Las Claves del Cuerpo

0
67

(Aeronoticias).- A veces el diagnóstico médico cae en una penumbra de incertidumbre más aún cuando el recurso tecnológico de los estudios de última generación (RNM, TAC  etc.) no signan la conducta diagnóstica.

La paciente de 35 años. Empleada doméstica, madre de cuatro hijos con tres partos por cesáreas. En la última cesárea hace un año y medio  nacen mellizos y le realizan corte y cauterización tubária.

Llega quejumbrosa, con pasos cautelosos por la sensación vertiginosa con náuseas sin llegar al vómito, que la agobia desde hace varias semanas y que en los últimos días se le asocia fuerte dolor dorsal medio que se irradia a región cérvico-occipital.

Relata que realizó varias consultas con distintos profesionales quienes agotaron los recursos de estudios complementarios que arrojaron resultados negativos.

En la anamnesis (interrogatorio), relata que todo se desencadenó cuando fuera de su casa haciendo compras rutinarias siente que se le aflojan miembros inferiores y superiores con sensación inminente de desfallecimiento con transpiración abundante. Desde entonces la agobia la sensación vertiginosa, permanente en la última semana y que se agudiza al cambio de decúbito hacia la derecha cuando asiste a sus bebés en la cuna al lado de su cama.

El cuerpo registra

  1. Región pélvica: Atesora y expresa a la vez todo lo que el ser humano canaliza a través de sus experiencias de vida hacia su interioridad inconsciente.
    • Corresponde a la región glútea superior cuyo tejido conjuntivo y muscular correspondiente a la metámera del intestino.
    • Corresponde a la región media del glúteo en estrecho vínculo con la raíz S2 y representa a la metámera urogenital.
  2. Corresponde a los aductores, sobretodo al pectíneo.
  3. Marca la pared posterior de la axila formada principalmente por dorsal ancho, redondo mayor y menor. Estos músculos son los responsables de desencadenar la sintomatología vertiginosa y nauseosa.
  4. Es la región correspondiente a los bordes del músculo trapecio en donde se hace la impronta psíquica de todo lo proveniente de la zona pélvica.

Es así como el cuerpo registra y atesora como un verdadero archivo dinámico todo lo vivencial desde nuestra etapa embrionaria.

Es allí en el desarrollo embrionario donde se van gestando las estratégicas zonas corporales. La pelvis, con sus órganos urogenitales y el intestino son los que van atesorando todas nuestras experiencias de vida.

En la segunda semana de gestación el embrión ya dispone de un grupo de células totipotenciales que darán origen al intestino. Pero no sólo esto es de destacar, sino que a la tercera semana un grupo de células del ectodermo (región de la zona dorsal del embrión) con estirpe de neuronas comienzan a migrar hacia las regiones que formarán el intestino. Resumiendo el intestino posee neuronas que superan en cantidad a la médula espinal y es por ello que se lo puede considerar nuestro cerebro inconsciente que como expresé anteriormente es el que va gestando nuestra interioridad.

Somos lo que en nuestro interior está arraigado

En el relato sobre ésta paciente la conspicua sintomatología que escapa a un diagnóstico definitivo es debido a la oculta trama que se produjo ante la injuria de su aparato genital con el corte de las tropas de Falopio imprescindibles para mantener la capacidad divina de la procreación.

La problemática pues escapa al abordaje exclusivamente somático (aunque es el cuerpo el que sufre y grita).

Se necesita de una terapia que pueda revertir el sufrimiento etérico que acontece en la paciente.

Pude llegar a implementar un tratamiento, una técnica terapéutica que actuando a través del cuerpo físico accede al cuerpo sutil energético tratando de revertir la sintomatología. Pero en este caso la sombra de lo provocado perseguirá a la paciente. Quedará por parte de ella aferrarse a los conceptos profundos de la fe para que la sombra no se cierne sobre ella.

Dr. Jorge Leguizamon – Teléfono: 0054- 3571 471139

Las Claves del Cuerpo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here