La mujer que perdió un perro y encontró 200 perezosos

0
40

(Aeronoticias).- Monique Pool se enamoró por primera vez de los perezosos cuando adoptó a un ejemplar huérfano de un centro de rescate. Desde entonces, muchos perezosos han pasado por su casa en su camino de regreso a la selva. Pero incluso para ella, con toda su experiencia, fue difícil rescatar a 200 de estos animales a la vez.

Todo empezó en el 2005, cuando Pool perdió a su perro, un mestizo llamado Sciolo, y llamó a la Sociedad Protectora de Animales de Surinam para ver si ellos lo habían encontrado. No lo habían hallado, pero le hablaron de Loesje (o Lucía), un perozoso de tres dedos bebé que no sabían cómo cuidar.

Pool se ofreció a llevársela y enseguida quedó prendada. «Son animales muy especiales», dice. «Siempre tienen una sonrisa en el rostro y parecen tan tranquilos y pacíficos».

Los perezosos son criaturas amables, pero mantenerlos no es fácil. Su dieta presenta grandes problemas, y el zoológico local se había desentendido de esta tarea.

Pool buscó el consejo de Judy Arroyo, del famoso santuario de perezosos en Costa Rica, quien le dijo que debía dar a Lucía leche de cabra; la leche de vaca sería letal. Pero la leche de cabra no se consigue fácilmente en Surinam y tenían que enviársela desde Estados Unidos. Las hojas que comen estos animales también son difíciles de encontrar y además deben estar frescas.

Lucía tenía otra sorpresa guardada: no era ella, sino él. Los machos perezosos de tres dedos presentan una mancha característica en el lomo al cumplir un año. «Pero seguimos llamándolo Lucía porque se había acostumbrado a ese nombre», dice Pool. Él fue su primer perezoso, pero murió a los dos años. «No supe qué había ido mal», dice.

Con información de El Comercio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here