Los diez hallazgos científicos del año

0
13

La revista Science presentó su top ten con los descubrimientos más importantes de 2009. Encabezan el ránking los fósiles del Ardipithecus ramidus, una especie homínida que vivió hace 4,4 millones de años. Este monumental hallazgo le quita el puesto a Lucy, previamente el esqueleto parcial más antiguo de un homínido del que se tuviera registro, por más de un millón de años, y acerca a los científicos aún más al ultimo antepasado común compartido por humanos y chimpancés, según el diario español ABC.es.

Además de este nuevo ancestro, Science también destacó, entre otras investigaciones, los experimentos por los que un fármaco logró prolongar por primera vez la vida de ratones; la terapia génica que consiguió frenar una enfermedad letal en tres niños españoles; el hallazgo de agua en la Luna y la reparación del fantástico telescopio Hubble. La investigación sobre el Ardipithecus «cambia nuestra manera de pensar sobre la evolución humana temprana, y representa la culminación de 15 años de meticulosa investigación y gran colaboración por parte de 47 científicos de nueve naciones, expertos en diversas materias», explicó el Dr. Bruce Alberts, editor en jefe de Science, en el editorial de la revista.

Los diez hallazgos científicos del año

 

En efecto, los primeros fósiles del Ardipithecus fueron hallados en 1994, pero los investigadores, muy cuidadosos, no quisieron precipitarse en revelar su descubrimiento al público. Tras realizar análisis en laboratorios de todo el mundo, en octubre ofrecieron la primera descripción de «Ardi». Tras estudiar el cráneo, dientes, pelvis, manos, pies y otros huesos, los investigadores determinaron que poseía una mezcla de rasgos primitivos compartidos con sus predecesores, los simios de la época del Mioceno.

Sin embargo, varios de sus rasgos no aparecen en los simios africanos de la época moderna. Por consiguiente, una conclusión sorprendente es que es probable que chimpancés y gorilas hayan evolucionado ampliamente desde que compartimos ese último ancestro común, lo que los convierte en pobres modelos para entender nuestra propia evolución. Por otra parte, una misión conjunta en la que intervienen EE.UU., Alemania, Francia, Italia, Japón y Suecia, ayudó a identificar nuevas clases de púlsares, estrellas de neutrón altamente magnetizadas y de rápida rotación, previamente desconocidas lo que arroja una nueva luz sobre sus singulares emisiones de rayos gamma.

Otro hallazgo destacable es la rapamicina, el primer fármaco capaz de prolongar la vida de un mamífero. Científicos norteamericanos probaron este inmunosupresor, de uso común en pacientes que recibieron un trasplante, en ratones con una edad avanzada, 600 días de edad, más o menos el equivalente de una persona de 60 años. Los resultados fueron espectaculares. El tiempo que les quedaba de vida se alargó un 28 por ciento y un 38 por ciento en las hembras. Si los resultados pudieran extrapolarse, la rapamicina regalaría otros 7 años a un hombre occidental sobre su expectativa de vida, y otros diez en el caso de las mujeres.

Otro descubrimiento fue el grafeno, un material formado por láminas de átomos de carbono de alta conducción que ha comenzado a usarse de forma experimental en aparatos electrónicos. En veinte años, los especialistas esperan que sea el corazón de ordenadores, móviles y otros equipos electrónicos.

Los chips de grafeno con los que se está experimentando prometen ser diez veces más rápidos que los de silicio, lo que podría revolucionar el mundo de la informática. Un equipo internacional, con la participación de investigadores españoles del CSIC, creó un producto químico sintético que imita una hormona natural de las plantas, el ácido abscísico (ABA), encargada de presentir tiempos difíciles, adaptarse a condiciones de estrés y aumentar las posibilidades de supervivencia.

Los científicos proponen rociar las plantas con este producto para aumentar su tolerancia a las condiciones medioambientales adversas, como la sequía. Esto podría ayudar a mejorar los cultivos y evitar pérdidas de miles de millones de dólares al año a los agricultores. El Laboratorio del Acelerador Nacional SLAC desarrolló el primer láser de rayos X del mundo, capaz de tomar instantáneas de reacciones químicas en desarrollo, alterar las estructuras electrónicas de los materiales y realizar un gran número de experimentos en múltiples campos científicos.

Calificado de la fuente de luz más complicada jamás creada, este láser es una herramienta sin precedentes para estudiar la estructura atómica de cristales, metales, polímeros y otros materiales con una precisión nunca vista. Sus creadores dicen que, en algunas áreas, será tan importante en el futuro «como hoy lo es el microscopio». Se suma a la lista el «milagro» de una terapia génica, consistente en usar las propias células madre del paciente, modificarlas con el gen corrector y transportarlas con un virus para invadir con eficacia todo el organismo, permitió frenar una enfermedad letal, la adrenoleucodistrofia, en los niños.

En el trabajo participaron médicos franceses y estadounidenses. No se puede hablar aún de cura definitiva, pero la enfermedad se detuvo. En un golpe maestro experimental que posiblemente resulte incomprensible para el resto de los mortales, un grupo de investigadores británicos experimentó con monopolos, imanes con un solo polo presentes exclusivamente en un determinado tipo de cristales de hielo, los llamados hielos de espín.

Según explican, estos monopolos son capaces de alinearse produciendo una corriente magnética similar a la electricidad. Por su parte, la NASA confirmaba en noviembre que en la Luna hay grandes cantidades de agua. Días antes, la sonda LCROSS había impactado en el polo sur de nuestro satélite, en un cráter llamado Cabeus, levantando una nube de materiales para que los científicos pudieran analizarlos en busca de la presencia de agua helada.

Los datos preliminares obtenidos del análisis de esos materiales «indican que la misión descubrió, exitosamente, agua… y este descubrimiento abre un nuevo capítulo en nuestro conocimiento de la Luna». En mayo, astronautas del transbordador Atlantis hicieron un fantástico arreglo en el telescopio espacial Hubble. La reparación consiguió que el histórico instrumento, cuya vida se prolongará otros cinco años más, tuviera una visión más nítida, con la que nos ha ofrecido sus imágenes más espectaculares hasta la fecha.

Science también hizo sus apuestas para el próximo año. Entre los temas científicos candentes en el 2010 incluyen el metabolismo de las células cancerígenas, el Espectómetro Magnético Alfa, la secuenciación del exoma (la parte codificante de proteínas del genoma), las células madre pluripotenciales para curar enfermedades neuro-psiquiátricas, y el futuro del vuelo espacial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here