entre España y Argentina

Amelia Earhart en un Stearman-Hammond Y-1.
​El 20 de mayo de 1932, a las 19:12 hora local, un Lockheed Vega despegaba del aeropuerto de Habour Grace, Terranova, con destino Londonderry, Irlanda. 13 horas después, el único miembro de su tripulación, Amelia Earhart, había inscrito su nombre en los libros de historia. Era la primera mujer que atravesaba el Atlántico en solitario. Amelia Earhart ya había batido numerosos récords y se había coronado como la primera mujer en realizar tales hazañas. Sin embargo, en 1937 emprendería su última travesía que acabaría en tragedia. El ambicioso objetivo era dar la vuelta al mundo en avión. Cuando ella y su copiloto habían recorrido 35.000 km, partieron de Nueva Guinea el 2 de julio de 1937. Durante este último trayecto se perdió la conexión y ambos fueron dados por perdidos en el mar. Su paradero nunca ha sido encontrado.

Amelia Earhart en un Stearman-Hammond Y-1

Momento de la explosión del LZ 129 Hindenburg.
​«¡Explota en llamas! Explota en llamas y está cayendo, se está chocando…», expresaba con voz temblorosa Herbert Morrison, el periodista radiofónico desde el lugar de la catástrofe. «¡Oh, la humanidad!», se lamentaba conmocionado Morrison. El dirigible más grande del mundo ardía dejando a sus pasajeros atrapados por las llamas. «Escúchenme, voy a tener que parar durante un minuto porque esto fue lo… Lo peor que he visto nunca». El 6 de mayo de 1937 el orgullo de la ingeniería alemana, el zepelín Hindenburg perecía entre llamas. Fueron escasos 32 segundos en los que el famoso dirigible alemán quedaba destruido por el fuego, cobrándose la vida de 35 personas (13 pasajeros y 22 tripulantes). Las distintas imágenes del accidente se dieron a conocer por todo el mundo haciendo mella en el público que terminó por desconfiar su seguridad lo que supuso el fin de los dirigibles como medio de transporte.

Momento de la explosión del LZ 129 Hindenburg

Charles Yeager, primer hombre en sobrepasar la velocidad del sonido junto al Bell X-1 Glamorous Glennis.
Al acabar la Segunda Guerra Mundial, la tecnología necesaria para la realización de vuelos supersónicos controlados todavía no estaba disponible. Tendrían que pasar dos años para que algunos ingenieros estadounidenses comenzasen a trabajar en pequeños prototipos de aviones no controlados. La mayor preocupación de los especialistas en aviación era que estos aviones resistiesen las ondas de choque que se crean a altas velocidades. Los buenos resultados obtenidos en estas pruebas llevarían a la producción de una serie de aviones que denominaron Aviones X (X-planes en inglés). El estadounidense Charles Yeager se convirtió en la primera persona en sobrepasar la velocidad del sonido, el 4 de octubre de 1947, pilotando un Bell X-1 bautizado como Glamorous Glennis por su esposa.

Charles Yeager, primer hombre en sobrepasar la velocidad del sonido junto al Bell X-1 Glamorous Glennis

El histórico vuelo de SpaceShipOne, el primer avión cohete financiado con fondos privados que va más allá de la atmósfera terrestre, en el aeropuerto de Mojave. Mojave el 21 de junio de 2004.
​La compañía espacial de capital privado Scaled Composites anunciaba su intención de lanzar el 21 de junio en California lo que se convertirá en la primera misión tripulada de carácter no gubernamental. El piloto se convirtió así en el primer astronauta a bordo de un vehículo no patrocinado con fondos públicos que alcanza los confines de la atmósfera. Lanzada desde una nave nodriza llamada White Knight, SpaceShipOne voló más allá de la atmósfera hacia el umbral del espacio para luego planear de regreso a la Tierra. A SpaceShipOne se le otorgó el premio Ansari X de 10 millones de dólares por ser la primera organización no gubernamental en lanzar una nave espacial tripulada reutilizable.

VUELO HISTORICO DE AVION SPACESHIPONE , EL PRIMER COHETE PRIVADO QUE ATRAVIESA LA ATMOSFERA
Lionel Hahn / Abaca / ©KORPA
21/06/2004
MOJAVE *** Local Caption *** The historic flight of SpaceShipOne, the first privately funded rocket plane beyond Earth's atmosphere at the Mojave Airport. Mojave, June 21, 2004. (Pictured: ). Photo by Lionel Hahn / Abaca.

Fuente: Eldebate.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here