Mario Vargas Llosa defiende el Museo de la Memoria que se construirá en el tradicional distrito de Miraflores

0
7
El autor peruano Mario Vargas Llosa dijo que la construcción del llamado Museo de la Memoria para recordar los años de violencia política en Perú, contribuirá a reforzar la democracia, y negó que será utilizado como instrumento de ataque a las fuerzas armadas.

Vargas Llosa, quien preside la comisión encargada de ejecutar el proyecto de construcción del museo, recibió el miércoles en una ceremonia pública el terreno cedido por la municipalidad de Miraflores para su edificación.

Mario Vargas Llosa defiende el Museo de la Memoria que se construirá en el tradicional distrito de Miraflores

El museo, que ha enfrentado a algunos sectores de la sociedad, busca recordar las dos cruentas décadas de violencia política (1980-2000) que provocó la muerte de casi 70.000 peruanos en medio de la guerra interna entre las fuerzas armadas y los grupos subversivos, según la Comisión de la Verdad y Reconciliación.

«El museo de la Memoria no será una institución arqueológica destinada solo a preservar el pasado, sino algo vivo y actual. que enseñe las nuevas generaciones los estragos que causan el fanatismo ideológico y la transgresión de la ley», dijo Vargas Llosa en un discurso.

rodeado desde que se gestó de una fuerte controversia por la oposición de sectores conservadores y círculos militares, que consideran que su construcción no ayuda a la reconciliación del país y que es una crítica a la actuación de las fuerzas armadas durante el conflicto armado.

Vargas Llosa dijo que no esperaba «convencer a quienes tienen las manos manchadas de sangre porque cometieron crímenes intolerables para cualquier conciencia civilizada ni a sus cómplices», y criticó a quienes han hecho creer que el museo «servirá para atenuar o justificar el terrorismo».

«El Museo de la Memoria no va a ser ni un refugio de extremistas, ni un ariete contra las Fuerzas Armadas, esas son exageraciones, mentiras, calumnias», afirmó Vargas Llosa antes en una entrevista con Radioprogramas.
El presidente Alan García dijo a su turno que el museo de la Memoria debía servir como expresión «contra toda forma de violencia».

«Lo que queremos es lograr que la violencia quede atrás y ese es el mensaje que estoy seguro el guión, el itinerario y la presentación de esta casa dejará en la memoria de todos los que aquí vengan», expresó.

El comandante general del ejército, Otto Guibovich, declaró el miércoles que el museo «será bienvenido» si cumple con la función de unir a los peruanos.

«De lo contrario vamos a estar en el mismo problema de enfrentamientos», manifestó en declaraciones a Andina.

Guibovich dijo en la víspera en una entrevista televisiva que no asistiría a la ceremonia de entrega del terreno para el museo alegando tener otros compromisos.

El gobierno ordenó en abril la conformación de una comisión que se encargue de ejecutar el proyecto del Museo de la Memoria, luego de soportar una lluvia de cuestionamientos de intelectuales, entre ellos Vargas Llosa, y activistas de derechos humanos por su inicial negativa a aceptar una donación alemana para la construcción del edificio.

Las autoridades argumentaban que había otras prioridades en el país que construir un museo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here