Lo que sabemos y lo que no del laboratorio de Wuhan, centro del cruce de acusaciones entre Estados Unidos y China

0
117

(Aeronoticias).- Las preguntas que rodean los orígenes del nuevo coronavirus han provocado una guerra de palabras entre Washington y Beijing, y amenaza con empeorar las ya tensas relaciones.

En los últimos días, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el secretario de Estado, Mike Pompeo, han reforzado la afirmación de que el virus se originó en un laboratorio en la ciudad china central de Wuhan, donde el brote se detectó por primera vez, en diciembre pasado. La afirmación ha provocado, como era de esperar, una feroz refutación del Gobierno chino, que, el miércoles, describió la acusación como una “muestra” destinada a reforzar las posibilidades de reelección de Trump. Pero la inteligencia compartida entre la red Five Eyes, una alianza entre Estados Unidos y cuatro aliados anglófonos, Reino Unido, Australia, Nueva Zelandia y Canadá, también parece contradecir la afirmación de la administración Trump.

Esto es lo que sabemos, y lo que no sabemos, sobre las afirmaciones y el laboratorio en el centro de la controversia.

¿Cómo respondió China?

El miércoles, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China calificó las acusaciones como una estrategia política para “difamar a China” por parte de los republicanos antes de las elecciones presidenciales de 2020 en Estados Unidos. “Las estrategias republicanas recientemente expuestas muestran que se les alienta a atacar a China con el pretexto del virus”, dijo el portavoz de la Cancillería, Hua Chunying, y agregó que China estaba “harta de tales trucos”.

“Instamos a Estados Unidos a que deje de difundir desinformación o engañar a la comunidad internacional. Debería lidiar con sus propios problemas y lidiar con la pandemia en casa”, dijo. Hua también destacó el hecho de que Pompeo no proporcionó ninguna evidencia concreta para justificar la acusación.

“El señor Pompeo no puede presentar ninguna evidencia porque no tiene ninguna, este asunto debe ser manejado por científicos y no políticos por sus necesidades políticas internas”, dijo.

Los medios controlados por el Gobierno de China también han rechazado los reclamos, acusando a Estados Unidos de culpar a los demás y lanzando un aluvión de ataques personales contra Pompeo. La cadena estatal CCTV lo llamó “malvado” y “loco”, mientras que la agencia estatal de noticias Xinhua lo llamó “mentiroso”. El diario The Global Times, un tabloide nacionalista respaldado por el gobernante Partido Comunista, dijo que el principal diplomático estadounidense “ha perdido su brújula moral”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here