Lima: Fieles cristianos celebraron el Corpus Christi presidida por el Cardenal Cipriani

0
50

(Aeronoticias).- Hoy se celebra el Día de Corpus Christi, conocido también como la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Anteriormente era llamada Corpus Domini (“Cuerpo del Señor”) y es celebrada por la Iglesia católica que la conmemora con una Eucaristía.

Su principal finalidad cristiana es la adoración a la presencia de Jesús. Corpus Christi es la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo, de la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía.

Este día se recuerda la institución de la Eucaristía que se llevó a cabo el  Jueves Santo durante la Última Cena, al convertir Jesús el pan y el vino en su Cuerpo y en su Sangre.

Bajo el lema “Jesús te ofrece algo más grande que la Copa del Mundo”, frase deportiva del Papa Francisco, el Cardenal Juan Luis Cipriani presidió la solemne Misa y procesión del Corpus Christi hoy domingo 22 de junio en la Plaza Mayor de Lima. En un ambiente de fervor eucarístico, el Arzobispo de Lima realizó una profunda reflexión sobre la unidad de la Iglesia en el país.

Corpus Christi Lima 2014

“Es un escándalo que quien recibe la Eucaristía no esté unido a Cristo, no esté unido al obispo cabeza visible de la arquidiócesis; al Santo Padre, Vicario de Cristo. La unidad no es un conjunto de ideas comunes, la unidad viene del Cuerpo de Cristo que nos une en un mismo sentimiento, en una misma doctrina”, refirió.

“Cristo representa una misma enseñanza en la fe, un solo bautismo, no dejemos que este relativismo que tantas veces vemos en calles y plazas nos engañe, Cristo nos ha dejado una sola fe contenida en el credo, unos sacramentos, una cabeza visible, el Papa; un obispo en cada diócesis, sin esto no hay iglesia católica”, continuó.

Por eso resaltó que el Corpus Christi “es la fiesta de la unidad en Cristo Eucaristía”.

“La Eucaristía es un sacramento para ir avanzando en la vida. Piensa que ese recibir a Cristo durante tantos años es un desafío para decir: ¿si tantos años lo recibo cómo no soy cada día mejor?, piensa cuántas veces el señor calma ese temor, esa duda, esos ataques del demonio que te quieren envenenar. El Cuerpo de Cristo va siendo el alimento que me acompaña en ese caminar, es un sacramento para la misión, para ir adelante con Cristo y con la Iglesia”, refirió.

Lima, ciudad eucarística

En otro momento, el Cardenal Juan Luis recordó que en estos 15 años en que ha venido trabajando pastoralmente en la arquidiócesis de Lima ha impulsado en las parroquias un mayor fervor a la devoción eucarística.

“Siempre me ha gustado que Lima fuese, como lo es ahora, una ciudad eucarística y le doy muchas gracias a Dios y también a los sacerdotes y religiosos porque en estos 15 años se han multiplicado esas capillas del Santísimo. Ahora en muchos rincones de la ciudad tenemos a Jesús esperándonos para poder ir a visitarlo. Cristo está presente en todos los barrios, hagamos un propósito de visitarlo más frecuente en las capillas del Santísimo”, señaló.

Respeto por la Eucaristía

El Arzobispo de Lima también recordó que todos los católicos deben recibir el Cuerpo de Cristo sin haber cometido pecado mortal.

“Necesitamos tener el alma limpia de pecado para recibirlo, no es verdad que cualquiera puede comulgar de cualquier manera; hay que tener el alma limpia, para eso está la Confesión, ella será nuestra Madre que nos lleva a la cruz, a proteger la familia y a los niños”, mencionó.

Cuidar el tesoro de la fe

Finalmente, el Cardenal Juan Luis animó a todos los jóvenes a cuidar las enseñanzas de la fe a ejemplo de los santos, frente a un relativismo que cada día se quiere imponer.

“Esta generación tiene el gravísimo deber de mantener el tesoro que recibió: la fe de nuestros padres y abuelos y transmitirla a sus hijos y nietos. ¿Quiénes han cumplido ese deber a cabalidad?, ¿los líderes?, no, ¿los empresarios?, no, ¿los periodistas?, no; ¿los sacerdotes?, tampoco. Solamente los santos. Dios ha iluminado la historia con la presencia de esos hombres y mujeres que entregaron su vida con pasión y su santidad fue esa luz que fue señalando el camino en medio del desierto”, mencionó.

En la solemne procesión del Corpus Christi se pidió de manera especial para que en el Perú se defienda y promueva la familia fundada en el matrimonio de un hombre y una mujer. También por la defensa de la vida desde el primer instante de la concepción hasta la muerte natural.

Este año se contó nuevamente con la tradicional carroza de la parroquia San Pedro, de los padres jesuitas donde se expuso el Santísimo Sacramento (Corpus Christi) y que brinda la oportunidad a los fieles de observar y adorar al Santísimo por todo su recorrido alrededor de la Plaza Mayor.

En la Misa y procesión participaron alrededor de cinco mil fieles de parroquias, delegaciones de colegios nacionales y particulares, universidades, hermandades y cofradías de Lima. Este año, además, contó con una numerosa delegación de jóvenes que participan de la pastoral juvenil de las diversas parroquias y movimientos arquidiocesanos.

Con información de El día y Con nuestro Perú.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here